Rafael Reig, blog, escritor, novelista, literaturaPues aqu√≠ pondr√© lo que se me vaya ocurriendo. Poca cosa, en general. Lo primero que se me pase por la cabeza. Lo que lea por ah√≠ y lo que me cuenten en la barra de los bares o los amigos. Y si alguien quiere poner algo tambi√©n, estupendo: no censurar√© ning√ļn comentario. Corrijo: s√≥lo permitir√© que se publiquen los comentarios que a m√≠ me d√© la gana y no dar√© ninguna explicaci√≥n al respecto


Dos nueces

√?ltimamente leo en est√©reo. Dos cosas a la vez. Dec√≠a Freud que los problemas son como la nueces: si no puedes resolver uno, coge dos, aprieta uno contra el otro en el pu√Īo, como las nueces, y acabar√°s cascando uno de los dos.

Andaba leyendo por un lado libros de amigos, como Lecci√≥n de anatom√≠a, de Marta Sanz, y Ni√Īos de tiza, de David Torres; y por el otro canal se me cruz√≥ el discurso de ingreso en la Academia de Javier Mar√≠as.

Habla el acad√©mico de la dificultad para contar las cosas como son, lo real: “Contar, narrar, relatar es imposible, sobre todo si se trata de hechos ciertos, de cosas en verdad acaecidas“.

Bueno, leyendo a Marías uno siente la tentación de darle la razón: a él se nota que le cuesta mucho esfuerzo contar algo real.

A mí el libro de Marta y el de David me parece que hablan de lo real. Aquí están Chema, mi novia y Marta Sanz, en casa:

Y aquí los herbívoros, Isaac Rosa y su hija Olivia, con Chema:

Cómo contar lo real. Al final, hay que hablar de Wittgenstein. Un austriaco.

Wittgenstein cara A: s√≥lo hay que hablar de lo que se pueda hablar con precisi√≥n (Tractatus). Wittgenstein cara B: de lo √ļnico que importa hablar es de lo que no podemos hablar con precisi√≥n (Investigaciones).

¬ŅC√∂mo se cascan esas dos nueces, esos dos Wittgenstein, uno contra otro, en el pu√Īo?

Como a todos, me ha impresionado la historia del tipo este Fritzl, otro austriaco, el que encerró a su hija en un sótano, la embarazó, etc.

En Austria.

He pensado, claro est√°, en Freud. Austriaco.

En Boston, a mediados de los ochenta, leí un libro entonces muy famoso: The Assault on Truth (El asalto a la verdad), de Jeffrey Moussaieff Masson.

Como sabes, el Gran Salto Adelante de Freud fue la “teor√≠a de la seducci√≥n”, el momento en que decide que sus pacientes tienen fantas√≠as. Una mujer le cuenta que de peque√Īa su padre le hac√≠a cosas. Luego otra. Luego un hombre. Y otro. Hasta que llega un d√≠a en que Freud decide: no me lo creo, ya est√° bien, esto es una fantas√≠a, es ella la que desea acostarse con su padre, etc.

La teoría de la seducción es, claro está, la pieza axial de la construcción freudiana, el trampolín desde el que salta hacia el inconsciente.

Bien, pues este Masson, que era director del Archivo Freud, resulta que descubre documentaci√≥n que, seg√ļn √©l, prueba que Freud prevaric√≥. Sab√≠a de sobra que no eran fantas√≠as. Ten√≠a datos suficientes para concluir que el verdadero problema era la el abuso sexual de los hijos por parte de pap√° y mam√°. Mucho m√°s com√ļn de lo que Freud quer√≠a admitir. Una monstruosidad que no se atrevi√≥ a hacer p√ļblica: mejor barrer debajo de la alfombra. Eligi√≥ no creerlo y mirar para otro lado. Es una fantas√≠a. Punto. Se lo inventan.

Eso dice Masson. Desde entonces a Masson lo expulsaron de la comunidad psicoanalítica.

