Cómo perder la cordura con la televisión digital

Por fin me he pasado a la televisión digital y que tengo un montón de canales que antes no tenía. No sólo veo canales del servicio que he contratado, sino que también veo (por fin) la Sexta, varios canales autonómicos y teletiendas extrañas.

Dado que me encantan las pelis y las series, sí que hay ventajas evidentes. Sé que siempre hay algo que ver, y si me apetece lo puedo ver en versión original (eso sí, sin subtítulos.) Hacer zapping se convierte en una experiencia tan absorbente como agotadora. Hay algo de ese refrán de “mejor lo malo conocido…” porque con sólo seis canales es fácil tener rutinas de ver programas o dejarlos de fondo, aunque sean una basura infame.

Sin embargo, tiene su lado oscuro. Se supone que la libertad es tener varias posibilidades u oportunidades de elección. Pero cuando tienes tantas opciones, la libertad se convierte en coacción. Te coaccionan para que te quedes sentado, pero al mismo tiempo no ves nada, porque eres incapaz de elegir y cada repaso por la parrilla puede durar media hora.

Primera forma de perder la razón con la tele digital.
Hacer zapping.

Segunda forma de perder la razón:
Elegir un programa, serie o película. Si lo consigues, tendrás la sospecha de que hay algo mejor en otro sitio.

Tercera forma de perder la razón:

Mientras ves tu tele digital, escucha una tele analógica en el mismo canal, y oirás el desfase de varios segundos entre ambas. ?ste es uno de los caminos más rápidos.

Cuarta forma de perder la razón:

Buscar una forma eficaz de controlar la programación. Si alguien conoce una web fiable y completa, que me lo diga.

Quinta forma de perder la razón:
Averiguar qué capítulo es ese que están echando de Miénteme o de Prison Break, ya que en Fox los repiten, y van a su aire, y luego los echan en la Primera o en la Sexta, o en Cuatro. Es como meterse en un cine de sesión continua del que no sales nunca.

Sexta forma de perder la razón:
Intentar ver todas las series que merecen la pena, cueste lo que cueste, amigos, hobbies, luz solar y paseos incluidos. Yo de momento me estoy preparando para el advenimiento de la séptima temporada de “Curb Your Enthusiasm”, con reunión del reparto de Seinfeld incluida. No somos dignos.

Prometo que en la primera noche que pasé con el TDT me desperté a las seis de la mañana con un ataque de ansiedad que solucioné viendo un documental de National Geographic. Pero no pienso dejar que la presencia de tantos nuevos retos me amilane, pienso lanzarme a la experiencia, y por qué no, disfrutar de la televisión. Otra cosa que llama la atención es que la mayoría de las series españolas se ofrecen en horarios nocturnos y alevosos. Admitámoslo, era una necesidad oculta y latente ver “Médico de Familia” a las seis de la mañana.

Ya sé que dije hace poco que cada vez veía menos la televisión. Pero esto no es la televisión, amigos, es el futuro, y yo personalmente no tengo muchas cosas mejores que hacer.

Y de regalo, una minimalista season preview de la esperada séptima de CYE.

10 thoughts on “Cómo perder la cordura con la televisión digital

  1. Jajjjjajjjaaaa. Es cuestión de acostumbrarse a lo del orden de los episodios de las series. Yo he desarrollado una extraña habilidad para verlos salteados y sin despeinarme 😉 .

