SUPER 8

Vi “Super 8” en Berlín. Los alemanes son tan audaces que cuando van a ver versión original, lo hacen sin subtítulos. A pesar de ello, creo que me enteré bastante bien.

¿Me ha gustado la película?

Si la comparo con lo que he visto en las salas comerciales en los últimos tiempos (la última de los Piratas, Resaca 2, Sin Límite, Pequeñas Mentiras sin Importancia…) sí.Mucho.

De hecho, puedo decir que sí me gusta, pero con bastantes reservas.

Me gusta el 50% de la película, y aquí comienzan los espoilers.

Me gusta muchísimo todo lo relativo a los niños: su proyecto de cine amateur, las relaciones entre ellos, la historia de amor entre el prota y la rubita… Y aunque sea previsible, también me gusta el arco que tienen los dos protas de desencuentro-encuentro con sus padres.

También me gusta cómo está rodada, el planteamiento de la historia, el “feeling” de haber vuelto a mi infancia (es como volver a ver ET o “Encuentros en la tercera fase” o “Tiburón”, por el look, los temas, la resolución de los conflictos…), cierta “pureza” o “ingenuidad” narrativa que ofrece con acierto el punto de vista del protagonista.

No me gusta nada el bicho. Es igual de feo que el de Falling Skies, y por lo que he podido leer, que el de Cloverfield. No me gusta que sea malo al principio y bueno al final. La transición se percibe como muy aleatoria y gratuita, y el giro final es tan anticlimático como el de “La Guerra de los Mundos.”

De modo que cuanto más hay de los niños (la primera hora) más me gusta, y cuanto más hay de los “invasores”, menos.

Por otro lado, aunque yo entré hasta la cocina en el mundo de nostalgia de Spielberg y los ochenta, hay algo que me perturba un poco. Es como si viera las intenciones: “Hagamos una peli como Spielberg para el público que tenía Spielberg en los ochenta”. A mí me ha seducido esa pasarela del tiempo, pero no sé si tiene valor en si misma, no sé si me gustaría igual de no haber visto las pelis que la inspiran. Tendría que preguntárselo a alguien que no viera en su infancia E.T. ni Los Goonies ni Cuenta Conmigo.

En otras artes, trabajar “A la manera de” es bastante habitual, pero en cine es un poco raro. Es como si en los años ochenta un director emergente hubiera hecho una peli como Douglas Sirk, Nicholas Ray o Fritz Lang, con su misma estética, con la misma época, sus mismos temas y la misma forma de resolverlos. (Aparte de ser producida por una de estos tres directores.)

Muy raro, ¿no?

La mayor parte de las películas basadas en un pasado reciente suelen tener un motivo histórico, por un determinado momento social (es evidente por qué Mad Men transcurre en la década de los 60) o por ser la adaptación de una novela. Sin embargo, no veo por qué Super 8 necesita transcurrir en el presente como no sea para apelar “al niño interior.”

En definitiva, que puedo entender por qué esta peli gusta y disgusta. Yo me lo pasé bastante bien casi todo el rato, aunque no sé si el disfrute venía del presente o del pasado. (No digo que transportar a un espectador hastiado del 2011 al año ochenta y algo no tenga mérito. Lo que me pregunto es si esa capacidad es lo más interesante de la película.)

¿Qué opináis vosotros?

4 thoughts on “SUPER 8

  1. Opino lo mismo que tú, la peli me encandiló pq tengo 40 tacos y he vivido “en directo” a ET, los Goonies, Cuenta conmigo, Exploradores, Encuentros en la tercera fase…

    Elle Fanning me dejó como a sus compañeros en la acción de la escena del rodaje en el apeadero… hacía tiempo que no me emocionaba tanto con algo que, además, en la metarrealidad de la película es mentira, impostado… ahí JJ Abrams demostró que puede calzarse la gorra, las gafas y la barba del Spielberg que en “La terminal” nos emociona con una simple palabra… “cabra” (escena de la medicina que quiere pasar por la aduana el inmigrante ruso y que no le dejan a no ser que se trate de medicina para uso veterinario y no para su padre enfermo).

