¿Qué me pasa, doctor? ¿Por qué no puedo con la Quinta de Lost?

Creo que voy a hacérmelo mirar. El caso es que, cada vez que me pongo el tercer (quizá el cuarto) capítulo de la quinta temporada de Lost me quedo frita, como si me hubiera picado una mosca tse-tse. Pero lo peor no es eso. Lo peor es que tardo en volver a intentarlo varios días, e incluso, semanas.

¿Qué me está pasando? ¿Es una crisis vital? Tendría que decirle a una de mis series favoritas, “¿No eres tú, soy yo?” ¿Acaso he madurado? ¿Es un ciclo hormonal? ¿El cambio climático devalúa mi criterio como la lejía un vestido de colores?

Bien, como podéis comprobar he pensado en todas las posibilidades hasta llegar a una conclusión sencilla, que sé que me granjeará (me encanta el verbo “granjear”, es tan… rural) comentarios impopulares pero… doctor… creo que Lost ya no me interesa.

Perseveraré porque ya he visto cuatro temporadas y claro, quiero ver el tan cacareado final. Pero creo que han mareado mucho la perdiz. Lo que antes me parecía fascinante ahora me parece bizarro y gratuito. Atención, spoiler. Ya cuando empezamos a mover la isla y a tocar las narices con la madre de Faraday y los flipes temporales de Desmond, pues francamente, me canso un poco. Y es que me he dado cuenta de que las series que más me gustan son las realistas, o al menos que tengan cierto viso de coherencia. Y Lost hace tiempo que no lo tiene. Fin del Spoiler.

Es una serie que he amado, porque sí, esa es la palabra, durante todos estos años y que me ha hecho muy feliz. Le he “perdonado” lo obvio, lo que le perdonamos todos: que abra interrogantes y no los cierre, que ocurran hechos sorprendentes que se justifican por sí mismos por su capacidad de generar golpes de efecto y de epatar al personal, aunque no tengan ni pies ni cabeza. Desde el Oso Polar del primer episodio hasta las visitas de Charlie a Hurley pasando por la chocita de Jacob. Todo genial. Sólo que ya me he cansado.

Creo que han sacado tantos conejos de la chistera que ahora sólo les quedan pelusones enormes. O igual soy yo, que me he hecho mayor. Ahora me da bastante pena, pero me reconcilia un poco con la teoría de guión que siempre ordena que las cosas, dramáticamente, sucedan por alguna causa. Lo malo es que veía esta serie y decía “pues a ellos les funciona lo de pasarse la causalidad por el forro, igual nos lo enseñaron mal.”

Han sido unos maestros del “porque sí” y del “flípalo” pero finalmente me han decepcionado. No sé si soy la única persona del planeta a la que esto le pasa, así que esto es una especie de mensaje en una botella o una incitación al asesinato para algunos fans.

En cualquier caso, aquí estoy. Y he de decir que los pedos que se agarran los Darling en Dirty Sexy Money me mantienen despierta y mucho más divertida.

¿Será grave, doctor?

15 thoughts on “¿Qué me pasa, doctor? ¿Por qué no puedo con la Quinta de Lost?

  1. No te preocupes, a mí me pasó lo mismo. No es tu culpa. Es que la temporada es previsible y están pasando cosas todo el tiempo sin ningún tipo de gracia. Pero luego, cuando se estabiliza un poco la cosa, mejora bastante, y el último capítulo es el mejor de la serie.
    Ánimo

  2. ¡¡Sacrilegiooooo!! XDDD Es broma, ché. A mí me está encantando, flipando y apasionando. Claro que desde que salió adoré a Desmond sobre todas las cosas y estos espisodios están siendo para mí una fantástica aventura.

  3. Hola 🙂
    Primera vez que visito este lugar y me encuentro con un maravilloso post sobre Perdidos. Un post que me encantaría haber firmado (si tuviera blog, claro). No tendré más remedio que volver. Yo no termine la primera temporada y llevo años de peleas con mis amigos. Así que te animo a que la dejes. ?nete a mi.
    Te amo.
    HOP!