A m√≠ me convenci√≥ entonces y me sigue convenciendo ahora hasta cierto punto. Mi posici√≥n (¬°c√≥mo si a alguien le importara un pito lo que yo pienso!) es: creo que la teor√≠a de la seducci√≥n es acertada. Hay fantas√≠as de seducci√≥n. S√≠. Creo, sin embargo, que tambi√©n hay muchas seducciones de ni√Īos que realmente han sucedido en las familias (como el mismo Freud reconoci√≥). ¬ŅPrevaric√≥ Freud? No lo creo, pero s√≠ me parece evidente que eligi√≥ no pensar sobre la seducci√≥n real y dedicarse a la fantas√≠a de la seducci√≥n.

Hay seducciones reales y fantasías.

Freud decidió apartar una mitad, una de las nueces,encerrarla en el sótano, y dedicarse sólo a cascar la otra.

¬ŅSe puede cascar una sola nuez con la mano? ¬ŅSe puede entender la fantas√≠a de la seducci√≥n sin estudiar con la misma fuerza al tiempo la seducci√≥n, el abuso real?

Sigmund Freud. Austria. Abusos a menores. Y un sótano: el del inconsciente. Y otro sótano: el de la fantasía, en el que encerró Freud los abusos reales.

¬ŅNadie sab√≠a nada? ¬ŅNadie sospechaba nada?

Me refiero a Fritzl, pero tambi√©n a Kurt Waldhein, por ejemplo. Cuando se hizo p√ļblico que hab√≠a sido oficial nazi y se le acus√≥ de cr√≠menes de guerra, ¬Ņdejaron acaso de apoyarle en Austria? No, fue presidente durante seis a√Īos, sin otra incomodidad que no poder viajar demasiado (le declararon persona non grata en casi todo el mundo, con la l√≥gica excepci√≥n de Ciudad del Vaticano).

Waldhein. Austria. Otro sótano y un país que mira para otro lado, que no quiere que le obliguen a mirar.

¬ŅNo te dan ganas de volver a leer a Thomas Bernhard?

Bernhard prohibió que se representaran sus obras en Austria después de su muerte, así como la publicación allí de su obra inédita.

Leo también un folleto de Karl Marx que comienza así:

“El fil√≥sofo produce ideas, el poeta poemas, el cura sermones, el profesor compendios, etc. El delincuente produce delitos. Fij√©monos un poco m√°s de cerca en la conexi√≥n que existe entre esta √ļltima rama de producci√≥n y el conjunto de la sociedad y ello nos ayudar√° a sobreponernos a muchos prejuicios. El delincuente no produce solamente delitos: produce, adem√°s, el derecho penal y, con ello, al mismo tiempo, al profesor (…) El delincuente produce asimismo toda la polic√≠a y la administraci√≥n de justicia penal (…) El delincuente produce una impresi√≥n, unas veces moral, otras veces tr√°gica, seg√ļn los casos, prestando con ello un “servicio” al movimiento de los sentimientos morales y est√©ticos del p√ļblico (…) produce tambi√©n arte, literatura, novelas e incluso tragedias (…) Podemos poner de relieve hasta en sus √ļltimos detalles el modo como el delincuente influye en el desarrollo de la productividad”

Este breve y magn√≠fico texto (te lo recomiendo) es de los a√Īos sesenta (1860) y se edit√≥ p√≥stumamente como ap√©ndice a la Teor√≠a de las plusval√≠as.

Ahora lo ha reeditado en un magn√≠fico libro la editorial Sequitur, con el t√≠tulo de Elogio del crimen, y acompa√Īado de otros textos (algo de Durkheim, que est√° muy bien, pero nada de Althusser, el estrangulador, al que he echado de menos).

Se puede entender al criminal como excepción, como hecho aislado, sin conexión con el resto. También se puede entender el crimen, en lugar de como amenaza para la sociedad, como parte de la sociedad, como producto de las relaciones sociales.

