Rafael Reig, blog, escritor, novelista, literaturaPues aquí pondré lo que se me vaya ocurriendo. Poca cosa, en general. Lo primero que se me pase por la cabeza. Lo que lea por ahí y lo que me cuenten en la barra de los bares o los amigos. Y si alguien quiere poner algo también, estupendo: no censuraré ningún comentario. Corrijo: sólo permitiré que se publiquen los comentarios que a mí me dé la gana y no daré ninguna explicación al respecto


El paro como unidad didáctica

Un día cualquiera, como hoy, abres el periódico y te encuentras dos noticias cualesquiera que no tienes más remedio que leer en estéreo:

El PP plantea que los parados que rechacen un trabajo no cobren prestación

 

Elvira Rodríguez dice que los dempleados “deben formarse” y si no aceptan una oferta de trabajo, se quedarán sin prestación.

Quizá quien “deba formarse” un poco sea esta señora Rodríguez, presidenta de la Comisión de Economía y Competitividad en el Congreso, porque, como aclara la noticia, a los parados ya se les obliga a recibir formación y a aceptar ofertas de trabajo:

La Ley de Infracciones y Sanciones del Orden Social (LISOS) ya determina que si el trabajador rechaza una oferta de empleo adecuado a su perfil será penalizado con una pérdida de tres meses de prestación; si se rechazan dos ofertas, se pierden seis meses de paro; y si rechazan tres ofertas, se pierde el total de la prestación. Además, los desempleados que se nieguen a recibir cursos de formación también pueden ser sancionados.

El razonamiento del Gobierno (que  es oxímoron, como la inteligencia militar) debe de ser que tienen que aceptar cualquier empleo aunque no sea “adecuado a su perfil”.

¿Qué más da la adecuación? La prueba: el propio Gobierno. Un tipo de Lehman Brothers, la empresa cuya quiebra disparó la crisis, ¿es acaso adecuado como ministro de Economía? Claro que no, eso no se le ocurre ni al que asó la manteca, pero Guindos, a pesar de que el puesto no se adecuaba a en absoluto a su perfil, aceptó para dar ejemplo: el que quiere trabajar trabaja.

En verano, ya se sabe, abundan los y las Rodríguez , convertidas en serpientes de verano.

Si tienes dos hijos y vives en Sevilla, y eres informático, pero rechazas irte a trabajar como sexador de pollos al Bierzo, te quitarán de inmediato la prestación (que has costeado tú mismo cuando trabajabas, por supuesto).

Evidentemente, lo que quiere la señora Rodríguez es convertir el paro en una unidad didáctica, para que nos vayamos formando: que nos enteremos de quién manda (y de lo que vale un peine), quiénes son los dueños de los medios de producción, en qué consiste el capitalismo y cómo debemos someternos.

El paro es positivo, es docente, es una enseñanza básica para los trabajadores en un sistema capitalista.

Y por supuesto, para que aprovechen bien la lección, el brazo tonto del Gobierno deja sentir su fuerza, no en los defraudadores a Hacienda (amnistiados y casi galardonados), no en los banqueros criminales (premiados y rescatados, además de con jubilaciones multimillonarias), no en los empresarios que han provocado millones de parados para aumentar su beneficio… que va, todo eso son asuntos menores y además forman parte de la ética del trabajo capitalista (también oxímoron, si es capitalista no será muy ético): el brazo tonto del Gobierno descarga toda la fuerza de su puñetazo en los parados, ¡la mayor amenaza a la que nos hemos enfrentado jamás!

La señora Rodríguez, como Torrente, es en verano el brazo tonto de la ley.

Al lado esta otra noticia, para que podamos leer en estereo, nos ponen hoy esta otra:

Ikea recibe 55.252 currículos para 380 empleos en la tienda de Sabadell

 

No son currículos para consejero delegado o para presidente de la Comisión de Economía y Competitividad, que va: “Las ofertas son para cubrir los puestos de trabajo ofrecidos en las áreas de ventas, restaurante, cajas, logística y atención al cliente“.