  4. Para mí está muy claro, Angela. Entre Perdidos y, pongamos por caso, A dos metros bajo tierra, In Treatment, Los Soprano o The Shield, no hay ni punto de comparación. Perdidos es una feria, con sus montañas rusas y su túnel de la Bruja; las otras son Arte con mayúsculas, en estado puro.

  5. Ay Angelita, Angelita, dale una oportunidad. Te reconozco (muy a mí pesar) que la temporada empieza floja. El rollo viajes en el tiempo agota y decepciona al principio.
    Pero va mejorando mucho y el final está interesante, como aquél final de la tercera épico, I promise you! (y eso que me queda el último episodio por ver).
    No pierdas la ilusión, que eso me a mucha pena…

  6. Pos a mí me encantó la primera temporada y, a partir de ese momento, o más concretamente a partir del tercer o cuarto episodio de la segunda empezó a parecerme aburridísima, la verdad.

    Muchos de mis compis me dicen que eso es porque no tengo “fe”, porque no le doy una oportunidad, que luego mejora. Pero a mí me parece un pelín fuerte que una serie requiera fe para verla. Lo que quiero es divertirme.

    Lo que creo que tengo mu claro es que el final será un gran bluff…

  7. Aronfenix, gracias por los ánimos. Ya te contaré qué tal ese desenlace.

    Ruth, Desmond es un gran hombre. Pero no es tan atractivo para estar flipándolo con él constantemente! 😉

    Jaba, aquí hay sitio para todos; sobre todo para quienes me aman. Un beso. De regalo.

    David, es verdad que el Arte está presente en las que comentas. Yo creo que en Lost ha habido talento pero sí que se ha quedado en un mero artificio, y es una lástima. Besos.

    Eola, si tú me lo pides, mantendré la ilusión. Por tí y por Jack.

    Yusted, eso de la fe y las series… yo tampoco lo veo mucho. La terminaré por una cuestión de principios y por los momentos bonitos que me han dado en el pasado (sobre todo, hasta la tercera, que el final es la pera) y rima.

  8. No estás sola, querida. Los tipos como nosotros nos hemos inmunizado contra la truquitis de Lost, y eso que a mí los viajes en el tiempo me pierden; es lo mismo que ponerme un buen filete delante.

    Pero esta vez no lo compro.

  9. Tranquilidad y buenos alimentos. Coge aire, respira fuerta y cuenta: 4, 8, 15, 16, 23, 42. Asi hasta hacerlo 108 veces. Una vez realizada esta simple operación, sientaté delante de tu televisor modelo 815 y empieza a ver la quinta temporada.
    No te pongas nerviosa y tomate unas pastillitas Dharma para no dormirte porque aunque al principio cuesta, te puedo asegurar que el final de la quinta temporada es genial y te lo juro por Jacob.

    Además en esta temporada el bueno de Swayer se nos ablanda un poquito (tiran más dos tetas que dos carretas), Hurley ya no está tan loco y Locke, bueno este tío es una incógnita.

    En fin, ya queda poco para la traca final que nos tiene preparado la cabezita loca de J.J. Abrams para la primavera de 2010 y ahora no vas arrojar la toalla.

    Por cierto, “Todo suce por alguna razón”:

    http://donrobot.spreadshirt.net/es/ES/Shop/Article/Index/article/Everything-Happens-for-a-Reason-9313464

    Y si toda esta empanada mental que nos llevan metiendo durante cinco temporadas no ten convence, no te preocupes, “Probablemente Jacob no existe, deja de preocuparte y disfruta de la isla”.

    http://donrobot.spreadshirt.net/es/ES/Shop/Article/Index/article/Jacob-no-existe-8508335

    No tiene desperdicio esta serie y es que yo también estoy “Perdido por Lost”. Sientate, abre bien los ojos y las orejas y disfruta de la mejor serie que han parido los yankis desde la destornillante Friends.