Se puede pensar que el criminal es un psicópata, alguien que no comparte nuestra naturaleza, pero se puede pensar también el criminal es como nosotros, porque la maldad, la crueldad, la monstruosidad, también forman parte de nuestra naturaleza, de nuestras posibilidades.

Yo querría entender estos crímenes como parte de nuestro sistema social. Entender a la vez al criminal y las relaciones sociales de las que forma parte el criminal. Cascar las dos nueces a la vez.

No sé bien cómo hacerlo todavía.

Al fin y al cabo, rong>Ludwig Wittgenstein y Adolf Hitler, otros dos autriacos, fueron compa√Īeros de colegio. Como Villalonga y Aznar, pero en la Realschule de Linz, que nos viene siendo como el colegio del Pilar de Madrid.

¬ŅVolvemos a leer ahora, juntos como dos nueces, el Tractatus y Mein Kampf?

Yo no sabía esa relación entre el filósofo y Hitler, me he enterado en The Jew of Linz, de Kimberley Cornish.

Que Hitler y Wittgenstein eran compa√Īeros de cole es un hecho. No est√° probado que se conocieran y trataran tanto como asegura Cornish. Tambi√©n afirma Cornish que Wittgenstein fue el que reclut√≥ a Burgess, Philby, Blunt y McLean. No s√≥lo eso: dice que Wittgenstein le pas√≥ el descifrado de Enigma a la Uni√≥n Sovi√©tica. Digamos: el que facilit√≥ la posibilidad de vencer a Hitler fue su compa√Īero de colegio.

Todo esto no me parece improbable.

En cuanto a su comparaci√≥n entre la oratoria de Hitler y la filosof√≠a del lenguaje de Wittgenstein, y su ra√≠z com√ļn en el pensamiento herm√©tico, pues no s√©, qu√© quieres que te diga.

Tampoco está probado que Hitler y Kafka se conocieran, pero sí es verdad que frecuentaron los mismos cafés en Viena, cuando Hitler quería ser pintor. Y es verdad que en los Diarios de Kafka habla de un tal H., al que considera un loco fascinante y al que escucha absorto.

Partiendo de esta hipótesis escribió Piglia su Respiración artificial. Kafka no imaginó nada: sólo escuchó lo que le decía H., al que nadie más escuchaba.

Y le creyó.

Luego lo contó. Intento contar lo inefable.

Lo inefable: ah√≠ es donde entra Wittgenstein, el compa√Īero de colegio de Hitler. Uno era un arist√≥crata, heredero de una de las mayores fortunas del Imperio Austro-H√ļngaro, y un insoportable que exig√≠a a sus compa√Īeros de cole que le trataran de usted. El otro en cambio era hijo de un agente de aduanas que le azotaba.

En esta foto la identificación de Hitler es segura. La de Wittgenstein es casi segura también. Están en la Realschule de Linz:

Bueno, voy a parar, que menudo rollo te estoy soltando.

Prometo ser breve ma√Īana.

Un sótano en Austria, titularía yo una novela que me gustaría hacer sobre Wittgenstein y Hitler.

Y pasar√≠a en Madrid, por supuesto. ¬ŅPor qu√© no? ¬ŅNo somos Austria tambi√©n?

Lo malo es que, siendo como soy, igual me sale algo como Dos mujeres en Praga, de Millás, que también pasa en Madrid, y con armarios empotrados en lugar de sótanos, qué le vamos a hacer.

Esas son las dos nueces que me gustar√≠a apretar en el pu√Īo de una novela: Wittgenstein y Hitler.

¬ŅCu√°l se cascar√≠a antes? ¬ŅCu√°l lograr√≠a abrir contra la otra? ¬ŅT√ļ que crees?

¬ŅSe puede contar lo real, lo que de verdad ha pasado, lo que existe de verdad?

