Rafael Reig, blog, escritor, novelista, literaturaPues aquí pondré lo que se me vaya ocurriendo. Poca cosa, en general. Lo primero que se me pase por la cabeza. Lo que lea por ahí y lo que me cuenten en la barra de los bares o los amigos. Y si alguien quiere poner algo también, estupendo: no censuraré ningún comentario. Corrijo: sólo permitiré que se publiquen los comentarios que a mí me dé la gana y no daré ninguna explicación al respecto


Playas las de Levante

Al atardecer saco a pasear, atado con su correa, a mi “dying animal“. A veces le pongo bozal y todo. Esta de Piles no es playa para viejos. Recito el Sailing to Byzantium, de Yeats:

That is no country for old men…

No es país para viejos, tampoco éste, y una vez que ya nos hemos expatriado  de la naturaleza (“once out of nature“), no queda otra que suplicar de la sabiduría lo mismo que del veterinario: una inyección que ponga a dormir al animal moribundo. Por lo menos que no sufra.

Consume my heart away; sick with desire
And fastened to a dying animal
It knows not what it is; and gather me
Into the artifice of eternity.

Como quien le pide a los sabios de Bizancio asilo: Consumid mi corazón; enfermo de deseo y amarrado a un animal moribundo que no sabe lo que es; y hacedme parte de la ilusión de la eternidad.

Ja. La eternidad. Ja. El artificio frente a la naturaleza. Ja.

Aquí está, en el agua, orillas del mar, la naturaleza de la que nos separamos.

Agavilladas, en ruidosas pandillas, enjambradas, las jóvenes recorren displicentes, amenazadoras y distraídas el litoral. Como si no se dieran cuenta. Lo hacen para fastidiarnos, qué duda cabe.

O quizá nos quieren castigar por habernos resignado a no delinquir.

Cobardes y cabizbajos, puede que rencorosos, los mayores ya no sabemos si paseamos al animal o es él, atado y todo, el que nos va arrastrando.

Ellas exhiben su poder como en un desfile militar, en el agua o sobre la arena mojada, con tangas en lugar de tanques, con tops letales como bombarderos, con clavículas como alas de aviones y la fuerza invisible de los submarinos en inmersión.

Qué pocas veces la belleza logra impedir ser despiadada.

Igual que la bondad casi nunca consigue resistirse a caer en la abnegación, que es la peor forma de egoísmo (según decía Tolstói, el sabio).

Así que nos dicen los otros sabios, los de Bizancio, que nos dejemos llevar por el embeleco de la eternidad y consideremos que estas chicas no son más que nuevos ricos.

Es como si les hubiera tocado la lotería, dicen. Qué vulgaridad. Esas tetas tan recientes, de anteayer mismo, esos culos que les acaban de aparecer de pronto, adquiridos de un día para otro, vaya usted a saber por qué medios, esos muslos largos como días sin pan, esos pezones afilados como nuestros remordimientos, ese vello, casi musgo, que apenas cubre la roca del pubis, todo eso, esa fortuna inmensa, les ha venido caída del cielo, como a los nuevos ricos. Por eso se comportan como nuevos ricos. Les falta clase. Les falta saber cómo emplear ese capital líquido. Por eso se comportan así, porque sus cuerpos son como el patrimonio de un promotor inmobiliario. Por eso son prepotentes, exhibicionistas, ostentosas, pero en el fondo inseguras, sin saber cómo hacerse respetar.

Ja. La clase. Las fortunas de toda la vida. Ja.

Ja,ja, ja.

Estas jovencitas son así, llevan las nalgas al aire como los nuevos ricos llevan los billetes en fajos. Qué ordinariez. Y se lo gastan todo en grifos de oro y coches descapotables, o en esos chavales musculosos con una tabla de surf, y encima de su edad, qué falta de criterio:

…all neglect

monuments of unageing intellect.

Como si dijéramos que todas desprecian los monumentos de la inteligencia que no envejece.

Ja. Ja, ja, ja.

El animal inmortal le dice al animal moribundo: quita, quita, donde esté una mujer de verdad… una mujer hecha y derecha, con la clase, la distinción que da un cuerpo poseído durante años, sabiamente administrado, con elegancia, pero sin estridencia, con esos pechos como estanques y esos pacificados muslos…

Ja.