    Saludos.

  10. Me pasa exactamente lo mismo. Y con lo que no puedo es con esto de “vamos al otro lado de la isla (para marear la perdiz)” Y cuando hemos llegado alguien dice “pues me vuelvo al campamento base a buscar a nosequién que TIENE que estar aquí” “Ah, pues yo aprovecho y voy a por la bomba”. Así parriba, pabajo, joder, ¡estaos quietos y contadme algo!

  11. Es romántico que no pierdas la ilusión por mí ni por Jack. Ayer vi el último y volvieron a conseguir dejarme anonadada (es fácil también lo mío, jeje).
    Ánimo con ello!

  12. Vaya… me duele (lost ya es como de la familia) ver que cada vez hay más gente que a la quinta se van desinteresando… Lo entiendo, pues las vueltas ya son tantas que marean. Pero creo que el problema es nuestro, visto con perspectiva creo que ellos (Lindelof y Cuse) están siendo fieles a sí mismos, y sobre todo a la serie. Que siempre fué sorprender, enganchar e hilar de forma más o menos verosimil lo que proponía. Es cierto que el grado de inverosimilitud va creciendo exponencialmente (quizás al mismo ritmo al que aumenta nuestra dificultad para sorprendernos). Pero todo, desde el oso polar, hasta el porqué del accidente de avión va teniendo su explicación… es aquí donde quizá el equilibrismo de los guionistas sea proclive a tropezar, pues cuando comienzan a explicar las incógnitas abiertas me siento como un niño al que le desvelan el engranaje de un truco de magia. Y lo que más me gusta de Lost es que me hace sentir como cuando de niño veía bola de dragón, espero cada capítulo como un pequeño regalo, y comparto sus argucias y misterios con amigos y conocidos como con pocas series hago. Quizás no esté a la altura de Sopranos, Fishers y demás… o quizás no y sólo estemos observando el envoltorio, y al igual q Twin Peaks no sólo versaba sobre quién asesinó a Laura Palmer, Lost es mucho más que una isla.

    Ahí lo dejo que se me va…

    Saludos y besos

  13. Ángela, no te sientas culpable. Yo me desenganché al final de la tercera temporada, y aún no me lo han perdonado. La gente me insulta en el trabajo, me llaman de todo, pero qué quieres que te diga, a mí me parece que ya no era de la serie que yo me enganché. Yo adoraba la serie de unos tipos sobreviviendo en una isla más o menos desierta, con ciertos misterios. En cuanto hubo trescientas islas, internet, submarinos y casi un Carrefour, pensé: “Esta no era mi serie…”

  14. M., un filete o un solomillo temporal como el de Matrix, o casi una magdalena como la de Proust, que es lo más matrix antes de Matrix. Gracias por tu solidaridad, compañero.

    Neo, gracias por los interesantes vínculos. Estoy dividida entre los solidarios que me dicen “pasa” y los que dicen “anímate”, de los que tú eres uno de los más persuasivos. Saludos.

    Bárbara, tienes toda la razón. Para un rollo cansino yo ya tengo bastante con dejarme las llaves en casa, con bajar tres veces porque me he olvidado de comprar no se qué… en fin, que la logística coñazo mejor que se quede en casa.

    Una pena, Bamako.

    Eola, ya sabes que sacas lo mejor de mí, loca.

    Pirata, totalmente de acuerdo en que Lost es más que una isla, cuando es buena lo es un rato, pero yo no puedo ser más indulgente con Cuse/Lindelof porque sean fieles a sí mismos o a la serie, es decir, eso es lo adecuado para la situación, pero por mucho que tengan que resolverlo “a la excéntrica” para conjuntar con el tono, creo que su misión es convencer, seducir a la gente para que no abandone la serie, y que lo están haciendo regular. De todas formas me parece muy interesante tu reflexión. Un beso.

    Emilio, me encanta lo del Carrefour. ¿Para cuándo una bolera en la Isla?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.