Comentarios (33)

Nostromomayo 1st, 2008 at 13:37

La verdad es m√ļltiple. Existen tantas verdades como personas. Fuera de nosotros, nuestras verdades pueden convertirse en mentiras. Por eso se puede pensar que la verdad no existe o que es relativa. Y si lo es, significa que no es absoluta. Una manzana que no es absolutamente una manzana, no es una manzana. Vuelvo a lo mismo, la verdad es pero no es. S√≥lo s√© una cosa (¬Ņla s√© de verdad?): que todo esto que he dicho no es verdad fuera de m√≠. Pero tampoco es mentira. La mentira es otro cantar, claro…

Dios (quíen si no)mayo 1st, 2008 at 15:28

Yo soy la verdad y la vida.

Angelamayo 1st, 2008 at 15:37

Yo, sin saber mucho de Wittgenstein, creo que es mejor escribir sobre lo que se conoce. Aunque también es cierto que es más difícil mutilar tus propias experiencias para hacerlas más adecuadas a la ficción. Sensacional tu blog, Rafael. Un saludo.

Ron Bombamayo 1st, 2008 at 15:45

Rafa, lo de Hitler y Wittgenstein no está tan claro. Ya había la foto esa, pero parece que no está confirmada la segunda identidad. Tendría gracia que hubieran sido compis de pupitre, pero, la verdad, a mí me la suda.

¬ŅKafka y los caf√©s vieneses? Si no me fallan mis fuentes (yo apenas leo; todo lo que s√© lo aprendo de mis novias, sobrinos y trabajadores), Kafka, que vivi√≥ casi toda su vida en Praga, se pase√≥ por Viena unos pocos d√≠as, cuando se fue a follar con la Milena Jesenska esa. As√≠ que no me cuadra mucho que coincidiera con Hitler.

saludos alfa

Carlosmayo 1st, 2008 at 16:47

Qu√© cabr√≥n, qu√© bien contado. Desde que has citado a Mar√≠as y la dificultad de contar lo real, me ha venido Piglia a la cabeza. “¬ŅC√≥mo contar los hechos reales?”. Despues Wittgensten, Hitler, Kafka… Pero vd. se lo ha guardado para el final, para la punchline. De un chiste macabro. ¬ŅC√≥mo contar lo real (Gopegui)? Dice Piglia en la novela que citas: “Joyce se plante√≥ un solo problema: ¬Ņc√≥mo narrar los hechos reales? ¬ŅLos hechos qu√©? le digo. Los hechos reales, me dice Renzi. Ah, le digo, hab√≠a entendido los hechos morales”.

¬ŅAlguien duda que Renzi, el trasunto de Piglia, sabe escuchar?

Carlosmayo 1st, 2008 at 16:48

Perdón, es Tardewski, el trasunto de Gombrowicz.

Millanamayo 1st, 2008 at 17:48

Al final, ni la nuez Hitler ni la nuez Wittgenstein, has terminado cascado a Marías y a Freud.

Ojalá que escribas Un sótano en Austria.

¬°Saludos!

Adolfo Cuetomayo 2nd, 2008 at 1:19

Desde luego, mi desgraciadamente tocayo, Adolfito, naci√≥ para llevar ese bigotito: ya desde peque√Īito se le ve r√°pido. Los diminutivos hacen al caso en √©l, tan peque√Īo siempre, pese a tenerse por grande y poderoso, ay.

Por otro lado -y no quiero parecer pedante-, por extensi√≥n, valga, pero ¬Ņprevaricar no lleva impl√≠cito el ser juez o funcionario p√ļblico…? Ah, ya lo entiendo: Freud, el ‘juez’ de de la psique. ¬ŅEs eso? (Veo que el diccionario habla tambi√©n de autoridad, s√≠.)

No es lo mismo, desde luego, escribir ‘Un s√≥tano en Austria’, que escribir ‘en un s√≥tano de Austria’, como tuvo que hacer con sus cartas impostadas esa pobre, destrozada chica. As√≠ que mucho cuidado, no se te vaya un desliz.

Y un pareado final:
Soy el de padre cangués;
¬Ņme recuerdas, Rafael?

