Rafael Reig, blog, escritor, novelista, literaturaPues aquí pondré lo que se me vaya ocurriendo. Poca cosa, en general. Lo primero que se me pase por la cabeza. Lo que lea por ahí y lo que me cuenten en la barra de los bares o los amigos. Y si alguien quiere poner algo también, estupendo: no censuraré ningún comentario. Corrijo: sólo permitiré que se publiquen los comentarios que a mí me dé la gana y no daré ninguna explicación al respecto


En el mar interior

Venía de Piles y, nada más desembarcar en Madrid, puesto que el Auto-Res atraca en una dársena, pasé un minuto por casa, en Cercedilla, para cambiarme de ropa interior (nunca se sabe), y salté a un tren (se ve que articulado, algo ligero y diseñado por el ingeniero Goicoechea con algunos millones del franquista Oriol), y en esa nave surqué nuestro mar  interior de La Mancha hasta que alguien gritó ¡Tierra a la vista!, porque desde el palo de mesana se divisaba la torre de una iglesia.

Me habái ido a Piles con los deberes hechos y mi novela acabada (o todo lo acabada que fui capaz de dejarla).

?sta pinta tendrá en septiembre cuando esté impresa.

Me había ido con mi hija Anusca y con Marcela, la hija de Violeta.

¿Y Violeta?

Que se quedaba en casa, que tenía mucho trabajo.

O sea: de Rodríguez.

A juzgar por mi propia experiencia, entonces se habrá pasado dos semanas viendo películas en calzoncillos y alimentándose de pizza y whisky, no habrá hecho la cama ni un solo día (o habrá descubierto mi técnica para hacer una cama desde dentro, una vez acostado), dormiría con la ropa bajo el colchón, para darle apresto, y no habrá ligado ni por casualidad, ni de carambola, ni por descarte (al quedarse la última), y ni siquiera con los pelmazos más mayúsculos, pero en el intento habrá perdido medio hígado y cientos de horas de sueño.

No sé, igual con las Rodríguez es distinto.

En cambio yo, de Maruja en Piles, he vuelto moreno y reconciliado hasta conmigo mismo.

También es verdad que ponía a las chicas a ocuparse de la casa y la comida. Ni que fuera tonto.

Ellas, con tal de no estudiar las que les han quedado para septiembre, encantadas. Ni que fueran tontas.

Lo demás ha sido escuchar música de la banda de Piles, la Santa Bárbara, la mejor de La Safor y quizá de Valencia entera, que es como decir la mejor del mundo; y también leer, escribir a lápiz tumbado boca arriba y beber whisky.

En el bar de Delia y Quique no han subido los precios, pero sí aplican los recortes, de forma que tienes que trabajar un rato de camarero para ganarte tus Cutty Sarks y aportar tu esfuerzo contra la crisis

A mí no se me da mal, lo garantizo:

Ni tampoco se me da mal chicolear con las señoras y señoritas:

 

Aquí estoy con María José y Delia.

Y aquí con Pepe Climent:

Pero todo se acaba y tuve que despedirme del mar de Piles, al amanecer, como de costumbre:

Y así fue como me embarqué en La Mancha, nuestro mar interior con ínsulas secretas y navegantes como don Quijote y Sancho.

En el muelle de Valdepeñas me recogieron los amigos de la Asociación Cultural Luciérnaga, que habían tenido la generosidad de invitarme a las Jornadas Culturales. Aquí puede ver su web

Tras una breve travesía, tocamos de nuevo tierra en Villanueva de los Infantes, el lugar de La Mancha del que Cervantes no quiso acordarse.

Esa misma mañana acababa de irse de allí mi amigo Luisgé Martín, así me había dejado el listón muy alto.

Así que, como causar una buena impresión ya me iba a resultar imposible, me despreocupé, decidido a causar la habitual pésima impresión.

Como primera medida me fui con los Luciérnagos a beber whisky a los pies de la tumba de Quevedo, que nunca es mala forma de empezar una tarde.

Luego nos fuimos al Patio de la Alhóndiga y estuvimos charlando sobre el estallido ¡por fin! de la burbuja literaria.

Había mucha gente y acabamos pasadas las once de la noche, y nos fuimos a cenar (estupendamente) y luego tomamos tantas copas y nos reímos tanto que la única foto que pude hacer fue ésta:

 

 

Al día siguiente me desperté en un buque carguero que atravesaba La Mancha rumbo a Cercedilla.

No recordaba nada, pero la cara de alegría que se me había quedado aún me dura.

Gracias, Luciérnagos amigos.

