El gusto de los Otros

Hay algo que encuentro particularmente molesto en algunos de los comentarios sobre el post anterior en el que cuento mi opinión sobre la boda de Vanesa y José Carlos. Me molesta que haya personas que crean que si no te conmueve su demostración de amor es porque lógicamente tú eres infeliz. Así es como nacen los prejuicios, y estirando del hilo, ese silogismo chungo e irracional (no te gusta lo mismo que a mí, ergo no puedes ser normal/bueno/feliz) está detrás de muchas de las injusticias que se cometen en nombre de grandes valores como la religión, la moral o la paz.

No voy a andar presumiendo de felicidad ni de infelicidad, si queréis un blog masturbatorio los hay a patadas ahí fuera. Si necesitáis presumir de lo bien que os lo montáis, colgad las fotos de vuestra boda/cámping/tarde de shopping en facebook para reconcentrar las envidias de vuestros amigos.

Yo creo que es fantástico que haya gente a la que le conmueve y a la que no. Yo no voy a pensar nada (nada; ni malo ni bueno) del hecho de que haya gente que lo encuentre enternecedor. Eso es lo bonito: comprender que el gusto de los otros es tan respetable como el nuestro, ni mejor ni peor.

Y si después de todo seguís pensando que a los que nos partimos el culo de la risa a costa del vídeo es porque nos pasa algo, bien que somos más infelices que el perrito tristón, que hemos escuchado mucha música grunge, que tenemos el síndrome premenstrual, que nos han roto el corazón demasiadas veces, que somos cortos, que nuestros padres nos pegaban, que no nos alimentamos bien, que no leemos el periódico que deberíamos… pues os sugiero que veáis El gusto de los otros”, una maravillosa película de Agnes Jaoui. Sentiréis como entra en vosotros, poco a poco, un relajante caudal de tolerancia. Y si no os gusta, no me enfadaré. Ja, ja.

8 thoughts on “El gusto de los Otros

  1. Precisamente, y lo digo con conocimiento de causa, es una costumbre muy sevillana la de despreciar y tachar de raro o infeliz al que no se pone con lo rociero, la feria de abril, o cualquier derivado costumbrista. Sevilla, ciudad acomplejada y compleja donde las haya.

  2. Un detalle bobo: la peli se llama, en español, “para todos los gustos”. No es por enmendarte la plana, sino para que la gente la encuentre, que merece la pena.

  3. Que bien se expresa señora Armero.
    Confesaré que esperaba con interés su respuesta ante algunas reacciones “desmesuradas” ( no sé como calificarlas en su justa medida) que causó el anterior post ( este post si sabría calificarlo, diría “respetuoso” con cualquier expresión de cariño público). Y espero que una vez haya cumplida esta necesidad recupere pronto su habitual estilo y nos regale un nuevo post sobre cine o televisión.

    pd: que me cuesta hasta expresar apoyo en público..como para ponerme a cantar sobre mis sentimientos..sin animo de ofender..

  4. Jean Paul Sartre decía que el infierno son los demás, ¡qué malvado filósofo!, con lo bueno que son los otros. Amos vete, salmonete.

  5. Estoy de acuerdo. Con todo lo que dijste. Y también con la película que sugieres….
    Mañana ración doble para ti, de lo que sea… te la mereces
    🙂

  6. Yo también tenía ganas de decir algo en los comentarios a tu anterior post, porque los cantos de Vanesa a su futuro marido también me daban grimilla y me considero una persona más feliz que una perdiz y enamorada de la vida y del amor, pero no me gustan las parafernalias ni el exhibicionismo.
    Has desarrollado la idea maravillosamente, un primer párrafo cojonudo. Escribes de lujo jodía cabrona mamona.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.