Rafael Reig, blog, escritor, novelista, literaturaPues aquí pondré lo que se me vaya ocurriendo. Poca cosa, en general. Lo primero que se me pase por la cabeza. Lo que lea por ahí y lo que me cuenten en la barra de los bares o los amigos. Y si alguien quiere poner algo también, estupendo: no censuraré ningún comentario. Corrijo: sólo permitiré que se publiquen los comentarios que a mí me dé la gana y no daré ninguna explicación al respecto


Mujeres mojadas

Nos cogimos un taxi Marta Sanz y yo en la calle San Vicente Ferrer y nos fuimos a hacer penitencia a Barajas. No salí mal librado: sólo perdí la pluma Parker que me había regalado mi novia, al hacerme un lío con la bandeja en la que tuve que dejar monedas, llaves, lápices, pluma, condones, fotos, el escapulario y las ligas para calcetines, todo por mi seguridad.

En el hotel, lo de siempre: no había suficientes habitaciones en las que se permitiera fumar. Al parecer la ley nazi les prohíbe poner más habitaciones para que el que lo desee pueda fumar.

Luego nos fuimos a comer y a deliberar. Así como suena: ¡deliberar! Mis labios están sellados, porque todo eso es confidencial: nada diré del pronunciado escote, casi exclamativo, de Lola Beccaria; ni una palabra de la suavidad de la espalda de Marta Sanz; silencio sobre la gorra de béisbol con la que comió (elegante a la par que sencillo) Antonio Rabinad; ídem sepulcral del intenso trabajo de peluquería escultórica que lució Fernando Schwartz (¿me he dejado alguna consonante?); ni media sílaba del no menos artístico despeinado accidental de Vicente Molina Foix; ni una palabra de más sobre la insinuante ronquera de Fanny Rubio (es que yo asocio la afonía con los excesos sexuales, ¿qué pasa?); ni del curioso empeño de Verónica Fernández Muro en la utilidad de sus libros “para la salvación de la humanidad” (así mismo); ni de cómo Agustín Fernández-Mallo se bebió todo mi vino… (¿Nocilla? ¡Ja! Más bien Tintorro Dream). Pues eso: ¡soy una tumba! ¡Mis labios están sellados!

Ganó Merino. Enhorabuena. Creo que es un premio merecido.

Que yo sepa no hubo manejos, alhóndigas de esas que conoce Goytisolo, trapicheos ni mafias. Cada uno dijo lo que le pareció, discutimos, votamos y ya está. Además, a mí todo el mundo me cayó bastante bien y me divertí mucho.

Lo de Merino son micro-relatos de esos. A mí los cuentitos me parecen un poco pesados: es como comerse un bote entero de pepinillos en vinagre. Un pepinillo, con el vermut, está bien… ¡pero un bote!

El libro de Marías , en cambio, me resultó hipnótico.

-¿Hipnótico?
-Sï, es como una catedral de Santiago hecha con palillos de dientes. Algo obsesivo, inútil, desquiciante: hipnótico, vaya. Es el padrenuestro en una lenteja de la novela española.

Se habló allí del valor que habían tenido Esther Tusquets y Belén Gopegui, libros valientes, ideológicos, etc.

Eugenia Rico lo resumió así:

-Me alegro de que sean las mujeres las que más se mojen.
-Ah, bueno, sí… esto, a mí me parece bien que las mujeres se mojen, claro, cómo no. Qué cosas tienes, Eugenia, chica…

Luego, por la noche, tuvimos un cóctel. Me bebí cientos de whiskies. Me encontré a Javier Rioyo, divertido como siempre. Me encontré a los Grandes Editores: Juan Cerezo y Herralde. Juan es amigo mío. A Herralde sólo le conozco un poco. Hablando con Herralde tuve una revelación, algo epifánico, un vislumbre del más allá me atravesó como una corriente eléctrica.

Le miraba y de pronto me dije: ¡se parece al difunto José Manuel Lara!

Menos gordo, claro, pero sí que se parece.

Luego me fui al hotel, escoltado por Marta, que debía de venir a sueldo de mi novia.

