El mejor insulto de mi niñez

Hoy he visto a un ser humano de extraña fisonomía y de golpe me ha venido un tierno recuerdo de mis días de colegio. En aquellos días, llevábamos uniforme, nos insultábamos varios cientos de veces al día, los chicos nos levantaban la falda, las chicas nos arreábamos puñetazos en-salva-sea-la parte (aquellos golpes se conocían como “michelazos” por la divertida forma de relacionarse de Michel y Valderrama) y en fin, pelearse, pegarse, perseguirse, acollejarse y sobre todo insultarse eran formas cotidianas de diversión. Y el insulto que más nos gustaba a todos los críos de mi colegio era “amorfo” o “amorfa”, según el diccionario de Real Academia de la Lengua Española, 1. adj. Sin forma regular o bien determinada, 2. adj. Que carece de personalidad y carácter propio.

Era bajar al patio y un coro de “amorfa”, “amorfo” te envolvía como una música celestial. Al recordarlo en la calle me ha parecido muy sofisticado para unos niños de cuarto o quinto de EGB, (qué tiempos!) pero amorfo,-a además de un insulto era un apelativo polivalente.

-Me ha hecho una pillada Palmito.*
-Ja, ja, qué amorfa.

-He sacado un sufi en Sociales.
-Mira qué eres amorfa. Eres lo más amorfo que he visto en mi vida.

También estaba aquello de salir del baño o entrar a clase y que alguien te saltara encima y te gritara al oído: “¡AMORFA, AMORFA, AMORFAAAA!”

Y conocíamos todas las palabrotas habidas y por haber, pero por alguna razón, “amorfa” nos parecía superior, como si “no tener forma” condensara todo lo malo que se puede decir de una persona que está creciendo. Qué nostalgia.

*Palmito era uno de tantos apodos para designar a los chicos de cursos superiores que nos gustaban.

3 thoughts on “El mejor insulto de mi niñez

  1. Para nosotros “lerdo/a” era el insulto supremo y se lo debíamos a nuestro profesor de matemáticas, que nos decía cosas así. Su frase antológica era “me ponéis del hígado”.

  2. La primera vez que yo le dije a un compañero “cabrón” se hecho a llorar, se pensaba que le había dicho algo raro.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.