55.252 es más o menos una cuarta parte de la población total de Sabadell. O toda la población de Ávila: Ávila entera, niños y abuelos incluidos, dispuestos a ponerse en la caja de un Ikea en Sabadell.

Así estamos, pero para el PP el problema es la holgazanería de los parados, porque “el que quiere trabajar trabaja”.

¿Que no?

Mira Guindos o la propia señora Rodríguez. Toma ejemplo.

Hay 55.252 personas dispuestas a irse a Sabadell para deslomarse en Ikea por cuatro duros. Sólo lo conseguirán 380. Los otros 54.872 seguirán en el paro.

?sa es la realidad del paro, aunque la señora Rodríguez viva en su propio mundo, en el cual los parados rechazan un empleo porque no les gusta el despacho que les toca o porque en el minibar del coche con chofer no hay su marca de whisky favorita. Por puro capricho, como todo el mundo sabe.

Esta señora Rodríguez toma como sujeto ejemplar  a Luis de Guindos, un tipo que era un archimandrita de Lehman Brothers hasta que quebró (con las consecuencias que sabemos) y entonces ¿qué hizo? ¿Cobrar el paro, como otros holgazanes? Qué va, él prefería trabajar, él aceptó cualquier cosa, hasta asesorías financieras e incluso… ¡un puesto como el de ministro de un Gobierno de Rajoy!

Hay que tener estómago.

Pero cuando se necesita trabajo, se acepta lo que sea. He aquí un tío con cuajo, un parado que de verdad quería trabajar, no como otros, esos 55.252 holgazanes que mandan currículos a la tienda de Ikea en Sabadell. Esos sí que son unos vagos redomados.

Este es el prototipo de parado que tiene en mente (bueno, en la cabeza, tampoco hay que exagerar) la señora Rodriguez, brazo tonto de la ley.

En cambio, el otro día estuve yo con parados normales y corrientes, los que conocemos los demás españoles.

Les habían sometido a un curso del INEM, uno de esos cursos punitivos, que no tienen más utilidad que hacer la vida imposible a los parados (hasta seis horas de clases diarias) y llenar los bolsillos de esos amiguetes de la Administración que tienen una oportuna empresa de formación.

Porque la única formación que interesa darle a los parados es la que les suministra el propio paro: quién manda aquí y a qué tienen que someterse para sobrevivir. ?se es el paro didáctico, que las autoridades han conseguido elevar cada día más, porque todavía necesitamos mucha formación para aceptar sin quejas la explotación.

Era un curso de edición y, ya que estaban obligados a estar allí, y ya que su profesora era mi amiga Virginia Rodriguez, decidieron hacer algo en lugar de inspeccionar musarañas, como querría la ministra.

Decidieron hacer un libro.

Escribieron los textos, los corrigieron y editaron, buscaron las ilustraciones, eligieron el papel, compusieron las páginas, vigilaron la impresión, etc., hasta que consiguieron editar un libro con una editorial que se inventaron, El Andamio:

El libro se llama Autología.

Los trabajadores, para exigir sus derechos, hacen huelga, porque lo único que hace visible el trabajo es la huelga, dejar de trabajar. Sólo se percibe que alguien recoge las basuras cuando deja de hacerlo.

La lógica capitalista exige la invisibilidad del trabajo, como contó a través de la novela La mano invisible mi amigo Isaac Rosa.

Estos parados, entonces, decidieron responder de forma paralela: la única forma de hacer visible la realidad del paro es trabajar.

Señora Rodriguez: ¿de verdad piensas que estos tipos capaces de montar una editorial y editar un libro en unos pocos meses “deben formarse”?

En una película americana (o sea, capitalista) esto hubiera acabado con los quince parados-editores haciéndose millonarios, ¿verdad?

