Menestra informativa

Un_Ciudadano_Ejemplar_Custo

Estos días en mi vida audiovisual ha habido un poco de todo. Dos despedidas, una de ellas temporal, una peli sorprendente y dos nuevas series que me han encantado.

Lo primero que hice fue ver el final de The Unit, a la que le llegó su final con la cuarta temporada. Es el clásico ejemplo de serie que se murió sin saberlo. Es decir, que su cierre no estaba escrito pensando en la desaparición, sino en una continuidad. Me parece una tremenda injusticia que a una serie de género puro como ésta le llegue un final de autor, abierto e intrigante, y terriblemente incompleto. Los que la hayan seguido hasta la última sabrán a qué me refiero. Ese hecho que ha de suceder, que obedece al código interno de la unidad, spoiler, no llega nunca. Es una pequeña tragedia dejar a los personajes flotando, cavilando entre sus deseos, lanzando líneas hacia el futuro que nunca se llegan a ver, como granadas averiadas. Es el pitorreo injusto al espectador que ha dedicado miles de minutos (sí, miles de minutos) a una serie, y si un@ ve una serie es porque quiere saber cómo acaba. Acaban saliendo al mercado con naturalidad, pero son novelas inconclusas, historias cojas. El mercado amputa estas narraciones y evidencia así que nunca hubo un Jonas ni una Kim Brown y eso sí que me fastidia. Fue una serie irregular, por supuesto, pero creo que no se merecía en absoluto ese interruptus. Una lástima.

También he visto por fin la séptima temporada de 24, aunque con menos ganas que en otras ocasiones. Spoiler. Me fascinó el personaje de Olivia, la hija de la presidenta, así como su augusta madre, y el vicioso aire familiar. No deja de ser más de lo mismo: amenazas de bombas nucleares, patógenos, misiles, conspiraciones, los clásicos problemas entre las fuerzas del orden y alguna reaparición inesperada. A destacar John Voight, entre un siempre acertado elenco de actores. En 24, hasta el fulano más chungo es un actor excelente. A pesar de contar con unas tramas que rozan lo imposible, logran que cuele. Y siempre están colgadas de la actualidad. En esta, la guerrita la da tanto un dictador africano como un enemigo interior, al estilo de Blackwater. Los guionistas de 24 se las ingenian siempre para llenar casi mil minutos de ficción, veinticuatro episodios, de sorpresas, traiciones y tensión. Quizá ya pasó su mejor momento, pero es una serie estupenda, y los que la escriben, unos valientes.

El domingo vi “Un ciudadano ejemplar“, una peli dirigida por F. Gary Grey e interpretada por Jamie Foxx y Gerald Butler. No quiero destriparla porque me pareció muy macarra y muy sorprendente, no es tan buena como Seven pero sí me la recordó en cuanto a la originalidad y lo radical de su propuesta, aunque las almas sensibles deberían abstenerse. Os recomiendo que no veais ni el trailer, así la peli os sorprenderá mucho más.

Y por último, he visto los pilotos de Treme y de Roma Criminal. Dos maravillas como dos soles. No puedo esperar para ver más. ¿Y vosotros? ¿Habéis visto algo bueno últimamente?

4 thoughts on “Menestra informativa

  1. El piloto de Treme promete, desde luego. Y qué alegría reencontrarse con Wendell Pierce y Clarke Peters.

    Me parece, sin embargo, que no tiene la sutileza que tenía The Wire a la hora de presentar la visión del tema de Simon y compañía. Que mira que dejaban claro su posición con respecto a Baltimore, la corrupción, la guerra contra la droga, etc., pero no a martillazos tan salvajes, me parece.

    Habrá que darle más tiempo, que también The Wire necesitaba unos pocos capítulos para engancharte bien.

  2. FLJ, no sé si te entiendo bien. ¿Me lo concretas un poco más? Al igual que tú, creo que hay que darle más episodios. Por otro lado te digo que el momento Lester Freamon vestido de pollo místico me pareció sencillamente ENORME.

  3. Yo creo que el piloto de Treme tiene una energía arrolladora. Dan ganas de irse a vivir allí a conocer a los personajes. Y conseguir eso en un primer episodio ya me parece la hostia.

  4. Me gustó “Up in the air” y todavía tengo el cuerpo revuelto tras ver “Mary and Max”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.