Apuntes de verano

Alba Alonso en el estreno de "Entrevista" en Madrid.

El estreno madrileño de “Entrevista” fue genial. Gracias a Córtate por la muestra, y sobre todo a los amigos y a la gente del equipo que estuvo conmigo, y también a los que no conocía de nada y aplaudieron el corto y el trabajo de todos. Fue una gran noche, uno de esos raros momentos en los que las piezas comienzan a encajar.

Afortunadamente, la sensación pasa rápido (modo ironía on.) Y vuelve la zozobra, la lucha, la incertidumbre. Y es que eso es este trabajo. Una sucesión de intentos, casi siempre fallidos, por conseguir algo. Quizá lo mismo que perseguimos todos, en todos los trabajos, en todas las situaciones: aceptación, reconocimiento, un modo de vida, algo de sentido.

El mes de Julio casi ha acabado y no puedo evitar hacer balance de esta temporada 10-11. Ha sido un año muy intenso para mí, ha habido casi de todo, estoy muy contenta por varias razones, aunque he de admitir que me siento exhausta, más emocional que físicamente, y que probablemente será cosa del verano y de la cercanía de las vacaciones, pero ahora mismo valoro más un buen libro o una cena en buena compañía que la posibilidad de rodar otro corto o pensar en una nueva serie. Espero que en septiembre tenga más energía.

Masai Mara.

Este año he dirigido y escrito “Entrevista”, con unos actores excepcionales y un equipo maravilloso al que siempre estaré agradecida. También me he implicado mucho en una serie que si todo va bien saldrá adelante en los siguientes meses. Además, he seguido con mis clases en el Hotel Kafka y he escrito mi segundo guión en inglés. Por otro lado, ha habido otros proyectos que se han quedado en nada, ideas que se han ido por el desagüe, decepciones y enfados variados, pero nada que no haya tenido un ángulo que me sirva para mejorar. Por supuesto, he cometido errores, y espero haber aprendido de ellos.

Myanmar.

Mi S.O. se queja de que soy una vaga porque me gusta mucho escribir en el sofá, pero creo que esta temporada me he esforzado bastante, y he hecho realidad el principio de Peter: “Todo el mundo asciende en las organizaciones hasta alcanzar su nivel de incompetencia.” No sé si lo he alcanzado, seguramente, pero sigo intentándolo.

Phuket, Tailandia.

También ha sido una temporada en la que hecho nuevos amigos, he tenido la suerte de conservar a los que ya tenía, he visto buenas series, he leído algunos libros, pero sobre todo y como decía anteriormente he llegado a valorar la tranquilidad y la armonía. Dedicarse a un trabajo vocacional es algo estupendo, pero lo más importante es vivir.

Confío en que cuando me vaya de vacaciones esta solemnidad me abandone y que regresen las ganas de meterme en nuevos fregaos, y que todos tengáis posibilidad de descansar y pasar buenos ratos.

Gracias por estar ahí y feliz verano.

(Las fotos son de sitios relajantes a los que no iré de vacaciones pero me hubiera gustado.)

La Gran Barrera de Coral, Australia.