Rafael Reig, blog, escritor, novelista, literaturaPues aquí pondré lo que se me vaya ocurriendo. Poca cosa, en general. Lo primero que se me pase por la cabeza. Lo que lea por ahí y lo que me cuenten en la barra de los bares o los amigos. Y si alguien quiere poner algo también, estupendo: no censuraré ningún comentario. Corrijo: sólo permitiré que se publiquen los comentarios que a mí me dé la gana y no daré ninguna explicación al respecto


The Good Times

He escrito una notita en Público sobre Juan Gelman, si quieres la puedes leer aquí.

Me escribe Orejudo, tras leer la nota, y me manda una foto de aquellos tiempos.

Yo también tengo una copia de esa foto, enmarcada, en la casa de Piles. Para mí, esa foto captura una gran parte de la felicidad posible en este universo tan avaro de placeres. Orejudo y yo íbamos casi cada día a librerías de segunda mano, como la de la foto, que es The Good Times, en Port Jefferson, Long Island. Hay pocos placeres como encontrar libros inesperados, baratos, desconocidos y tentadores. Esos libros de los que uno se encapricha sin saber por qué, sin conocer al autor, sin interés alguno en el tema, sin haber oído jamás hablar de ellos.

También me envía otra foto y me escribe: “Estamos en Las Vistillas, hemos ingerido una de pulpo. Tira la foto una estudiante hawaiana que vino a visitarme, ¿te acuerdas?

¡Cómo no me voy a acordar, tronco! Si estaba como un queso la hawaiana: la que tenía que salir en la foto es ella. Nosotros parecemos cantantes de rumbitas o algo así, ¿verdad? Vivíamos entonces en EE.UU. y veníamos a Madrid en verano, disfrazados de Peret o Luis Ortiz, nos pasábamos la noche dando candela, acabábamos al amanecer desayunando pinchos de tortilla en esa clase de bares que están pidiendo a gritos un precinto de Sanidad. Estábamos tan chiflados que a veces hablábamos imitando acentos regionales, ¿te acuerdas, Orejudo? ¿Te acuerdas una vez que estuvimos haciendo de gallegos toda una noche sin saber por qué? Si nos preguntaban a qué nos dedicábamos solíamos improvisar:

“Trabajamos en la Vuelta Ciclista a España”, decía Orejudo.
“Sí, somos los que damos el talco”, confirmaba yo.
“¿Qué es eso?”, se asombraba la crédula correspondiente.
“Somos los que entregamos las bolsas de avituallamiento a los corredores”, explicaba sobre la marcha Orejudo.
“Nosotros lo llamamos dar el talco”, corroboraba yo.

Era imposible mantener una conversación normal con nosotros. Las chicas desistían. Nos miraban de hito en hito, se encogían de hombros y se iban con otros. Tan patéticos debían de vernos que a menudo, antes de largarse, nos dejaban pagado todo en la barra.

“Pues cojonudación”, proclamábamos, y pedíamos otra ronda.

Se suponía que en Madrid estaba aconteciendo en esos mismos instantes la movida madrileña, pero nosotros mirábamos para otro lado y lo único que hacíamos era teclear durante todo el día, empeñados en escribir una novela, y salir por las noches como si estuviéramos en el patio de recreo de un manicomio.

Quizá tampoco hayamos cambiado tanto. Los buenos tiempos son éstos… ¡y lo que nos queda!

Ah, si me vas a preguntar por qué en la foto estoy sentado en las rodillas de Orejudo, la respuesta es: ni la más remota idea.

Comentarios (35)

Ertxodiciembre 1st, 2007 at 14:19

…llevo dos dias leyendo por encima tu blog (enterito!!)… solo dos comentarios:

- Te has ganado una fan.

- Anusca me fascina.

Muchos muxus desde Berlin.

P.D: El primer libro en español que me lea en cuanto llegue a casa sera uno de los tuyos.