Moraleja: no hay lucha de clases, el esfuerzo y el entusiasmo reciben premio, el sistema funciona a pesar de todo, etc.

Pues no: ellos se negaron a vender el libro.

Porque lo que querian, en mi opinión, era otra cosa: impugnar el trabajo alienado bajo el capitalismo.

No se trataba de salvarse ellos y conseguir ellos un empleo, sino de lanzar una enmienda a la totalidad. El problema no es el paro: es el capitalismo.

El problema es la propiedad privada de los medios de producción.

Lo que quiere manifestar, a mi modo de ver, la Autología no es que “el que quiere trabajar, trabaja”, como piensan los que sólo trabajan cuando quieren y en lo que quieren, sino algo mucho más importante: se puede trabajar de otra manera.

Un trabajo libre de explotación y de alienación.

Pero para trabajar de otra forma hay  que acabar con el capitalismo.

El libro Autologia lo puedes descargar (gratis) aquí, donde encontraras mucha más información.

El martes fui a la presentación de ese libro y nos divertimos mucho.

Enrique Flores lo dibujó en uno de sus cuadernos:

 

Aquí estoy a la izquierda, seguido de Chavi Azpeitia, José Vicente Catalán y Helena.

Comentarios (11)

Luis Amézagajulio 6th, 2012 at 11:50

Usted no se lo cree, pero le puedo asegurar que quien quiere trabajar, trabaja. Siempre y cuando no ponga como condición el cobrar. Esa es una exigencia que no se contempla a fecha de hoy por la parte contratante.

Microalgojulio 6th, 2012 at 13:17

No hay por donde cogerlo. Por donde no pica, quema.

JCMOLINAjulio 7th, 2012 at 1:35

Intelectuales, comprometidos. Ya era hora.

Me alegra esta entrada, muestras, preocupación por lo social. Social entendido como “lo de la sociedad”, no como elitista, “económica o intelectual”.

Hace un año, en la Feria del Libro,(mercado, mercaderes, ventas, editoriales, grupos de poder editorial,… no sigo) hablamos de el compromiso de algunos escritores. comentamos el gran compromiso social de Isaac Rosa. Y como en mis visitas diarias a este, ” tu blog”, echaba en falta este cierto compromiso. Hablamos de tu colaboración en ABC,¿¿uhhh?, y reconocimos cierto compromiso con lo cultural. Pero me faltaba algo más.

Es esperada tu colaboración en nuevo diario digital de Ignacio Escolar, y esta linea, en este artículo va en lo que yo espero.

Te recomiendo (¡¡¡que osadía!!!) seguir estos días a J. Anguita y su publicación de manifiesto “Somos Mayoría”.

Perdona mi impertinencia.

marjulio 7th, 2012 at 18:37

Que mala leche. Después de estudiar todo lo estudiable, tengo treinta años y un trabajo de 18,5h/semana, con un salario bruto de 498?. Con un contrato temporal, pero daría igual que fuese indefinido, porque ya ves tu la mierda de indemnización que supone ese sueldo. Ah, y llevaba más de un año en el paro cuando me contrataron, sin prestación, claro, porque las becas y las prácticas no cotizan y con cuatro meses aquí a media jornada, dos semanas allá y otras tres acullá pues no se junta para cobrar el paro.

Ahora resulta que el problema es que los parados se tocan los huevos y rechazan ofertas de trabajo todos los días. ¿Por cierto, qué ofertas, las del INEM? ¿Existe el caso de algún parado al que le llamasen de una empresa a través del INEM? ¿O van a contar también los puestos de comercial, sin alta en la SS y sin salario, que aparecen constantemente en infojobs para ir vendiendo alarmas de puerta en puerta? ¿a cuantos kilómetros de casa tienes que irte? ¿y si tu salario no te da para mudarte? ¿y si te ofrecen un trabajo de una hora al día para el que tienes que hacer un trayecto de hora y media que te cuesta más de lo que van a pagarte? ¿Y si Sheldon Adelson oferta un puesto de camarero que en realidad es de puta o de chapero, también es obligatorio aceptarlo?

