DEAN MARTIN, KING OF COOL

La vida de Dean Martin fue azarosa, complicada, peliculera, y finalmente, exitosa. Hijo de un barbero y de un ama de casa oriundos de Italia, el joven Dino Paul Crocetti aprendió muy pronto a ganarse la vida y de muy variadas maneras. Dino decidió que el colegio no era para él y trabajó desde su adolescencia en diferentes oficios como peón, gasolinero, croupier e incluso boxeador, peleando con bastante éxito con el nombre de Kid Crocetti.

Martin se fue introduciendo poco a poco en los nightclubs como cantante, actuando junto a la orquesta de Ernie McKay con el nombre artístico de Dino Martini.
En una de sus actuaciones, que compaginaban música y humor, coincidió con un cómico que intentaba también abrirse camino en el mundo del espectáculo, su nombre era Jerry Lewis. Los dos se hicieron muy amigos, se hicieron los reyes de Atlantic City con su espectáculo.  Después de pasar por la radio y por el Show de Ed Sullivan, llegó la Paramount para ofrecerles su billete al estrellato con la película “My Friend Irma” en 1949. Su fructífera relación se rompería a los diez años de haber nacido tras rodar la película “Loco por Anita.” Así como Lewis insistió en la comedia, Dean Martin diversificó su carrera cinematografíca y brilló en “Río Bravo”, Howard Hawks, (1959), “El baile de los malditos” (1957) de Edward Dmytryk,  “La cuadrilla de los once” (1960) de Lewis Milestone, “Cuatro tíos de Texas” (1963) de Robert Aldrich, “Bésame, tonto” (1964) de Billy Wilder, o “Los cuatro hijos de Katie Elder” (1965) de Henry Hathaway. Además participó como protagonista principal en una serie de películas estilo James Bond encarnando al agente especial Matt Helm. En los años 60 tuvo su propio programa, “The Dean Martin Show”, que duró ocho temporadas en la NBC (1965.1973).

Desde inicios de los cincuenta, Dean se unió al Rat Pack, un grupo de actores liderado por Frank Sinatra, amantes de la juerga y la buena vida y con contactos muy estrechos con el mundo de la mafia, que deleitaban a la audiencia con números tan espontáneos, elegantes y divertidos como éste:

También demostró su talento para la canción con la grabación de temas como “Volare”, “Mombo Italiano”, “Sway” o “Memories are Made of This”, y en esta sencilla y maravillosa canción que interpreta en Río Bravo.

Un artista comodísimo en el escenario, frecuentemente infravalorado como actor por haber comenzado con Lewis, eclipsado en la canción por haberse situado tan cerca del astro Sinatra, cabe pensar si su estrella hubiera brillado más de no ser por las compañías que le llevaron al éxito de la mano. Seductor impenitente, el mayor dolor de su vida fue enterrar a su hijo fallecido en un accidente de aviación siendo ya un anciano.

Yo brindo por Dino y por su saber estar, y me alegra haberle descubierto, aunque sea tarde. Nada para ponerme de buen humor que ver cualquiera de estos vídeos. Ojalá os provoque la misma sensación que a mí.

Fuentes: Wikipedia / Aloha Criticon

Y de postre, Dean Martin y Sinatra en plan Arroyito y Pozolón.


3 thoughts on “DEAN MARTIN, KING OF COOL

  1. La verdad es que Dean Martin estaba bastante bueno… ¿No? Ya no hay hombres así.

  2. Río Bravo es, sin lugar a dudas, una de las mejores pelis de EEUU de todos los tiempos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.