David, el tertulianodiciembre 1st, 2007 at 15:15

Rafael, tengo que decirte que tu pose en esa segunda foto recuerda un poco a la del presentador de “¿Quieres ser millonario?”, Carlos Sobera, preguntando por el comodín de la llamada ;)

Salud

Vladimirodiciembre 1st, 2007 at 16:59

Muy buenas, otra vez, Rafael. Leí hace algún tiempo un artículo de Juan Bonilla en el que decía que el Premio Cervantes no debería concederse cada año, sino una vez cada equis tiempo. Si no recuerdo mal el artículo, y es muy probable que lo recuerde mal, para Bonilla, como ocurre con la elección del Papa, esta equis vendría determinada únicamente por la muerte del último escritor distinguido con este galardón. De esta forma sólo habría un solo premio Cervantes vivo. No sé si estoy de acuerdo con esta teoría,ni si merece la pena tenerla en cunta, aunque si, como bien dices Rafael, el Cervantes “ni quita ni pone nada a un poeta como tal”, entonces lo mejor sería que lo suprimieran o lo declararan siempre en blanco, y en su lugar, el Ministerio de Cultura tuviera el detalle de regalar a todos los lectores un buen par de botas de 200?. Más saludos.
Pd. Y sí, claro, “Lolita” también. Y reírse en la oscuridad, con un cigarrillo, desde luego que es otro gran placer.

natadiciembre 1st, 2007 at 18:02

¡pero qué gustito da leerte, jodío!

un beso suave.

(en la foto, yo creía que tu estabas en la silla y orejudo en el suelo en cuclillas. si no lo cuentas, ni me entero. es lo que tiene explicarse)

santosdiciembre 1st, 2007 at 18:09

Estos posts son lo mejor del blog.
Me recuerdan a las interminables sesiones de memoria colectiva que en mi familia se dan más o menos cada dos años, que es cuando, por la razón que sea, se sacan los álbumes del armario.

Es curioso, porque cuando eso pasa en mi casa deseo colgarme de un puente, mientras que cuando me identifico con esa misma tesitura en la página de un desconocido con bigote en medio del internet, resulta que me emociono.

Por cierto, el ciclismo es un deporte aburridísimo.

Un depoorte de padres.

Opción Cdiciembre 1st, 2007 at 21:34

?ltimamente, voy más de bibliotecas y menos de librerías. Me encuentro muy cómoda en ellas sobre todo cuando tengo que husmear en los archivos dejados de la mano de dios. Siempre encuentro libros inesperados y aunque llevo la lista para no perder mucho tiempo, cuando llego al mostrador me doy cuenta de que me he pasado de la raya: son más de los que me permiten sacar y más de los que posiblemente podré leer, pero? de ilusiones también se vive, ¿no? Sin embargo, uno de los bibliotecarios le ha tomado el gustillo a burlar el sistema informático. Al finalizar la lectura de los códigos, me mira, sonríe y me dice: ?? sin problemas, yo te los dejo?. Yo lo miro, sonrío, le doy las gracias y pienso: ??uffffff? no sé?. ¿Tú crees, Rafael?

Ah! Normalmente compro las botas en las rebajas. Este año me compraré unas rojas (con tacón de aguja, claro). Negras ya tengo.

Y, sin duda, mis mejores tiempos no han hecho más que empezar.

Besos.

dickturpindiciembre 1st, 2007 at 22:10

Estimado Rafael Reig, no sé si lee ud los comentarios a su blog, pero he de confesarle que estoy de enhorabuena al haberle descubierto gracias a Público. Es un auténtico placer desayunarme con la lectura de mi página favorita del periódico, la que ud. y Javier Ortiz escriben cada día.
Un saludo afectuoso
Sebastián

Pedro de Pazdiciembre 1st, 2007 at 22:36

Pues en la foto de las Vistillas, con todos los respetos y sin animus molestandi, se me da un aire a John Belushi que tira de espaldas. Y con la misma expresión de golfo, oiga usted.

Abrazos,
Pedro de Paz

Lorendiciembre 2nd, 2007 at 0:55

En Fernández de los Rios hay una librería de viejo cojonuda. El dueño es el Corleone de las librerías de viejo de Madrid, y tiene, que yo sepa, otra dos: una muy cerca de Cuatro Caminos y otra en Álvarez de Castro.
También me gusta la de los hermanos de la calle Sagasta (¿o es Carranza) que no hacen más que pelearse y atraer al cliente, pues uno se acerca a mirar libros para oírles como se pelean.
Hay muchas más, pero éstas son las que más me gustan.
La cuesta de Moyano siempre he pensado que era bastante cara.

Un fuerte abrazo!

