Mi noche en blanco

Ayer cogí un autobús a las 14.30. Llegué a Astorga, (León) a las 18.00 h. Encontré el Teatro Gullón (para que luego digan que las mujeres no sabemos leer los mapas), tomé asiento, comenzó la gala de clausura, donde actuaron Russian Red (cuya actuación me encantó, os lo recomiendo), además de una bonita actuación de unos bailarines de danzas leonesas (por su aspecto, bien podrían haber venido de una galaxia paralela) y se entregaron los premios del IX Certamen Nacional de Cortos de Astorga.

No he encontrado ningún vínculo para que consultéis el palmarés, pero los galardones estuvieron muy repartidos: “Alumbramiento”, de Eduardo Chapero-Jackson (este hombre es un talentazo pero lo de su nombre me parece fascinante, sólo podría ser mejor si se llamara Eduardo Acción-Jackson), “Heterosexuales y Casados”, de Vicente Villanueva (a quien tuve el placer de conocer), y “Las Horas Muertas” de Aritz Zubillaga se llevaron los tres premios gordos, y luego también hubo premio para mi amiga Isabel de Ocampo por “Miente”. Además, pasé un buen rato hablando con Lucas Figueroa, que se llevó ni más ni menos que tres premios por “Porque hay cosas que nunca se olvidan” y con Hatem Kraiche Ruiz-Zorrilla, que se llevó otro para su corto “Machu Picchu”. En fin, que les doy las gracias a Luis Miguel Alonso y a la organización del festival por su amabilidad y por apoyar mi corto.

Y el premio al mejor guión me lo llevé yo, qué pasa, por “La Aventura de Rosa.” Y claro, el típico trajín de subir a recoger el premio, hablar, yo creo que dije algo como esto:

[youtube=http://www.youtube.com/watch?v=VH2nQHPs4aA&hl=en&fs=1]

Por cierto, podéis leer sobre todo lo relativo al corto en este nuevo blog del ídem.

Después de la clausura, en la que los bailarines de danza leonesa gritaban “¡mundo!” o algo así y saltaban graciosamente definiendo 365º, cenamos un picoteo con exquisitos productos de la tierra, como cecina, jamón, empanadas, chocolate y pasé un buen rato con los amiguetes que os he mencionado. A las 02:15 cogí el autobús de regreso, con el trofeo, un simpático buho que pesaba varios kilos, y llegué a Madrid a las 06.30, viendo jovenes borrachos de tanta cultura por las calles.

Os dejo con la clásica instantánea de “jóvenes cineastas con Montxo Armendáriz de fondo”, y prometo volver con posts más serenos e incluso con vínculos y frases subordinadas.

Ahora no puedo hacerlo porque me voy de vacaciones. Mi destino es clasificado hasta que os escriba desde allí. (Pocas veces tengo la ocasión de hacerme la interesante y no la iba a dejar escapar.)

Sed buenos.

10 thoughts on “Mi noche en blanco

  1. ¡¡Enhorabuenaaaaaa!! Te lo mereces, ché.

    Y Lucas es un amor de persona.

    Como molan las clausuras, y más si han premios de por medio.

  2. Enhorabuena guapaaaaaaaaaa!

    (Me encanta esa peli, y ese es uno de mis fragmentos favoritos, jajjajajjaj)

    Besitos

  3. Enhorabuena a los premiados y envidia del viaje… cachis en tó.

    Me quedo cuidando el chiringuito y las copas. Ta luego!

  4. la desolación americana… es analizada por Philip Slater, un sociólogo que escribió en 1970 “The pursuit of Loneliness” (la persecución de la soledad), un ensayo interesante para entender lo que pasó, lo que está pasndo y lo que va a pasar. (uno que va DE PASO)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.