  2. Estimada Ángela, para mí una de las razones que me llevó a (casi) perder la razón fue descubrir gustos en mí que años atrás hubieran provocado que me pegara una paliza si me encontraba por la calle: uno, que siempre se ha vanagloriado de ser un amante de documentales y rarezas cinéfilas, acabó cual yonki enganchado al pegamento… ¡al Canal Cocina! Mientras “Documanía” emitía un interesante reportaje sobre Gore Vidal, por ejemplo, yo caía en las redes catódicas de una monja sudamericana que en una cocina sacada de la serie “Amar en tiempos revueltos” enseñaba a hacer “angelitos” con harina, agua, yema de huevo y cabello de ángel (lógico…). O las patéticas maneras de una señora italiana que hacía espaguetis boloñesa como Belén Esteban recita a Lorca. ¡Pero no podía apartar la vista, tal era el influjo hipnótico de aquellas imágenes feas a más no poder! ¿Y qué decir de los absurdos reallitys de “People and Arts”? “Extreme Makeover”, “Esposa por sorpresa”,… Virgen santísima, qué tortura!
    Por ello, antes de acabar asistiendo como público a “Sálvame”, me di de baja. Además, ¿para qué inventó Dios el P2P?…

  3. Yo lo llevo fatal. Empiezo en el primer canal y no paro hasta dar la vuelta completa. Entonces, no solo no me acuerdo de si había algo que me gustaba, si no que pienso que es posible que durante mi vuelta de reconocimiento haya acabado algo que no me gustaba (dando paso a algo que podria gustarme). Así que empiezo de nuevo.
    El otro día ví un documental de vampiros, la peli de los panero (guanmortaim) y un publirreportaje de unos cuchillos impresionantes. No me preguntes por que…

    Y confieso que yo tambien estoy enganchada al canal cocina. Grom, querido, si quieres montamos un grupo de feisbu… 😛

  4. Canal Cocina es maravilloso y ya sería EL CANAL con mayúsculas si se decidieran a darle un programa de cocina en un entorno seguro y lujoso a Bear Grylls.

    De todas formas una cosa es la TDT y otra los canales de pago tipo Ono, etc. Yo tengo tdt y sólo cojo canales de teletienda y todos los asociados a Intereconomía. Súperchachi.

  5. uy uy uy señora Armero que no sabe usted donde se mete. Si han tenido que crear una asociación sin ánimo de lucro para los afectados por la televisión de pago, porque mira que es difícil salir de ese agujero. Te envían entradas de cine o teatro, te prestan un perro para que lo pasees, y si es necesario te llevan a alguien a casa para que te de charla..en los casos más difíciles, cuando la persona no es capaz de levantarse del sillón (en la tele de pago no hay anuncios) van a tu casa a prepararte tres comidas al día con los nutrientes básicos.
    Y lo peor no es el daño que uno se hace..perdida de amigos, trabajo, aficiones..lo peor es que empiezas a distinguir ceros y unos en la pantalla, y ningún programa te parece lo suficientemente bueno. Esto para un amante del cine y la televisión es lo peor.
    Se nota que he pasado por ello, verdad? Si es que no hay nada como la telebasura para llevar una vida equilibrada.

  6. Ángela , qué te parece el formato de Se Lo Que Hicisteis…? A mí me hace gracia.

  7. Ruth, yo eso de verlos salteados… los prefiero en conserva (no he podido resisitirme a la tontunada)

    Grom, es perfectamente lícito ser fan del Canal Cocina. En cuanto lo encuentre, me hago fan.

    Leon, a ver cuándo llegan los chicos de Amazon…

    Rebe, es difícil, es como una especie de memory chungo, porque en realidad no quieres jugar. Me imagino a Dori, la de Buscando a Nemo, viendo TDT. Sería la risa. Sería la risa. Sería la risa.

    Esti, yo ya no sé ni lo que tengo. Es un mundo muy misterioso. Te dejo a Bear todo para tí, que es un farsante.

    Carpanta, siempre tan certero usted.

    Sveirl, es verdad que cuando solo hay basurilla en la tele es más fácil despegarse del sofá. Somos un par de traumatizados.

    Javier, pues me parece un programa muy hábil, muy divertido, y me gustan mucho Patricia Conde y Ángel Martín. En cambio, Miki Nadal no me hace gracia. Lo vería, pero a esa hora no estoy en casa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.