El Fatgate de Kevin Smith

52242603[1]

La noticia ha dado la vuelta al mundo: a Kevin Smith, director de la enorme Clerks y de Mallrats, Persiguiendo a Amy y algunas cosas raras después, le echaron de un avión de Southwest Airlines por gordo. El rostro de Bob el Silencioso no ha hecho honor a su apodo porque tras el incidente le ha prendido fuego a twitter y se comenta que incluso Larry King podría estar interesado en invitarle para que contara su historia.

Y es que Smith es un gran contador de historias. ?ltimamente esa cualidad no la encontramos en sus películas, pero sí en otra faceta menos conocida de Smith: la de conferenciante. Se va de gira por EEUU dando charlas en universidades, demostrando sus dones para la oratoria y su talento para hacer reír a la gente. Sus historias sobre Tim Burton, Superman y el productor de Wild Wild West son míticas.

En la web gawker.com dicen que sus comentarios en el Twitter son lo mejor que ha escrito desde “Jay y Bob el Silencioso contraatacan.”

“¿Queréis decir que soy demasiado ancho para el cielo? Guay. Pero os hago una advertencia, colegas: si os parecéis a mí, os pueden echar de Southwest”, dijo en la red social.

La reacción de los twitteros no se hizo esperar. Uno de ellos dijo que Smith era “El Martin Luther King de los gordos”, a lo que el director replicó: “Tengo un sueño. Y dos menús. Y un par de twinkies. Y una coca cola light”. También había dicho “No rompí ninguna regla, ni supuse ningún riesgo para otro pasajero. ¿Qué voy a hacer? ¿Rodar encima de ellos?”

Al director se le acusa de intentar promocionar su nueva película “Cop Out”, que se estrena el 26 de Febrero; la carrera de Smith no pasa por su mejor momento, debido a la poca taquilla de sus últimos títulos. Justo antes de estrenar “Zach y Miri hacen una porno” dió una entrevista en el Times en el que confesó haber roto un báter. “Rompí un baño. Así de gordo soy. Pero no puedo quedarme con todo el mérito. Era un wc muy viejo y la pared era vieja y con mucha humedad. Pero aun así no hay excusas, colega. No puedo refrasearlo cognitivamente y decir no, tío, no fui yo, fue el retrete. Que va, fui yo. Y eso debería servir para darme cuenta de lo gordo que estoy”.
Ahora que la historia se repite, también se repiten las acusaciones de montaje sobre el incidente y su explotación mediática.

“Publicidad gratis*igual a doscientos artículos diciendo que soy gordo. Yuju, una victoria épica.”

A todo esto, un representante de Southwest dejó un mensaje en su feed: “Nos disculpamos sinceramente por su experiencia de viaje en Southwest”, al tiempo que una grupo llamado “Asociación Nacional por el Avance de la aceptación de los gordos”, (National Ass to Advance Fat Acceptance) intenta promover un boicot a la aerolínea.

KEVIN-SMITH[1]

“¡Ey! ¡Chicos de Southwest! ¡Mirad lo gordo que estoy en vuestro avión! ¡Rápido! ¡Echadme ahora!”, posteó junto a la foto de arriba.