    El “bajón” lo tuve tb con la transformación del bicho. Que sí, que nos han explicado que puede meterse en tu mente, pero en dos frases el niño lo convence… anticlímax extremadamente forzado.

    Y por último yo tb pensé que la peli tenía el gran mérito de transportarnos a otra época, de hacernos compartir la pasión por el cine (esto para algunos como tú y yo creo que estaba ya cantado) pero me queda la interrogante de si realmente habría resultado imposible ambientarlo en la actualidad… cuando los chavales ruedan pelis con su iPhone y los suben inmediatamente al YouTube y probablemente hayan perdido la inocencia y la ilusión que teníamos nosotros a su edad.

    Desde ese punto de vista la peli entraña una tremenda nostalgia de lo que quizá nunca vuelva.

    Saludos.

    Por cierto, creo que comentaste que el Museo del Cine de Berlín era interesante y tomé nota pq voy allí la semana que viene… coincide que hay una exposición de story boards de grandes joyas del cine.

  2. Hola Ángela:

    yo la vi el viernes pasado y me ha pasado exactamente lo mismo. Me gustan las cosas que me gustaron en otras de Spilberg de pequeña, me gusta sobretodo el principio, me encantan los actores (esa rubita!!!!!!!q potencial!!!) y me sobra el sentimentalismo excesivamente facilón, que siempre he rechazado, incluso de pequeña y que en esta película (será la edad?) me parece menos justificado que en otros clásicos de nuestro tiempo.

    Me sobra ruido (he de decir que el volumen de la sala en que vi la peli era insano), explosiones, efectos… me sobra velocidad. Creo que se podía haber contado lo mismo y quizá mejor con menos. Pero no se si entonces el público infantil-juvenil de ahora lo entendería igual de bien.

    La película en España no está recomendada para menores de 7 años y creo que yo no llevaría a mi hijo de 10 (si tuviese un hijo de 10) a verla. Me sobra algo de violencia y sangre. Me sobra monstruo.

    Aún así, me resultó entretenida y me encantaron los chascarrillos absurdos del niño vomitando cada vez que se asusta (el hijo de la serie de BigC), el gordo, el freaky de las tuampas (explosivos en su versión sXXI).

    En vista de como está la cartelera en agosto, no es una mala opción

  3. Hola!
    Yo la vi ayer! Tenía ganas por ver qué hace el niño pródigo de la tele, y la verdad es que no me disgutó, pero tiene claroscuros evidentes. Son todos los que tu has mencionado. Yo hubiera preferido no ver nunca al bicho y si lo enseñas que no sea tan desagradable. A parte que Abrams se ha olvidado de darle un arco al bicho. Y claro el momento niño vs bicho, como tu bien dices, es lo mas anticlimatio de la peli. Muchas buenas intenciones, pero me ha parecido falta de personalidad para rematar ciertos momentos. Ahora, reconozco que el final con el colgante de la madre es maravilloso.
    JJ Abrams filma a la manera de Spielberg, igual que Bogdanovich hizo a la manera de Ford. Este, al final, consiguió tener su propio estilo, veremos si JJ lo consigue.

  4. Llovía demasiado en Galicia, asi que…cine. Me convencieron para ver esta peli. Somos más mayores y la era Spielberg nos llegó al mismo tiempo que a vosotros, solo que íbamos de madres. Hay pelis que nunca hubiera visto si no llega a ser por esa circunstancias: Matilda, Willow, E.T. y que me encantan.
    Super 8 me entretuvo mucho, la escena de los niños rodando frente a la casa donde se despliega el ejército, lo del valor añadido, me tronchaba de risa, la niña diciendo su texto por primera vez y lo atónitos que se quedan los otros me pareció genial, muy creíble. Pero demasiados efectos especiales, demasiado ruido y un monstruo a lo Alien feo y asqueroso, a veces parece que a los guionistas les falta fuelle y valor, se conforman con poco.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.