Comentarios (21)

natajulio 31st, 2012 at 14:43

¿está abierto el bar?, ¡cuánto cambia el paisaje así!
besos.

lauraagosto 1st, 2012 at 9:15

¿Es la novela de terror con el nombre cambiado, u otra diferente?
¿Te podremos seguir leyendo en septiembre tb en el Cultural?

rafaelreigagosto 1st, 2012 at 9:23

es la novela de terror, sí, bueno, más bien perturbadora, no llega a aterrorizar, creo que provoca incomodidad como mucho.
Y no, no lo creo, los recortes se han llevado por delante la página que compartíamos Juancho Armas y yo.

rafaelreigagosto 1st, 2012 at 9:23

open, yes. Besos, pero faltabas tú en el paisaje…

lauraagosto 1st, 2012 at 10:38

Es una pena, al menos espero que aterrorices a algunos desde tus columnas de opinión. Sin cartas con respuesta ya no es lo mismo, pero te necesitábamos ahí.

Microalgoagosto 1st, 2012 at 12:04

Uh. Novela a la vista. Que sepa Usted que mi novia y yo somos estupendos clientes de Usted.

Afilo las uñas para cuando salga.

Bienvuelto, Maese Reig.

rafaelreigagosto 1st, 2012 at 17:06

Afile usted, afile, que encajo bien las críticas, por más que escuezan. Un abrazo y otro (más apretado) a su novia de usted.

rafaelreigagosto 1st, 2012 at 17:07

“Se hará lo que se pueda”, como le respondió el torero al novelista que le dijo: “A ti, para la gloria, sólo te falta morir en la plaza”

lauraagosto 1st, 2012 at 20:48

jaja.. Pues si no lo haces tú me temo que nadie. A tenor de lo leído hasta ahora en Zona Crítica, lo de “desde que existe Internet, solo pierden su voz aquellos que se resignan a estar callados”, supuse que lo debieron decir (solo) por ti.
No desaproveches ni una pizca, que el resto lo que se dice incomodar… pues más bien poco (cosas del mercado). Un abrazo.

lNido de poetas, cuentistas y otros.agosto 2nd, 2012 at 10:42

Suerte con la novela Señor REIG, seguro que triunfa. Usted es como el buen vino, mejora con la edad en todos los sentidos. Besos.

Balbinoagosto 2nd, 2012 at 12:50

Bien….nueva novela.
Se comprará y se leerá, no lo dude, Sr. Reig.
La pena es lo de ABC…
Cuando no glosa a amigos, cosa que siempre advierte, es muy certero.
¿Alguna vez se publicarán sus artículos de ABC todos juntos?
Sería un opúsculo sumamente interesante.
Lo digo completamente en serio.

Rubénagosto 2nd, 2012 at 23:22

Rafael, lo siento pero no he podido resistirme.
He acudido a la web de Tusquets para buscar alguna referencia de “Lo que no está escrito” Y, ¡zas!, he descubierto las primeras páginas. Y me ha sucedido igual que me ocurrió al abrir “Sangre a borbotones” y “Todo está perdonado”. E intuyo lirismo e inteligencia (y días sin hacer otra cosa que leer), con la agravante de que aún no tengo el resto entre mis manos.
Enhorabuena y gracias, una vez más.

rafaelreigagosto 3rd, 2012 at 6:15

Bueno, ya me dirás cuando la leas, espero que no te decepcione. Gracias y un abrazo.

rafaelreigagosto 3rd, 2012 at 6:16

qué amable, qué generosa, y gracias.

rafaelreigagosto 3rd, 2012 at 6:20

Mmmmm, pues a ver si algún editor le oye totalmente en serio, Balbino. Sí, claro que lo advierto, porque me gusta por mi parte saberlo cuando leo críticas de otros. Por cierto, Balbino, ése es el nombre de mi primer profesor de Lengua y Literatura, don Balbino, un amigo excelente del que siempre me acuerdo y aprendí mucho. Gracias y un abrazo

Microalgoagosto 3rd, 2012 at 13:55

Uh, no afilo uñas para arañar, sino para hacerme con el libro de manera más segura. Y lo de los abrazos apretados a las novias ajenas puede acabar en duelo a pistola, de esas de un solo tiro… ande, no se queje, qué mejor manera de espicharla para un escritor de novelas (sobre todo de novelas avecesnegras).

rafaelreigagosto 5th, 2012 at 10:32

jo, yo prefería morir de demencia muy senil, a los 97, pero vale, es una posibilidad. Un gran abrazo pero a usted, no a su novia.

Pilaragosto 20th, 2012 at 6:32

Hola Rafael, ¿ Qué es eso del estallido de la burbuja literaria? Vivo desde abril fuera de España y no me he enterado de nada. Ya sé que no es excusa teniendo internet pero estoy algo despistadilla. Gracias!

rafaelreigagosto 21st, 2012 at 16:26

bueno, es una idea mía, que va a estallar cualquier día la burbuja literaria… pero todavía no ha hecho ¡plof!, así que es normal que no se sepa nada. Un beso

Pilaragosto 22nd, 2012 at 8:15

Yo tengo ganas de que explote de una vez. Estaré atenta. Saludos desde Vietnam.

rafaelreigagosto 24th, 2012 at 9:48

sí, a ver si la pinchamos, ja, ja

Escribir un comentario

Tu comentario