Con los ojos empañados, miramos mi animal moribundo y yo el agua cristalina.

Bajo el agua diáfana, en el légamo del fondo, están enterrados nuestros sueños turbios.

Así que vuelvo a casa para entregarme a la lectura:

Lo malo es que sabemos lo que decía Gil de Biedma, cuando hizo su propia versión del topos (más sobre la falsilla de cierto poeta desconocido que sobre la de Yeats, como se ve en Primera cuarentena, de Francisco Rico):

Aunque el placer del pensamiento abstracto

es lo mismo que todos los placeres:

reino de juventud.

(Ah, sí, salvo la última, las fotos no las he hecho yo esta vez. Proceden de una web de… mmm… pensamiento crítico, eso es, que me recomendó un amigo (gracias). Se llama Synthetic Pubes (aunque yo le entendí Sympathetic Pubes, vaya oxímoron), y se puede ver en este enlace. Las fotos en blanco y negro son de Blythe Sheppard y la foto en color es de Dan Kitchens.) De nada, de nada.

Comentarios (7)

la loliagosto 12th, 2010 at 10:33

Se puede saber que libro es el que lees,porque es gordísimo. Parece en la foto que eres un chico malo al que han castigado los padres a hacer los deberes. Bonitas fotos picarón. No entiendo porqué la abnegación es la peor forma de egoismo,si quieres me lo podrías explicar,si lo sabes. Buen verano.

lolailoagosto 12th, 2010 at 22:02

Cuatro posts en una semana.. Se echaba de menos Reig.

lolailoagosto 12th, 2010 at 22:50

Por cierto, he encontrado un debate de radio que estimo que te interesará, en relación a un libro sobre los mecanismos del poder en el terreno de la salud.

Desde esta página:
http://firgoa.usc.es/drupal/node/46691
pinchar en “Debate sobre el SIDA/VIH con Jesús García Blanca en Radio Bronka”

Ya con decir que la presentación corre a cargo de Pascual Serrano le da seriedad al tema, aunque sigue creándome muchas dudas, ¿cuánto de real o de falso? Porque desde luego, si todo (o aunque sea parte) de lo que dice el autor es cierto, me parece que estamos peor de como pensaba.

[...] This post was mentioned on Twitter by Rubén Díaz and Susana, vihernes ruiz cuenca. vihernes ruiz cuenca said: http://www.hotelkafka.com/blogs/rafael_reig/2010/08/playas-las-de-levante/ Bonito articulo para una noche de verano… [...]

la loliagosto 13th, 2010 at 8:46

He aprendido lo que significa oximoron y pleonasmo,es lo que tiene visitar blogs con cultura,se aprende mucho,en tu caso Reig,descansar escribiendo es oximoron o pleonasmo?

Microalgoagosto 13th, 2010 at 10:43

Uh.

Me ha llamdo la atención el ¿artefacto? bicéfalo con que mantiene Usted el Tocho abierto… ¿Tiene nombre? ¿Es casero? Si no lo es ¿de dónde lo ha sacado?

(De paso, me doy cuenta de que me hago viejo… que me llame ESO la atención en lugar de LO OTRO…) (Una de dos, o me hago viejo o es que estoy bien pertrechado contra la carestía).

yo mismaagosto 17th, 2010 at 9:41

Jo, Reig, esta vez me ganas a escribir, e incluso te diré más: a generar mis deseos de leerte. Cosa que por otro lado hasta a mí me resulta extraña (y mucho.. pero bueno..).

He de confesar al paso (o a la vez) que de escribir, que me has ganado en lo que va de mes 4 de 4 de querer leer algo. Me he dejado al santo placer del “no hacer” y aunque me ha costado al principio muchísimo el acceso al mismo, a su sintonía y ritmo pausado y escalofriantemente tranquilo, pues eso, que por fin, lo tengo. Lo pillé.

Hoy, aunque te he visitado, no te leo con mucha profundidad.. El caso es que por ahora, sólo te abro u ojeo, para ver que estás bien (cosa de la cual me alegro profundamente) y también, cómo no, me cercioro de que en verdad, llevas la maravillosa sangre nueva y fresca que beneficia el disfrute del maravilloso descanso (o rendición) del verano.

Saludos a tod@s y, lo dicho: Feliz verano.

Escribir un comentario

Tu comentario