Grandes escaqueos: The dingo’s got my baby!

Que viene a ser: ¡El dingo se comió a mi bebé!

Es una de esas frases que se han hecho populares, comparable a “The Truth? You can’t handle the truth!”. La dijo Meryl Streep en Evil Angels, también conocida como “A cry in the dark.” Es la historia de Azaria Chamberlain, una niña que hoy tendría 28 años, que desapareció misteriosamente en un camping en Uluru (Australia) con su familia.

Meryl Streep interpreta a su madre. Está en el juicio, y acosada por las preguntas malintencionadas, no puede más y lo suelta:

“¡El dingo se comió a mi bebé!”
(o se lo llevó, pero no creo que el dingo quisiera jugar al parchís.)

¿Por qué es una excusa tan buena?

Porque nadie sabe qué aspecto tiene un dingo, si es un animal, el sumo sacerdote de una secta, un fenómeno meteorológico o una aplicación de Facebook. Entonces, antes de saber si es una memez o no, tienes que documentarte sobre qué es un dingo, si es algo así como el Ratoncito Pérez, pero con más apetito.

¿Por qué no entregaste la escaleta a tiempo?

“El dingo se comió mi portátil.”

¿Por qué no me llamaste?

“El dingo se comió mi móvil.”

¿Por qué no limpias la alfombra?

“El dingo se comió la aspiradora.”

¿Por qué te empeñas en llamar a ese tío?

“Yo que sé. No se lo digas a nadie, pero creo que el dingo se comió mi cerebro.”

Adopta a un dingo. La vida será mucho más sencilla.

¿Cuál es vuestra frase favorita para escaquearos?

8 thoughts on “Grandes escaqueos: The dingo’s got my baby!

  1. A mi me gusta mucho lo que decían Faemino y Cansado cuando les pillaban fumando. Miraban el piti y decían “Es que no es mío”.

  2. La que yo siempre uso se la cogí prestada a un joven Julius Henry Marx que, según cuenta en su autobiografía “Groucho y yo”, un día estaba jugando con sus hermanos a saltar como energúmenos de cama en cama en su cuarto (los 5) y se cargaron un somier, como se veía venir. Entonces la madre entró enfurecida y preguntó quién había sido y qué había pasado.
    Groucho contestó: “Entró un señor por la ventana, saltó sobre las camas y las rompió!”.
    Me encanta.
    Eso sí, sueño añadirle para hacerlo más absurdo aún “con bombín y bigote”.

    ¿Por qué no has traído los deberes?
    – Es que vino un señor con bombín y bigote y se los llevó!

  3. A mi en el cole me enseñaron una canción en inglés que era sobre un Dingo, sólo me acuerdo del estribillo y consistía en deletrear D.I.N.G.O en inglés. Me costó unos años darme cuenta que “diaiengiiooou” era dingo y a su vez éste un animal.

    Yo no tengo frase para el escaqueo, pero pongo una cara muy ambigua.

  4. A mí me va más lo de ponerme trágico, y entonces cito a Robe Iniesta de Extremoduro:

    “Ayer bebí hasta jurar, pero hoy no me levanta ni Dios”.

    (y la mayoría de veces no es una excusa…)

    un besote mu fuerte, ángela!

    Israel

  5. Imposible escaquearse en una época de crisis jajaja, Ángela. Por eso soy un verdadero fan de lars von trier y no toco las castañuelas. Lars Von Trier es lo máximo.
    Hay gente que te obliga a conocerla más que lo que sabe su propia mujer. Parece una interesante temática. jajaja.

    Saludos, Angela. Me gustó mucho tu cortometraje.

  6. Marisilla, es verdad, qué graciosos son.

    Lucatoni, no es mala excusa.

    Galahan, la idea de ir de una habitación a otra destrozando las camas me parece un deporte guay. En mi casa la diversión se acabaría pronto, eso sí.

    Una respuesta impecable, Martín 😉

    Dublín… cara ambigua, eh… no sé yo si me fiaría de tí. Si me hablas de que un castor se comió tu agenda, entonces sí.

    Hola Israel!, jajaja, es que lo de jurar te deja muy mal cuerpo al día siguiente. Un abrazo bien fuerte.

    Los Mandingas, la parte esa sobre la gente que te obliga a conocerla me ha resultado un tanto enigmática, quizá lo puedas aclarar. Gracias por lo del corto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.