Mardiciembre 2nd, 2007 at 18:21

Quizá te sentaras en las rodillas de tu amigo Orejudo con la perversa intención de que la guapa hawaiana hiciera lo propio en las tuyas. Ya se sabe como somos los humanos, repetimos lo que vemos y más todavía si nos encontramos en el extranjero: a dónde fueres, haz los que vieres…pensaste que pensaría ella. No lo sé, es sólo una posibilidad entre un millón, pero…

Más claro, aguadiciembre 3rd, 2007 at 7:45

Tiene su mérito sobrevivir a la movida madrileña con un trabajo en la Vuelta Ciclista a España…

La Movida y la Vuelta, los dos grandes almacenes de las drogas de diseño :-)

lenitadiciembre 3rd, 2007 at 9:26

Avituallamiento de la vuelta ciclista?? jajajajaja¡¡ Y colaba, en serio??

Creo que me hubiera encantado compartir unas cuantas veladas con los dos, no os hubiera dejado por imposible e incluso al final hubierais pagado vosotros las copas¡

En cuanto a por qué está sentado en las rodillas (la hawaiana es la que saca la foto??) pues no se me ocurre nada… para escribirlo aquí, no para escribirlo en la mente ;-) tenga en cuenta usted que con resaca acumulada suelen acudir pensamientos extraños.

Besos¡¡

Recaredo Veredasdiciembre 3rd, 2007 at 9:49

Hola. Sus mejores post son aquellos en los que se olvida de la aprobación o denegación de sus contemporáneos, se interna en el pasado y reflexiona sobre las consecuencias del transcurso del tiempo, sea en Estados Unidos o en España. Sus descalificaciones y valoraciones son valientes pero en ocasiones cae en la rabieta. Supongo que puede observarlo usted mismo, incluso el estilo se modifica y mejora sustancialmente cuando se aparta de la actualidad (es decir, en la segunda parte del post objeto de este comentario). Saludos.

Loladiciembre 3rd, 2007 at 11:48

Me pasa como a la del comentario anterior, me encanta tu blog, pero tengo una queja: ¿por qué no llamas por su nombre a tu “significant other”? ¿Por qué te refieres siempre a ella con un determinante posesivo y el terrible sustantivo “chica”? Sí, ya sé que eso es lo que es, una chica. Pero pocas cosas me dan tanta grima como oír que se refieren a mí como la “chica de”. Me hace sentir estúpidamente joven y dependiente.

scouserdiciembre 3rd, 2007 at 12:35

últimamente estás muy melancólico rafael.
El sábado estaba tratando de ligar con una tía y vino uno de mis amigos y le dijo que se pusiera la peluca que llevaba en el coño… vamos, que que desgracia no haberos tenido por amigos para ligar, que gran desgracia…

Raccorddiciembre 3rd, 2007 at 16:43

Tiene el doble de mérito hacer tragar lo de la vuelta España en verano, cuando aún era en Abril.

Carlosdiciembre 3rd, 2007 at 21:10

Lo mío con Gelman es una perversa fijación lamentablemente platónica. Puedo demostrarlo (y hacerme autobombo -disculpen- en el intento):

http://cvg821.blogspot.com/search?q=gelman
http://cambiado.blogspot.com/search?q=gelman

PD- Lo suyo, sr. Reig, con Orejudo no sé qué será, pero no es platónico.

Violeta J. B.diciembre 4th, 2007 at 0:02

Hola Rafael,

Ha sido curioso dar aquí con la geta de Antonio Orejudo, profesor de un taller literario al que yo acudía cuando era lo suficientemente pequeña como para no tener ni idea de quién era, es decir, hace poco. Ha sido como un flash back extraño el toparme con su foto y su nombre. He entrado en su blog por casualidad, buscando algo que me sirviera para una investigación universitaria sobre literatura y blogs. Y precisamente al hacerlo me acordaba de mi profesor Antonio Orejudo, el único escritor ya consagrado al que he conocido, y sus clases, y me preguntaba si él tendría blog también. Caramba qué casualidades.

Me gustaría saber si mis compañeros y yo podemos contar con usted para ponernos en contacto en un momento dado, sea vía e-mail o variantes. Creo que este blog sería interesante para nuestro trabajo.

¡Saludos!