Al amanecer saqué una foto como prueba de que he estado en Barcelona. Se nota porque hay un edificio de esos emblemáticos, ¿a que sí?

No supe abrir la ventana, así que no puede evitar algo de mi propio reflejo. ¿Quién no ve un reflejo de sí mismo al mirar amanecer en cualquier ciudad?

Al día siguiente, volvimos Marta y yo en avión.

-Vamos a sentarnos allí, que hay tías.
-Joder, Rafita, eres un pesado.
-Es que son tías con botas y los sobacos sin depilar. Compréndelo: eso dispara mi fantasía sexual.
-Pues debe ser de gatillo fácil, se dispara sola, porque mira que la ronquera de Fanny Rubio…
-Las mujeres afónicas tienen algo obsceno, te lo digo yo, una voz húmeda. Se mojan más, como las novelistas actuales.
-Tú estás muy mal, tío.
-Mira, mira: cuánto pelo.
-Esas no son de Valladolid, apuesto doble contra sencillo.
-Un sobaco con pelo se vaginiza, se convierte en un coño supernumerario, pura perversión…
-Qué viaje me estás dando, tronco. A ti, ¿qué no te provoca fantasías?

Improvisé esta lista (muy abreviada) de cosas que me provocan a veces fantasías eróticas: pelo en los sobacos, ronquera, bizquera, escolares con un calcetín caído hasta el tobillo, sujetadores en un tendedero, mujeres dormidas en medios de transporte público, mujeres que comen con gusto (tengo una teoría científica según la cual esa gente que no prueba bocado es porque no le gusta nada follar), madres que se agachan a recoger niños del suelo y se les ve un poco las tetas, mujeres que escriben sacando la punta de la lengua, mujeres que discuten a voces, sin rigor y levantando mucho el culo del asiento, uniformes (de cajera, azafata, enfermera, vigilante de la ORA, etc.), pijamas, chaquetas abrochadas cojas, manos fuertes, con uñas cortas y nudillos marcados… en fin, cuento y no acabo.

Y, bueno, claro, la lista de personas es más breve: mi novia. Siempre me provoca un enjambre volador de acaloradas fantasías.

¿Y tú? ¿Cómo se dispara tu fantasía? ¿Hay algo que la ametralle? ¿Hay algo que haga impacto rotundo?

Nada más bajar del avión, Eva Orue y unos amigos de la canallesca me habían invitado a comer.

De izquierda a derecha: Pedro Vallín, La Vanguardia (aunque es asturiano); yo; Eva Orue (que ahora escribe en Público); Javier Goñi, El Mundo; Sara Gutiérrez (Divertinajes, y también asturiana) y José María Goicoechea, el gran Goico, de Tiempo.

Como son de la prensa, todo lo que hablamos, todas las maldades, cotilleos, brutalidades, líos de faldas y pantalones… ¡todo era off-the-record!

Tampoco puedo decir ni una palabra. Hay que fastidiarse.

Comentarios (36)

Lorenfebrero 29th, 2008 at 20:32

Además, tendrás que reconocer que Eugenia Rico tiene mucho morbo, ¿eh? Por lo menos a mí me lo pareció cuando estuve con ella en aquel sarao de los jóvenes escritores (¡qué juerga legendaria nos corrimos aquella noche! ¿Recuerdas cuándo volvíamos a casa Aparicio, mi amigo Lorenzo Molina, tú y yo a las seis de la mañana y Molina sacó de su bolsillo un bocadillo de tortilla? ja, ja, ja)

Otra escritora que me gusta mucho, aparte de quién ya sabes, es Carmen Posadas y otra que está como un queso que nunca me acuerdo cómo se llama y que se da aire a Estefanía de Mónaco.

Un abrazo!

On the roadfebrero 29th, 2008 at 20:36

Es verdad: con los cuentitos, como tú dices, se cansa uno deprisa. A mí Marías me gustó mucho, pero hace tiempo que también me hipnotiza.
Los sobacos con pelos se vaginizan, jajaja.