Me gusta mucho tu blog; tu visión humorística de todo. Un abrazo,

Adolfo Cueto

M√°s claro, aguamayo 2nd, 2008 at 8:19

No es difícil contar lo real. Lo difícil es entenderlo.

Me quedo con ‘Lo real’ de Bel√©n Gopegui mientras espero su (de usted, Sr. Reig) ‘Un sotano en Austria’ o ‘Un sotano en el Madrid de los Austrias’ o ‘Una taberna en el Madrid de los Austrias’ o ‘Una taberna real’ o…

Me he liado. Voy a por una cerveza y me lo sigo pensando ;-)

Emmamayo 2nd, 2008 at 8:36

Creo que la fantasia del padre de poseer y forzar a la hija viene de tan lejos Rafael! Mismamente en esta Iberia el incesto ha sido y es otro de nuestros grandes secretos en el sotano. Lo sucedido en Austria nos hace exclamar, ” el monstruo de …x”, y despues callamos. No sabria como abordar esto en literatura y, sin embargo intuyo que efectivamente ahi esta la clave, si sabemos como contarlo, de toda “maldad” que nos aprieta el zapato.

Nací un 29 de febrero.mayo 2nd, 2008 at 9:52

q cabr√≥n rafa, podr√≠a ser una tremenda novela, en plan “novela seria”, lo de hitler, freud, Masson y el tal Josef Fritzl
no sabía lo de Wittgenstein y hitler, supongo que piglia tampoco porque a pesar de que habla de los dos en respiración artificial no lo menciona
un abrazo

Anonymousmayo 2nd, 2008 at 10:25

El lunes te pondré un correo, Rafael. Ve pensándote si te vendrías al otro lado del mundo a dar clases.

Abrazo, M.

Christian Supiotmayo 2nd, 2008 at 11:03

Se puede contar lo real… pero hay que mentir un poco para que suene convincente…

Pedro de Pazmayo 2nd, 2008 at 14:39

La realidad nunca supera la ficci√≥n pero suele ser bastante m√°s hija de puta” – Aforismo suf√≠

Abrazos,
Pedro de Paz

Nostromomayo 2nd, 2008 at 15:39

“La vida es muy puta y muy cabrona”, aforismo de Don Ram√≥n, mago caldeo y profesor de Primero de BUP (1981)

Nostromomayo 2nd, 2008 at 17:01

Y decía Onetti:
“La literatura es mentir bien la verdad.”

strongbolimayo 2nd, 2008 at 17:22

La cara A de Wittgenstein es lo contrario de la cara B (por eso es la cara A); en consecuencia, y siguiendo este razonamiento, se llega a la conclusión de que dos nueces que son antagónicas no se pueden romper.
Lo que también queda bastante demostrado (supongo que deben haber excepciones, claro está) es que con el estómago lleno y las necesidades resueltas se piensa mucho mejor, en referencia al alto nivel social y económico de Wittgenstein y tantos otros.
En cuanto a Austria, siempre he pensado que es un pa√≠s aburrid√≠simo, todo tan cuadriculado, tan austro-h√ļngaro, tan formal‚?¶ Quiz√°s por eso aparecen personajes como Hitler, o Fritzl. Como se aburr√≠an, pues mira, voy a divertirme un rato‚?¶
Me apunto lo de Thomas Bernhard, pero no pienso leer a Wittgenstein, lo siento.
Antes, perfiero tragarme el Mein Kampf, o el cuarto tomo de las memorias de César Antonio Molina (en preparación), jaja.
Abraçades.
Llorenç.

strongbolimayo 2nd, 2008 at 20:09

Acabo de recordar que Billy Wilder tambi√©n era austr√≠aco. Vaya, toda mi teor√≠a a hacer pu√Īetas…