X. Bea-Murguiadiciembre 4th, 2007 at 4:50

¿Y coméis con litronas Orejudo y tú? ¡Qué degenerados! ¡Ay, la juventud del botellón que se ha echado a perder! ¡Como se entere el alcalde!

Un abrazo

Javier

Mardiciembre 4th, 2007 at 10:25

¿Litronas en las Vistillas? Son tercios, Javier, yo creo.

Emmadiciembre 4th, 2007 at 10:56

Oye Loren y ese Corleone de las librerias de viejo no sera un señor de edad indeterminada, con ojos de zorro listo, calvito, con una cazadora fina de tela marron y zapatos polvorientos? Ese Corleone que me pago tantas cañas en mis años de estudiante cuando robaba libros de la biblioteca de mi uni para venderselos al capo. Era muy cerca de Cuatro Caminos, no dire la posicion exacta.
jijijiji, si, lo confieso.
Pero es que la vida de estudiante es muy achuchada, ustedes me entienden.

DDAAdiciembre 4th, 2007 at 12:37

La Movida y la Vuelta, los dos grandes almacenes de las drogas de diseño

No sé en la Vuelta, pero en la Movida había pocas drogas de diseño. La mescalina a la que cantaban Los Rebeldes y poco más.

rodiciembre 4th, 2007 at 12:53

Lola tiene razón. Lo de “mi chico” o “mi chica” tiene un cierto tufillo a Cosmopolitan que no te pega nada.

Más claro, aguadiciembre 4th, 2007 at 13:33

ddaa, en los ochenta, hasta los calentadores de los pies eran de diseño. Y la mescalina, ni te cuento… ;-)

Diodiciembre 4th, 2007 at 22:42

A mí dos tipos me dicen que son los que “dan el talco” y yo me pienso lo peor. Será porque soy gallega… al menos, el talco sería del bueno, ¿no?
Tiene razón Violeta al decir que ver al profe Orejudo y conocer cosas de su pasado, desde una perspectiva tan… familiar, es curioso.
Se agradece que compartas con nosotros esos momentos, pero nosotros venimos aquí por tí, que conste ;)
Besos desde la ciudad adoptiva de su compinche.

Anonymousdiciembre 5th, 2007 at 1:38

Hola, Reig.
Hacía tiempo que no me psaba por aquí, pero te envío un abrazo.
Lo que te digo, de lo leído últimamente: tienes razón con Gelman, y con lo que dices de Millás, y con lo que dices de Vallejo (el segundo Vallejo, el idiota).
Un abrazo,
Pedro Ugarte

La viejadiciembre 5th, 2007 at 13:02

Querido Rafael:
Ayer vi en la tele a tu amigo orejudo y me sorprendí al comprobar que no sólo tenía las orejas de tamaño normal sino que era bastante guapo también, ayyyyyyyyy
AYYYYYYYYYYYYYYYYYYYYYYYYYYYYYY
Ponme más fotitos de los dos juntos, hijoo….
Orejudo y Bigotudo juntitos, ayyyyyyyyy, ay por dioooo

Violeta J. B.diciembre 5th, 2007 at 13:57

He estado leyendo entradas pasadas de este blog, husmeando entre letras y fotografías. Y me he dado cuenta de una cosa: usted habla de cosas serias o importantes (véase el vivir a través de otros) como si no lo fueran. La gran mayoría, dentro de la que me incluyo, piensa y habla como si todo lo que le pasara por la cabeza fuera una cuestión de vida o muerte. Y eso, desafortunadamente, se nos nota al escribir. Qué raro.

Anonymousdiciembre 6th, 2007 at 0:00

Un faro generoso me llevó a tu playa: “visita el blog de Rafael,te encontrarás…”
Llego poco a poco,aunque me gustaría ir mucho a mucho. De momento, ya lo sé “casi todo” de ti:te gusta Salinas y su Voz a ti debida, que es el milagro de seguir viviendo a pesar de uno mismo.
?l también resucita, cada vez que recuerdo aquellos versos de su Largo Lamento: “…te dije con el aire indiferente/ en que toda tragedia se eterniza:/ ¿Quiere usted lumbre?” Y te encendí el cigarro,/ en cuya nube de humo fuiste al cielo/ ¿Cómo olvidar que yo te he dado fuego?.

“…Que hay otra voz con la que digo cosas/ no sospechadas por mi gran silencio…”
Gracias,complice. Hablaremos .