Estrella_Polarfebrero 29th, 2008 at 21:11

¡Qué bien que ya estés de vuelta Rafael! se te echaba de menos.

conde-duquemarzo 1st, 2008 at 11:00

Jajaja, qué bueno. Genial. (Parecerá que sólo emito expresiones homínidas, pero implican mucho más. Hoy me extenderé un poco).
De verdad, es un lujo darle al “click” (¡gratis!) y poder disfrutar de estas crónicas, tan bien escritas, tan inteligentes, tan cachondas…
Espero que dure mucho, porque nos estamos malacostumbrando. Cuando se nos acabe, el mundo será mucho (mucho) peor.
Lo dicho. Muy grande, sr. Reig.
Gracias por hacernos disfrutar.

Rafael Reigmarzo 1st, 2008 at 12:25

Me acuerdo sobre todo de las Hermanas Cifuentes. De la que bailaba vestida de gato con botas. De aquella chica que creía que le vibraba el móvil cada vez que yo le tocaba el culo (¡qué raro, creí que tenía una llamada!, decía), del gabán de Prada… de todo. Estuve en Barcelona con el novio de quien ya sabes, muy majo, más delgado y reformado, ademá, bebiendo poco (relativamente hablando, claro). Abrazo.
¿No es verdad, On the road? Un abrazo.
Yo a ti, Estrella Polar.
Gracias a usted, Conde-Duque.

arno frischmarzo 1st, 2008 at 13:18

Hola Rafael.

Sigo este blog desde hace tiempo, desde la sombra alargada de la timidez.
Hoy me he decidido a escribirte algo.

Descubro este blog a gente que luego se lo descubre a otra gente que nunca me lo agradecerá lo suficiente.
Como yo ahora, sin poderte agradecer lo suficiente lo feliz que me hace leer tus trozitos de vida.

Un saludo desde Barcelona, donde tienes una casa y un whisky preparado para cuando vuelvas o te hagan volver.

Lorenmarzo 1st, 2008 at 13:42

El gabán de Prada, sí, decía que se iba a su casa porque se lo había dejado en el armario; y una chica de rizos que era fotógrafa (no sé si era la del móvil) y nos íabamos pasando Aparicio, Fernando San Basilio, Molina, tú y yo en el bar de tu hermana; y los mangantes de la chaqueta, que luego resultó que no te la habían birlado pero le dijeron a Molina que le partían la cara; y las Cifuentes que estaban abiertísimas y demás cosas.

Un abrazo! A ver si la comunidad organiza otro sarao de esos.

maribelmarzo 1st, 2008 at 20:51

De entrada me fijo en las manos pero al instante empiezo a imaginar el modelo de calzoncillos que le corresponde: tipo boxer, no, mejor sueltos, de color, sin ositos ni chorradas de esas, por ejemplo. ¡Qué tendrá que ver una cosa con la otra! También puedo segregar más saliva de lo habitual si tropiezo con un par de orejas bien puestas. Deliciosas. Y si, además, el mozo viene con botas, entonces? mejor que busque a alguien que se apiade de él. Normalmente no dejo ni los huesos, Rafael.
Otro día te cuento mis fantasías, ¿vale?

Comparto tu teoría científica. Supongo que mucha gente no come con gusto por culpa de los malditos cánones.
Yo me tomo los cuentitos con el café (después de comer). Uno o dos como si fueran trocitos de chocolate: despacio hasta que se disuelven en la boca.

Besos

Anonymousmarzo 2nd, 2008 at 8:44

Eva Orúe, sí. Coincidimos en Moscú. Buenta tipa, creo que andaba ya emparejada.

Me dice Cristina que los partidarios de que las mujeres se mojen deberían darles motivos, y dejar de hacerse tantas pajas. Es un punto de vista interesante.

Nu ozarba.

estherpg86@...marzo 2nd, 2008 at 13:32

Pues a mí también me ponen los pijamas (con hombres debajo). De esos antiguos tipo chándal en los que el miembro provoca un relieve tan sugerente que es imposible de resistir.
Pero a lo que no me puedo resistir es al olor a carne (no hay mejor perfume que el que desprende la propia piel) que despierta mi instinto animal.
Y no digo más porque todavía no me atrevo a expresarme aquí burramente.
No pares.

