Rafael Reig, blog, escritor, novelista, literaturaPues aquí pondré lo que se me vaya ocurriendo. Poca cosa, en general. Lo primero que se me pase por la cabeza. Lo que lea por ahí y lo que me cuenten en la barra de los bares o los amigos. Y si alguien quiere poner algo también, estupendo: no censuraré ningún comentario. Corrijo: sólo permitiré que se publiquen los comentarios que a mí me dé la gana y no daré ninguna explicación al respecto


Si te miro, no te estoy escuchando

Los amigos de la Asociación Cultural Luciérnaga, de Villanueva de los Infantes, debían de tener luz propia, porque me han enviado una foto en la que sí se nos ve.

También me han mandado algunas fotos en la que se aprecia la diferencia entre un conferenciante respetable y un piernas.

 

He aquí un conferenciante que merece respeto, serio, convincente, con la espalda bien derecha y la mirada persuasiva dirigida al auditorio, con los folios de la charla limpios y bien ordenados, aseado, la camisa planchada y aspecto de haber dormido bien y haber desayunado fruta, quizá con cereales.  Es mi amigo Luisgé Martín que fue a Infantes el día antes que yo.

 

 

He aquí en cambio a un piernas. Con la mirada extraviada, ojeras alarmantes, cara de necesitar una siesta y una ducha (a ser posible fría), las gafas en la mano, el gesto dubitativo y la ropa como si hubiera dormido con ella puesta, en el interior de una tienda de campaña.

?se soy yo.

Entre las fotos que me ha enviado Sergio Ramírez, la que más me gusta es ésta, en una postura típica mía:

?se soy muy yo, escuchando. Si te miro, es que no te estoy escuchando, sino pensando en lo que voy a decir yo en cuanto te calles. Si pongo atención, no miro al que habla, miro hacia otro lado, o escribo algo en un papel. Cuanto más embobado parezco, más atiendo. Y al contrario, si pongo cara de interés, lo más probable es que esté pensando en mis cosas.

¿No te pasa a ti lo mismo?

Aunque, como bien dicen los Luciérnagos en su web, la mejor foto es la de quienes fueron los protagonistas de las Jornadas: el público.

 

Con razón se le llama respetable, ¿verdad?

Comentarios (8)

Sergio Ramírezagosto 2nd, 2012 at 21:03

Rafael… Una vez más muchisímas gracias por tu compañía el pasado Domingo.

Excelente tu ponencia “La burbuja literaria” con tu ácida visión personal sobre el panorama actual literario español.

Ya les gustaría a algunos monologuistas de la Paramount tener esa particular manera de analizar el mundo.

Un abrazo.

Sergio Ramírez (Asociación Luciérnaga)

Luisgéagosto 3rd, 2012 at 2:09

¿¿Fruta?? ¿¿Cereales?? ¿Por qué me ofendes gratuitamente, Rafa?

rafaelreigagosto 3rd, 2012 at 6:14

ja, ja, ja…. era sólo para pincharte Luis, y por la rabia que me da el buen aspecto que tú tienes y lo hecho migas que parezco yo. Un abrazo.

rafaelreigagosto 3rd, 2012 at 6:16

Gracias a ti, amigo Sergio, más que ponencia, estas cosas tienen mucho de diálogo y salen bien cuando las dos partes ponen. Un abrazo

Carlos Castilloagosto 3rd, 2012 at 18:14

Maestro, su título más bien me parece de nuevo el segundo ejercicio del tema 3 de su “Manualazo” con aquello de si la expresión “prosa poética” es pleonasmo u oxímoron.

Solo una duda; ¿en la última fotografía la gracia que aparentemente le causa algo es por el señor que habla o por lo que va a decir usted “en cuanto se calle”? jajaja. Un abrazo maestro.

rafaelreigagosto 5th, 2012 at 10:31

Mmmm, el título no es que me encante, pero, si lee el libro, comprenderá que era obligado, el que pedía el argumento. No, esa cara de felicidad es porque era la primera pregunta, es decir, que yo ya había terminado de currar y ahora empezaban a trabajar los otros. Un abrazo

Carlos Castilloagosto 5th, 2012 at 17:20

Creo que no me expliqué bien; me refería al título de esta entrada, comparándolo con aquel ejercicio. Respecto al libro, en ello estoy, disfrutando ahora con Federico Belinchón. ¡Gracias por las vacaciones de esta lectura!

salomónagosto 12th, 2012 at 22:29

Cuánta trivialidad. ¿Han leído “Sonaron gritos y golpes a la puerta? Esa es una novela de verdad.
http://vinamarina.blogspot.com.es/2012/07/una-novela-dantesca.html

Escribir un comentario

Tu comentario