Un consejo para escritores

Este no es un consejo para ser mejor escritor. Si tuviera esa clase de conocimientos, no los divulgaría alegremente.

Tampoco es un consejo para encontrar trabajo. Ni siquiera para ser más popular.

El consejo es que si, como dice Truman Capote en el prólogo de “Música para camaleones”, Dios te ha dado un don (y también un látigo, que según él es únicamente para flagelarse), debes utilizarlo en los momentos en los que te sientas mal. En el que parece que los planetas se conjuran para derrumbar tu ego. En el que te sientes objeto de injusticias, o simplemente, estás en un planeta de tenedores cuando tú lo que necesitas es una cuchara. (Esto es de “Cosas que hacer en Denver cuando estás muerto”)

Cuando te veas en cualquiera de estas situaciones, te sientas y sigues escribiendo.

?se es mi consejo. Puede que sea una mierda, pero a mí me sirve.

One thought on “Un consejo para escritores

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.