Anonymousmarzo 2nd, 2008 at 19:02

guau, cuanta gente conoceis todos. cómo molais.
Manolo.

yomarzo 2nd, 2008 at 22:11

k paxa..la fani rubia no eta un pco worda?..nose

Anonymousmarzo 2nd, 2008 at 23:08

Rafa, ¿este chiquilicuatre es tonto o tonto? ¿cómo puedes tener un link de su página web?

El aristócrata Sánchez Dragó

http://www.elcultural.es/HTML/20080228/Letras/Letras22535.asp

??No soy demócrata, soy aristócrata: gobierno de los mejores. El sufragio no debe ser universal. Mi voto no vale lo mismo que el de quienes ven los programas de telebasura. Deben votar sólo los ciudadanos, no los súbditos. Pero allá ellos. ¡Libertad, fraternidad, desigualdad!

(?) En cuanto a la inmigración, cerrojazo, o pereceremos como pereció Roma. Sobran la mitad de los que han entrado.

(?) La izquierda es una impostora: el reino de la mentira. Lo único que le interesa es el poder y, como al desaparecer la lucha de clases ha perdido su electorado, lo busca desesperadamente, sin escrúpulo alguno, donde sea. En el islam, por ejemplo. La inmigración es su última esperanza. Está condenada a la extinción.?
———————————–
Fernando Sánchez Dragó, presentador de un informativo de la televisión pública Telemadrid. Imagínate qué pasaría si Fran Llorente o Lorenzo Mila enloqueciesen y dijesen cosas así.

Gutimarzo 3rd, 2008 at 9:09

No, Reig. Definitivamente, la cosa no encaja.

Si usas el término “nazi” simplemente porque no quedan libres habitaciones de las que te gustan (cuando de hecho existen habitaciones de las que te gustan, sólo que están ocupadas) pues luego no nos vendas motos. Di que hay cosas que te joden, que hay cosas con las que tú jodes a otros (pero te da igual), y ya está, el más fuerte gana. Cuando pierdas tú (aunque sea justo que pierdas) llama nazis a los que te molestan, y santas pascuas.

Lo dije en su momento, y ahora sé que tenía razón. Aplícate el cuento, e intenta razonar con Enzensberger o con Adobo. Al parecer es más o menos como razonar contigo. (Salvo que algún día dejes de fumar, que entonces es posible que cambies de opinión en muchas cosas, creo.)

Sigues siendo un excelente escritor, y creo que bastante buena gente. Pero para cantarte loas ya hay comentarios de sobra, así que yo prefiero señalarte las groserías.

Anonymousmarzo 3rd, 2008 at 10:44

Mis Camiseta mojada para belen Gopegui sin duda.
Dragó tuvo la suerte de que fusilaran a su padre sus hoy compañeros ideológicos después de que depositara su “semillita” y dejara lo peor de sus genes a su hijo, lo mismo le pasó al pajillero Arrabal.

Todo un ejemplo de los buenos servicios que hicieron algunas checas con la “aristocracia del Barrio” del 30 al 36. Con que uno solo fuera tan democrata como este telepredicador, merecen todo mi respeto y apoyo setenta años después de sus servicios a la patria.
¿Sería Galvez el malvado chequista del partido de Pestaña quien despidio al tío del otro insufrible aristocrata de las buenas maneras y la mala escritura?.

Emburrar todos sabemos no solo el viejo empastillado.

Anonymousmarzo 3rd, 2008 at 11:09

Pues yo estoy de acuerdo con Dragó en un aspecto: el sufragio no debería ser universal. Una persona que ve OVNIS en Soria, a Noé en Galicia, y que cree en las criaturas de las aguas (y no se refiere a las ranas) lo mejor que podría hacer, dada su incapacidad manifiesta y absoluta para analizar la realidad, es abstenerse.

Desgraciadamente, el desmedido ego de estos cándidos de dios no sólo les impide adoptar tan sensata posición política, sino que, con frecuencia, les lleva a considerarse especialmente aptos para ejercer el derecho a voto.

