FREE THE ARCTIC30

Foto de National Geographic.

Foto de National Geographic.

30 activistas de Greenpeace llevan más de un mes detenidos por haber hecho una protesta pacífica a favor de salvar el Ártico. Iban a bordo de su barco “Arctic Sunrise” cuando fueron abordados de forma ilegal por las autoridades rusas y ahora mismo siguen encarcelados en Rusia. Postear hoy a favor de su liberación es parte de una campaña global con la que Greenpeace espera obtener la repercusión necesaria para que esta situación tan lamentable llegue a su fin.

Según la página de Greenpeace,

El hielo refleja gran cantidad de calor solar hacia el espacio y mantiene así fresco al planeta y estabiliza los sistemas meteorológicos. Proteger el hielo significa protegernos a todos.Aunque nos suene lejano, que el Ártico se derrita nos afecta a todos ya que es vital para el funcionamiento global del clima del planeta. Para evitar los impactos más catastróficos del cambio climático, es necesario mantener el aumento de la temperatura global por debajo de los 2ºC. Si la temperatura aumentase por encima de esos 2ºC el Ártico desaparecerá. Y, ¿qué pasará a la vez en todos los rincones del planeta? Las estaciones, las cosechas, los alimentos que podemos cultivar, los bosques, las playas y el nivel del mar, las especies de animales cambiarían de manera irreversible.El Ártico está amenazado por las prospecciones de petróleo, la pesca industrial y los conflictos. Las compañías y los gobiernos quieren buscar petróleo en las aguas desheladas del Ártico.Shell, BP, Repsol, Exxon y Gazprom, entre otros, se han unido a la fiebre del Ártico y prefieren arriesgarse a un vertido por poder extraer petróleo que sólo cubriría la demanda global durante tres años.Para perforar el Ártico, las petroleras tienen que apartar los icebergs que sus plataformas encuentran en el camino, y derretir el hielo flotante con mangueras gigantes de agua caliente. Si permitimos que lo hagan, la llegada de un vertido catastrófico es sólo cuestión de tiempo.

Estas son razones más que suficientes para apoyar una acción definitiva para evitar la explotación del Ártico. Pero si no se quiere hacer por conciencia ecológica o sentido común, debería apoyarse simplemente porque hay algo en cada uno de nosotros, un escrúpulo, algo que nos duele cada vez que algo tan bello sufre daño o está en riesgo de ser destruido.

Puedes seguir el twitter de Greenpeace si me pegas aquí.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.