La Dame Brune

X. Bea-Murguiadiciembre 6th, 2007 at 11:44

Mar… Bonito nombre.

Rectifico mi comentario.

Son tercios, efectivamente.

Javier

Vivien Veediciembre 6th, 2007 at 16:18

mi astigmatismo y yo te agradeceríamos que cambiaras el color de las letras.
si no puede ser iré corriendo a comprar unas gafas.

Vivien Veediciembre 6th, 2007 at 16:20

eso es eficacia, lo demás tontería.

Antoniodiciembre 6th, 2007 at 19:10

Llego aquí después de leer sus obras literarias y de seguir muchos artículos de prensa. Enhorabuena por su trabajo. He reseñado sus aportaciones en mi blog. Un saludo.

Rafael Reigdiciembre 8th, 2007 at 7:05

Gracias, Ertxo, a mí me gusta tu blog y tu codo.
Dios, David, ¿estás seguro? Qué horror….
De acuerdo en todo, deberían suprimirlo y regalarnos las botas. Un abrazo, Vladimiro.
Es una posibilidad (que el Orejudo se acuclille). Un beso o más.
Mmmmm, a mí me gustaba el ciclismo (pasivo, claro, ver la Vuelta después de comer tomando un coñac). Ahora ya no me gusta ni siquiera eso.
Pues yo diría que el bibliotecario quiere ligar contigo, en lo cual hace muy bien. Por los recién inaugurados mejores tiempos, Opción C.
Claro que los leo, Dick Turpin, y los contesto, aunque a veces tarde un poco. Un abrazo.
Pues ya me lo habían dicho muchas veces, lo del parecido con Belushi. Qué le vamos a hacer. Abrazo.
Las conozco, Loren, y también las que hay más hacia el 2 de Mayo: Arrebato, la de la plaza, una que acaban de abrir en Palma…
Sin duda esa era mi intención (nada perversa, Mar). La hawaiiana estuvo un poco reticente, he de confesar. Beso.
Ja, ja… es verdad, más claro agua.
Colar, no sé. Desconcertaba, eso seguro. Los pensamientos, Lenita, cuanto más extraños, mejores, ¿no? Un beso.
Pues puede que tenga razón, Recaredo, lo pensaré.
No jodas, Lola. No la llamo por su nombre porque ella me dijo que prefería no aparecer. De hecho, me cuesta poner alguna foto suya, casi nunca quiere que la ponga. No hay más que eso. Ella, por cierto, también habla de mi como mi chico. Será cosa de la edad, y lamento que te moleste. Un beso.
Para ligar, Scouser, lo mejor es tener ganas y tiempo libre, ¿no? Suerte.
¿Seguro, Raccord? PUes entonces, sí, doble mérito.
¿No es platónico, cree usted? PUes vale, pues bien, pues eso que salimos ganando entonces, ¿no?
Claro, Violeta j.b., lo que necesitéis de mi, me lo decís sin problema. rafaelreig63@gmail.com
Un abrazo, Javier (me alegro que estés medio curado ya). No eran litronas, hombre, pero si somos degenerados.
Exacto, Mar: tercios de Mahou, el fundamento de la dieta mediterránea.
Claro que sí, Emma, y no te delataremos.
Dios mío, Cosmopolitan… qué horror. Tendré que volver a pensar en mi vocabulario, si es así. Un beso.
Bueno, Dio, si venís por Orejudo no me voy a molestar, eh. Un beso.
Hombre, Ugarte, qué alegría. ¿Vas bien? Yo, sin queja. Un abrazo enorme.
Vale, querida vieja, buscaré más fotos para ti. Beso.
No sé, ¿es raro? Yo creo que la solmenidad y la importancia hacen más difícil comprender las cosas: soy muy de andar por casa, tienes razón. Beso.
Gracias a ti, Dame Brume, y claro que hablaremos. Besos.
Vale, oído, se lo diré a Tito, que es el que sabe de informática, a ver si las puede poner más “negro sobre blanco”, ¿no?
Muy agradecido, Antonio.Un fuerte abrazo.
Besos y abrazos.

Anonymousdiciembre 13th, 2007 at 23:19

claro que salen ganando, dónde va a parar.
Carlos.

Escribir un comentario

Tu comentario