Qué la providencia nos libre de un gobierno aristocrático de tipos como Dragó. Antes prefiero que el presidente lo elija a dedo Paco Porras. Total, va a ser lo mismo.

Belénmarzo 3rd, 2008 at 11:57

Je, je, qué marrano. (En el buen sentido.)

Anonymousmarzo 3rd, 2008 at 13:32

Soy una mujer de 35 años y en mí se disparan las fantasías sexuales con:
Las axilas
Un hombre tumbado boca arriba con los brazos hacia atrás(en el parque, en la playa, en mi cama,etc). Despierta un brutal deseo de inmovilizarlo y poseerlo.
Las bocas de dentadura perfecta.
El sutil e inesperado olor a sudor.
Algunos perfumes masculinos.
El gesto de morderse los labios.
La fugaz visión furtiva del pelo del pecho en un hombre, o la de la zona que va del ombligo al pubis.
Un hombre comiendo algo con las manos y lamiendose los dedos.
Las mujeres muy delgadas de pechos respingones.
Los hombres con aspecto muy limpios.
Los ejecutivos con sus trajes impolutos. Siempre me imagino su miembro empalmado debajo.
Alguien bebiendo cerveza directamente de la botella.
Los hombres muy delgados.

Por el contrario, son auténticos turn=offs:
Un hombre con músculos de gimnasio.
El olor a tabaco en una boca.
Un hombre demasiado pendiente de su aspecto físico.
Un hombre con pies pequeños o nariz chata.
Los pechos de mujer operados. Los encuentros inertes, como muertos, como si llevaran el sujetador permanentemente puesto debajo de la piel.
Bueno, no es mi intención subir el tono del blog, pero la pregunta de Rafael predispone a ello.

Dan Pirismarzo 3rd, 2008 at 15:57

Pues yo sigo muy esperanzado. Espero con mucha ansiedad que Zapatero gane las elecciones este domingo y el superYO Dragó (¿no estábamos hablando de mujeres mojadas? ¿Cómo hemos podido llegar aquí?), para cumplir su promesa, deba irse de SU amadísima España. Cierto es que si eso no nos libra de verle en la tele me da lo mismo que se vaya o no…

Yo creo que el hecho de que alguien como Dragó pueda votar demuestra que, en efecto, el democràtico es el menos malo de los sistemas que conocemos. ¡Incluso la opinión de superYO es tenida en cuenta!

Huelga decir que a mi Zapatero me la repantinfla, casi (aunque no tanto) como la del otro lamesillas. Lo que me interesa es no tener que ver en los zapping a superYO…

Diomarzo 4th, 2008 at 2:04

Hola, Rafael!
Hace tiempo que no te visito y ahora estoy saboreando mi paseo por aquí con calma.
Es difícil concretar en este momento lo que dispara mi fantasía,… estamos en Campaña y en estas fechas sufro amnesia libidinal. Recuerdo difusamente a hombres bebiendo whisky, cowboys de viejas películas, hombres un punto desaliñados en las maneras y el vestir, los tatuajes, los bigotes y las barbas cortas, las melenas…
menos mal que mi chico se acuerda mejor que yo, y cuando me indica el camino correcto me olvido de en qué país vivo.
Besos ;)

Marinamarzo 4th, 2008 at 3:08

¡Buenas!
He estado cotilleando el blog, bueno, de hecho me lo he leído enterito, una que tiene deberes a los que no le apetece enfrentarse y se distrae como puede.
De hecho llegué aquí por casualidad, es lo que tiene la interné. Y no me enrrollo más, al final me ha picado la curiosidad y voy a ver si me hago con alguna novela tuya y todo esto te lo cuento porque que te lean siempre da alegría no?