Rafael Reigmayo 3rd, 2008 at 5:33

Pues no estoy de acuerdo, Nostromo, pero lo discutimos con unas copas, que es largo.
Gracias, √Āngela, un beso. Para decirlo a tu manera y no ha la de Witt.: puede que sea mejor escribir sobre lo que se conoce, pero tambi√©n nos importan escribir sobre lo que no conocemos, ¬Ņno?
Eso he dicho, Ron, no es segura, pero s√≠ probable. Eso en cuanto a la foto. QUe fueron al mismo cole tambi√©n es un hecho. Lo que no fueron es a la misma clase, a pesar de ser de la misma edad. H. repiti√≥ y a W le adelantaron un curso. Lo que no se sabe es cu√°nto se trataron. Kafka cuenta en sus diarios sus visitas a un caf√©, Los Arcos, creo que era, donde iban aprendices de pintor, como H. Y habla de un tal H. ¬ŅEra Hitler? Eso es una conjetura, pero que le dio a Piglia para la brillante “Respiraci√≥n artificial”. A m√≠ no me parece tan dif√≠cil, por cierto, que coincidieran. Abrazo.
Es una gran novela, Carlos. POd√≠amos haberlo liado un poco m√°s todav√≠a, ¬Ņverdad? Hegel: todo lo racional es real. Y todo lo real es racional.
Bueno, en esa acepci√≥n de cascar… yo me refer√≠a a partir la c√°scara, un saludo, Milana.
S√≠, prevaricar se refiere a empleados p√ļblicos. Soy yo el que lo he usado por extensi√≥n. Con ese apellido, Cueto, me imaginaba que no pod√≠as ser m√°s que asturiano. Pero no, no me acuerdo, ¬Ņde d√≥nde nos conocemos? Un abrazo.
Ja, ja… qu√© l√≠o, s√≠.
Emma, claro que el incesto ni es nuevo ni privativo de los austriacos. Tampoco, por cierto, es exclusivo de los padres: bien sab√≠a Freud cu√°nto abusan las madres de los ni√Īos. Y s√≠, no digamos el monstruo, busquemos entender. Un beso.
No, Piglia no lo menciona, es verdad. A lo mejor lo omiti√≥. Porque, por ejemplo, yo creo, pero es una conjetura m√≠a, que Piglia lo que ley√≥ con m√°s atenci√≥n fue las Investigaciones Filos√≥ficas, y se asombr√≥, como yo, de que el ejemplo que se le ocurre a Witt. sea… ¬°un escarabajo metido en una caja! Sin embargo, en la novela, eso lo omiti√≥. Un abrazo.
Vale. Lo pienso, M.
Machado: se miente más de la cuenta, por falta de fantasía: también la verdad se inventa.
¬ŅSuf√≠? Ah, bueno.
La premisa me parece falsa, Lloren√ß, la cara A no es “lo contrario” de la cara B. Igual que blanco no es lo contrario de negro (¬Ņpor qu√© no de verde?). Con el est√≥mago lleno se piensa mejor? No est√° demostrado. Se piensa de otra forma, s√≠, ¬Ņmejor? No s√©. Witt. no es aburrido, cr√©ame. Un abrazo.

strongbolimayo 3rd, 2008 at 11:06

Pues no lo tengo tan claro, si veo a Wittgenstein como un disco: cara A, expresa una cosa, y en la B dice lo contrario. Claro que… no necesariamente debe ser as√≠ (jo, tienes raz√≥n).
Con lo del est√≥mago lleno me refer√≠a a que los grandes pensadores habitualmente tienen sus necesidades b√°sicas resueltas y se pueden dedicar a teorizar, o a jugar al bridge, o a lo que les rote. No quiero decir en ning√ļn momento otra cosa: yo, como vos, supongo, teorizo mucho en los bares, y sobretodo mientras me estoy durmiendo.
Y lo mejor es no que nunca llego a ninguna conclusión.
Y leer a Wittgenstein… Puf, deber√≠a volver a clase de filosof√≠a, pero con profesores distintos de los que tuve. Pero esa es autre histoire…
Petonets.