Luego los bienpensantes que cobran una pasta del fondo común, o los periodistas y empresarios de medios de comunicación, se echan las manos a la cabeza cuando alguien quema un cajero o tira un par de piedras en una manifestación. Vivir de contrato precario en contrato precario, con el paro como único respiro, pasarse años estudiando para sacar una plaza de funcionario y cobrar una miseria por toda tu vida, no poder jubilarse nunca o saltar del régimen de autónomos al paro sin prestación, un mes detrás de otro, un año detrás de otro, sin mas perspectiva que ir tirando, justificaría ahorcamientos en la plaza del Sol, tomas de la bastilla, ajusticiamiento de ministros y banqueros.

Deberían empezar por controlar las condiciones de trabajo, y pongo sólo como ejemplo las de quienes están estos días por la calle vendiendo cupones del sorteo del oro de cruz roja o los profesores de gallego de los cursos de la Xunta de Galicia, que no han visto un contrato ni de refilón. O comprobar los catálogos de ocupaciones de difícil cobertura, porque resulta complicado creer que en este país no haya camareros dispuestos a trabajar tres o cuatro meses en un cruceros, si no es por las condiciones esclavistas que tienen.

Perdón por el exabrupto. Es que cada día es más difícil. Gracias por acordarte de nosotros. O por acordarte de que vosotros, los escritores, los intelectuales, también sois parte de nosotros, que muchos parece que les pagase el espíritu santo.

hostal mi lolijulio 7th, 2012 at 19:41

Desde luego quién quiera trabajar trabaja, pero de put@ y con precios bajísimos porque hay mucha competencia. Vergüenza tenía que darles a esta gentuza del gobierno, hace tiempo que debían de estar dando un salario de subsistencia a l@s parad@s en vez de engordarles las cuentas corrientes a los banqueros y a sus putas madres. Mejor me callo y me lo llevo al Nido. Besos, y feliz verano con la familia y amigos.

DoctorMentejulio 8th, 2012 at 20:19

Acabo de ver las listas de visitas, y curiosamente me destina aquí, a su Blog, Los illuminati nos persiguen, y no quieren que trabajemos, los muy cabrones!!!

natajulio 9th, 2012 at 10:49

y como unidad de destino en lo universal. cojunudo, rafa.
mar, exabrupta, exabrupta, que no es para menos, es para mucho más. un abrazo fuerte.

y para ti, rafa, un beso.

Pazjulio 10th, 2012 at 10:52

Acabo de descargarme el PDF. No huele a producto y eso me gusta.
Enhorabuena a todos los que han colaborado.

marjulio 14th, 2012 at 16:55

?chale un vistazo al boe de las últimas reformas, está en http://www.boe.es/boe/dias/2012/07/14/pdfs/BOE-A-2012-9364.pdf
Merece la pena. Entre otras muchas cosas, los parados no pueden salir del país, bajo ninguna circunstancia. Si se muere tu abuela, te jodes. Si te llaman para una entrevista de trabajo en el pueblo que está a diez kilómetros pero al otro lado de la frontera, te jodes. Por supuesto, de irse de vacaciones, ni hablar. Suspensión de las libertades comunitarias por cobrar prestación. Con dos cojones.

pHjulio 17th, 2012 at 22:42

Me ha encantado “tres cervezas”, muy bueno. Yo emigré hace año y medio, probablemente lo mejor que he hecho en mi vida. Huid, tal y como vamos no hay salida…

entejulio 20th, 2012 at 0:33

La cosa está jodida, pero que muy jodida.
Conseguir un trabajo remunerado me está resultando tan complicado como publicar un relato cobrando.
Desde el tercer año que llevo sin empleo, he descubierto cuántos amigos tenía: los mismos que un árbol que muere en lo que antes fue un oasis.
Saludos.

Escribir un comentario

Tu comentario