Marina.

natamarzo 4th, 2008 at 7:30

desde mi condición humana de tía (mujer, cuarentona y, hasta la fecha, heterosexual perdida), lo de los vaginizantes/vaginizados sobacos femeninos peludos, no lo veo. sin embargo comparto lo de las voces de mujer rotas, roncas; arrebatadoras me parecen.

también comparto lo de las cuerdas de la ropa. aunque hace años que vivo sin patio-tendedero comunitario, recuerdo que despertaba mis fantasías imaginar los cuerpos masculinos que habitarían ciertas y desconocidas camisetas medio desteñidas, vaqueros desgastados, camisas blancas de algodón sin cuello…, los gayumbos, en cambio y en todas sus variantes, nunca han despertado mi interés. imaginaba, cuando la ropa tendida era desconocida, cómo sería el nuevo vecino.

y como dicen por aquí, la visión furtiva de ciertas zonas peludillas. y el desaliño.

off-the-record-mente todo, por supuesto, rafa.

besazos

(y como siempre, un placer y una alegría verte. a ti y a tu jovenzuela novia)

Anonymousmarzo 4th, 2008 at 11:12

Ufff..¡Cuánto colegio de curas y monjas por aquí!!

Sr. Anónimomarzo 4th, 2008 at 19:31

Y hablando de premios literarios. ¿Tiene pensado presentarse este año al Premio Lengua de Trapo de Novela?. Es que tenía pensado hacerlo yo, pero luego pensé, que este año ya le toca a uested novela nueva, que en Lengua de Trapo, para el premio con su nombre, siempre le dan el premio a un autor de la casa y como usted se está haciendo “famosillo” (sin connotaciones negativas) pensé que no tengo futuro en ese premio. ¿Me recomienda el Herralde? ¿O por qué no el Planeta? Bueno, vale, ya sabemos que Planeta se lo da a quien quiere…;)

Saludos cordiales

santosmarzo 4th, 2008 at 21:27

a) Quiero que algún día me den un premio.

b) Me caen pesados esos diálogos de los escritores en sus crónicas, columnas o, bueno, blogs, tan literarios y tal y cual (sobacos = vaginas supernumerarias). O sea, que está bien ser literario. Que está bien meterte en el personaje y llevarlo hasta sus últimas consecuencias. Pero cuando me encuentro con alguno de esos diálogos de escritores, no sé por qué, se me ponen las neuronas de punta y miro para otra parte.

Esta observación no tiene ninguna trascendencia.

c) Sobre Javier Marías: http://es.youtube.com/results?search_query=mil+rostros+javier+marias&search_type=

El otro día lo vi en TCM hablando de cine mientras fumaba cigarrillos.

Creo que no sabía muy bien de lo que hablaba.

d) El debate de ayer más de lo mismo.

e) Me pondría cachondo ver un libro de Reig publicado por Planeta. Sudor frío.

f) Ni idea de por qué he ido dividiendo el mensaje en subapartados.

Anonymousmarzo 5th, 2008 at 10:07

Uff, menos mal que no me dedico a escribir. !Que cantidad de envidia se percibe!
Al que no le guste el blog que no lo lea, lo que no entiendo es que además de no gustarte dediques tiempo a participar en él. A mí me encanta este blog y cómo escribe Rafael, además viene bien poder saber que hay vida más allá del debate político del que estoy saturada. Gracias Rafael, por hacerme pasar un rato agradable con tus escritos.

travelermarzo 5th, 2008 at 11:13

A mi me molan las camisetas de tirantas en verano y los vestidos que se levantan al soplar.

santosmarzo 5th, 2008 at 14:09

Estimado usuario anónimo:

En ningún momento he asegurado que no me guste este blog. Todo lo contrario. Si me permito la licencia de apuntar idioteces con la mano alzada es porque sí, de algún modo, me gusta.

Aunque es cierto que envidio profundamente a su autor. Ese bigote no se luce solo, ¿sabes?, no se luce solo.

Mmm.

Anonymousmarzo 5th, 2008 at 17:02

Sr. Santos:
Excusatio not petita, accusatio manifesta
A buen entendedor…

Agnóstico Apáticomarzo 6th, 2008 at 8:36

Saludos. Sólo me pasaba por aquí para decirle que anoche terminé de leer “Guapa de cara” y me ha parecido un libro estupendo. Leí casi sin parar, enganchado a las reflexiones de Lola, con las que, en parte, me he sentido muy identificado. Ahora me haré con “Sangre a borbotones” que tiene un pinta bastante interesante también. Gracias.