Nostromomayo 3rd, 2008 at 13:05

Uno puede acceder a Wittgenstein desde otra perspectiva. Leamos qué dice Steiner:
“Wittgenstein tiene capacidad de poeta cuando hace que cada palabra parezca nueva y plet√≥rica de vitalidad encajonada, posiblemente destructiva. Diversos puntos del Tractatus, con su econom√≠a imaginista y sus efectos tipogr√°ficos, pueden leerse como un poema. Y como los Sonetos a Orfeo (Rilke), de los que es propincuamente contempor√°neo, nos recomienda el silencio”.

Y con esto del silencio enlazo con el Blog de David Torres.

Un abrazo y aceptadas quedan esas copas cuando vuelva a Espa√Īa.

Nostromo

Adrian Vogelmayo 4th, 2008 at 12:40

Sólo puedo decir que ¡impresionante!

Parece que todos vivimos en Austerlandia y algunos ‚??entre los que incluyo- no nos hab√≠amos dado cuenta.

Adrian Vogelmayo 4th, 2008 at 17:32

Este can√≠bal le rinde tributo ‚??como no pod√≠a ser menos- en Austerlandia:

http://elmundano.wordpress.com/2008/05/04/austerlandia/

rocknrollmfmayo 4th, 2008 at 22:45

Saludos. Via el Mundano acabo de descubrir este blog y esta entrada Dos Nueces es tremenda, de verdad. Has tocado de pasada (pero con comentarios finísimos) cuatro o cinco temas que podían ser objeto de posts independients, pero resulta que en todo hay relación. Un saludo.

Portorosamayo 7th, 2008 at 11:10

Wittgenstein: de las cosas que importa hablar no somos capaces de hablar.

Anonymousmayo 9th, 2008 at 7:41

¬°Actualiza el blog REIG!!!
¬°Que la puta est√° ya en Quito!!!

El llegidor pecadormayo 9th, 2008 at 22:14

Billy Wilder dijo una vez que Austria era un país de la hostia pues habían sido capaces de hacer creer que un alemán como Beethoven era austríaco y que un austríaco como Hitler era alemán.

Rafael Reigmayo 10th, 2008 at 9:53

Perfecto, Nostromo, lo delas copas, digo.
¬ŅAusterlandia? Dios m√≠o…
Un saludo y gracias, rock.

<b>Libertymad</b>mayo 12th, 2008 at 16:31

Ese libro sobre Freud tambi√©n fue publicado en Espa√Īa. Lo le√≠ y qued√© impactado, tanto por lo que dice como por la forma. Rezuma un odio y un rencor lacerantes. Me pregunto si podr√≠a haber dicho lo mismo de otra forma, porque a veces el exceso de pasi√≥n resta credibilidad a los argumentos.

Anonymousmayo 17th, 2008 at 11:06

Hola Rafael y a todos los bloggeros.
Witgenstein: De lo que no podemos conocer, mejor no hablar, o así. Tiene parte de razón Javier Marías. Yo creo que la buena literatura debe narrar lo inenanrrable de una manera que parecía imposible antes de leerlo.

Adrian Vogelmayo 20th, 2008 at 15:39

Jejeje‚?¶me alegra que sea tu Dios (soy Polite√≠sta)‚?¶ Publicando hoy la entrevista que te hizo Ram√≥n me di cuenta que lo de Austerlandia no era un buen juego de palabras. Austereig hubiese sido mejor (Auster, Reig, Osterreich). Sorry.

DDAAmayo 30th, 2008 at 19:10

Lo de Wittgenstein descifrando Enigma es muy sugerente, pero quien rompió el código fue Alan Turing

Juliodiciembre 28th, 2009 at 0:00

Menudos disparates “comparativos” entre Wittgenstein y Hitler. ¬ŅEs que nadie se ley√≥ nunca a Wittgenstein?. Que eran dos ni√Īos, joder!!!! (con perd√≥n). Lo dice un Lcdo en Filosof√≠a (Yo, claro).

Escribir un comentario

Tu comentario