POR QU? ME GUSTA “LA RED SOCIAL”

Sí, ya sé que no he sido la más rápida en ver algunos ya consideran la peli del año pasado. Precisamente fui con dos personas, E. y G., y sólo encontramos una sala para verla en versión original. Eso sÍ; estaba llena. Antes de empezar, aviso de que esta entrada contiene ESPOILERS sobre la película.

“La Red Social” trata de la creación y expansión de “Facebook”. Se centra en los conflictos que su creador Mark Zuckerberg tuvo con su mejor amigo y cofundador Eduardo Saverin y con los hermanos Winklevoss, que quisieron contratarle como programador para una web parecida y que acabaron acusándole de robar su idea. El guión, escrito por Aaron Sorkin, se basa en el libro de no ficción de Ben Mezrich “Millonarios por accidente: El Nacimiento de Facebook”.

La película esta estructurada entre los despachos judiciales y el pasado, o sea que se podría decir que “La Red Social” habla de los problemas legales de Zuckerberg. Ese es el argumento, pero no el tema. La lucha judicial en torno a Facebook es el vehículo para hablar de muchas cosas, pero sobre todo de una. Pero voy por partes.

-Facebook es uno de los símbolos más elocuentes del presente. David Fincher es un director que se atreve, intelectual y técnicamente, a hacer un cine moderno, en el sentido de que es muy representativo de la realidad y de cómo la sociedad cambia. Harvard, a principios de la década pasada, es el caldo de cultivo lógico para una web basada en el clasismo, la exclusividad y la intrusión de la intimidad. Un mundo repleto de inteligencia y creatividad donde los seres humanos como Zuckerberg viven aislados dentro de la comunidad.

-Mark Zuckerberg es, por tanto, la esencia de Facebook. Un joven que se comunica con las máquinas y no con las personas. Un chaval tan brillante como social y emocionalmente inútil. La red social es un arma para que los inadaptados logren integrarse en la sociedad. Mark Zuckerberg es un pringado que quiere ser del club de remo. Mark Zuckerberg es un solitario que quiere que la gente (y especialmente su ex novia) le quiera.

-“La red social” utiliza la creación y el gobierno del imperio Facebook para hablar de la soledad de un tío. La peli, creo yo, es un retrato moral de un sujeto bastante antipático pero con el que compartimos suficiente como para empatizar y sentir que hay un poco de ese chaval en cada uno de nosotros. Y eso explica no sólo el éxito de su web sino también de la película.

Por otro lado, a mis acompañantes les pareció que había poco en juego y no empatizaron nada con Zuckerberg. A mi me encantó porque creo que este “biopic judicial” contiene mucha verdad, y creo que lo que hay en juego es muy importante. La peli comienza con la ruptura entre Mark y su novia y acaba con el chico, pasando la noche en un bufete de abogados, enviando una solicitud a su ex para que sea su amiga. Es una parábola perfecta, una ironía sensacional que el fundador de Facebook sólo tenga un amigo (Saverin) y que lo pierda; que el génesis de su idea sea originalmente fastidiar a su ex y que al final su web sea un puente que tiende a la desesperada para retomar el contacto con ella.

¿Qué es lo que hay en juego? Saber si Mark Zuckerberg dejará de estar solo. Saber si gracias al éxito tendrá la aceptación y el cariño de los demás. Porque algo en lo que se hace mucho hincapié en la película es que no lo hace por el dinero, por tanto, lo hace por los demás, porque le importa lo que los otros piensen de él. Su trama en relación con Sean Parker, el fundador de Napster, es un espejo de lo mismo: un pringado seducido por una personalidad “cool”. Ser amigo de Parker significa estar conectado con la comunidad, ser un miembro válido, poder entrar en la fiesta.

Está claro que si no empatizas con él, en ese sentido la peli falla. Tiene el mérito de hacer una presentación honesta: Zuckerberg es un imbécil en la escena uno, y en las siguientes, aunque conocemos su brillantez, humanamente no mejora demasiado. Pero su anhelo -no estar solo- le conecta con la sociedad actual y sobre todo y mucho más importante con el espectador. O la espectadora, como me sucedió a mí al 100%. Por otro lado, el personaje es fascinante. Una mezcla de estupidez, arrogancia, marginalidad, inteligencia, creatividad, egoísmo e infantilismo.

Por todo esto el qué de la película me convence totalmente, pero también me parece que el cómo es impecable.

Fincher toma decisiones muy valientes a la hora de crear el mundo del film. Por ejemplo: cualquier director más convencional hubiera utilizado un look más naturalista o incluso colorista a la hora de contar una historia que sucede en una universidad prestigiosa, llena de gente lista, pero también rica y joven. Darle una ambientación más “feliz” hubiera sido una elección muy comprensible, pero Fincher y su director de fotografía Jeff Cronenweth envuelven ese mundo en una atmósfera tenebrosa y casi siniestra, con luces mortecinas y espacios vetustos, donde existe la belleza pero siempre de una forma superficial y donde las mismas jerarquías que rigen el mundo adulto son incluso más severas que las que allí operan.

Esta decisión de darle un aire tétrico también está presente en la partitura de Trent Reznor, (líder de Nine Inch Nails) junto a Atticus Ross. La puesta en escena es sencilla pero muy elegante y salvo en la escena de la competición de Remo (que es bastante peculiar dentro del conjunto) está completamente al servicio de una historia fantásticamente escrita y de unos actores geniales.

Por último decir que me ha gustado tanto que lo primero que he hecho al salir del cine es buscar las caras de los protagonistas de la historia.

Y ahora que ya he dicho todo lo que se me ocurría, voy a ver qué decía Daniel Castro en Bloguionistas y lo que dijo Escrito Por.

¿Vosotros qué opináis?


Algunas curiosidades de la peli:
No hay dos gemelos así de guapos, los dos son interpretados por Armie Hammer y un modelo de Ralph Lauren al que se le puso la cara del actor digitalmente. Esto también se combinó con el clásico trabajo de pantalla partida.
El perfil que se abre Zuckerberg para discutir sobre la clase de Arte está hecho a nombre de “Tyler Durden”, el personaje de Brad Pitt en “El club de La Lucha”.
Sólo Justin Timberlake conoció a su personaje real quien dijo que el Sean Parker de la peli es muy lejano al real.
Jesse Eisenberg se abrió un perfil en Facebook al iniciar la peli y lo cerró cuando ya estuvo concluida.
La peli fue rodada con cuatro Red Ones- dos de ellas prestadas por Steven Soderbergh.