Anonymousmarzo 6th, 2008 at 8:46

Fantotal te ha encontrado
Encantada
Besos
Malu

Anonymousmarzo 6th, 2008 at 10:46

“e) Me pondría cachondo ver un libro de Reig publicado por Planeta. Sudor frío.”

¿Por qué, Santos? ¿Porque sería una catástrofe? ¿poerque sería un bombazo? ¿Porque sería un justo reconocimiento? ¿Porque así Rafael podría llegar a mucha más gente de la que llega ahora (que no es poca)? Amplie esas elipsis si es tan amable.

Y sí. Me temo que sí. No sé si envidioso o no pero pulula por aquí mucho literato emboscado. Pero que mucho.

Anonymousmarzo 6th, 2008 at 11:40

Sra. Rivera de la Cruz, ¿se disfraza usted de anónima para aplaudir los planetizamientos?

Otra buena elipsis de esas…

Anonymousmarzo 6th, 2008 at 11:47

Yerra usted, Anónimo. No soy la srta. Rivera de la Cruz. Pero ¡qué importa!, ¿verdad? Con que usted se lo quiera creer, lo afirme en público y lo difunda como verdad incontestable sin que exista base ni argumento alguno que lo respalde, con eso le vale.

Hay políticos que defienden amplias tésis con mucho menos.

Rafael Reigmarzo 9th, 2008 at 8:41

HOla, Arno, y gracias. Encantado de ir a disfrutar contigo ese whisky.
¿Abiertísimas? Explícate mejor, Loren, anda…
Vale, Maribel, cuando quieras.
Ja, ja… tiene razón Crisitna. Toda la la razón. Abrazote.
Ni tú, no pares. ¿Y el olor de la saliva sobre la piel? O de la piel mojada en saliva… Beso, Esther.
Pues sí molamos, sí, Manolo.
PUes, ¿por qué no, anónimo? Que alguien diga una sandez no me parece que exija impedirle hablar.
Guti, lo nazi es prohibir que haya más habitaciones para fumar, ¿lo entiendes? No está prohibido un bar en el que no se deje fumar. En cambio sí que haya más de un cierto número de habitaciones para fumadores. ¿Por qué? Pero en fin, de verdad cansa discutir algo tan evidente.
Je, je, ¿hay uno malo, Belén?
Excelente lista, mujer.
Pues a ver quién gana hoy, Dan.
¡Amnesia libidinal! Qué bueno. Besos, Dio.
Mucha alegría. Gracias, Marina.
Off-the-recordmente, Nata, ça va sans dire! Y en idiomas, o con lenguas, je, je.
Pues no, no me presento. Preséntese. Es muy limpio, por lo menos cuando yo he estado de jurado. Suerte.
Vaya, pues lo lamento. ¿Sabe qué es lo peor? Que yo hablo así todo el tiempo, qué le vamos a hacer. Abrazo.
De nada, pero no pasa nada: a mí no me molesta en absoluto la crítica, el choteo incluso.
A mí también, Traveler.
Tranquilo, Santos, que a mí me parece muy bien lo que dices. De verdad.
Gracias a ti, apático. Me alegro. Es un libro muy intimista y por eso me sorprende y agradezco que le guste a alguien. Un abrazo.
Besos, Malu.
Marta Rivera, que es amiga mía, nunca se disfraza. Siempre firma lo que escribe y bien caro que le sale.
A mí, por cierto, ganar premios tampoco me molestaría nada. Pero nunca he ganado ninguno. Bueno, sólo uno: el de la Crítica de Asturias. Y lo agradecí muchísimo.
Besos y abrazos y mis disculpas por haber tardado en contestar.

Anonymousmarzo 30th, 2008 at 17:28

a mi lo que mas me pone es las bragas de color carne. coincido en lo de los sobacos. tambien me pone el olor a campo, a vaca…

Escribir un comentario

Tu comentario