VENDEDORES DE ILUSIONES

Publicado antes en Bloguionistas

Llevo cierto tiempo trabajando en la creación de nuevas series en lo que podríamos llamar cariñosamente Development Hell, Development??s Kitchen, o Arrested Development. Es que un trabajo tan bonito como frustrante, porque es muy difícil dar con la formula del éxito.
Como dice William Goldman NADIE SABE NADA, si la gente (ya sean productores, directores o escritores) supiera cómo se fabrica un éxito todo el mundo tendría uno; es muy complicado materializar una serie, al igual que pasarse un tiempo invirtiendo tiempo y esfuerzo en un proyecto que se moverá por las cadenas en un ciclo de dos o tres meses para, en la mayoría de los casos, quedarse en el papel. Esto mismo sucede casi siempre con las películas; es como si lleváramos un año o dos ahorrando y en una noche de casino nos lo jugáramos todo. Podemos ganar, pero estadísticamente es más fácil perder.
En la vida cotidiana de casi todo guionista existe una carpeta, ya sea de cartón, informática o cerebral en la que vamos apuntando todo lo que responde a la etiqueta de ??ideas nuevas?, para una serie, para una película, para cualquier cosa. Nuestra mentalidad creativa nos habla de historias y personajes, y a veces otra parte de nuestra mente, la pragmática, nos puede sugerir elementos que ayuden a vender la serie, como por ejemplo, ser familiar, ser barata, ser reconocible a la par que original, contar con el apoyo de un actor o una actriz que vendan mucho, tocar un tema de actualidad o una tendencia (histórica, fantástica, etc). Pero aún así, la fórmula del éxito sigue siendo esquiva.

El otro día estaba viendo un capítulo de ??The Big Bang Theory? y pensé que quizá había otra forma de pensar en qué es lo que el espectador quiere, como en un ejercicio de ??ingeniería inversa? de todo a cien. Es decir, ¿qué es lo quiero yo como espectador? ¿Qué es lo quiero yo, casi como persona?

Quiero vivir dentro de ??Friends? y de ??The Big Bang Theory?.
Quiero ser joven para siempre, no preocuparme de nada, vivir con mis amigos y tener a mi ?love interest? en la puerta de enfrente.

Quiero ser libre.

Quiero vivir en una nebulosa temporal sin cargas familiares ni problemas demasiado graves.

Quiero estar rodeada de gente que lanza chistes brillantes cada dos frases y que nunca se enfada en serio conmigo.

Quiero estar en un universo en el cual ni la salud ni el dinero parecen condicionar las vidas de las personas.

Quiero vivir la década de los veinte, una y otra vez.

Y entonces pensé, que aparte de buenas historias, buenos personajes, medios de producción suficientes, buenos profesionales y todos esos aditamentos que ayudan a vender y consolidar una serie, quizá la ilusión sea un factor infravalorado.
Puede que el mayor imperativo a la hora de construir esos universos más o menos estables en los que volcamos la ficción (sobre todo en las sitcoms) debiera ser crear un mundo del que nos gustaría formar parte.

Tampoco digo que eso explique el éxito de todas las series, pero creo que este ?ingrediente x? parcialmente sí contribuye al de estas dos que menciono y que a mí me encantan (y al mundo entero.)
Está muy bien vender zapatillas, móviles, escenas de sexo y de violencia pero la ilusión de ser libre, de vivir un amor apasionante, de ser eternamente joven? eso no tiene precio.

Bazinga!!! from erkamaj on Vimeo.

Por qué no me gusta Modern Family

Eh tú mequetrefa lla te justaría eskribir una serie así de buenah
tu mucho dices pero haces una mierda
hoygan, si lo lee la chiquita de modern family mi msn es emilioloco@hotmail.com siempr t krré.

Despachado el hipotético asunto de los lógicos disclaimers, digo por qué no me gusta esta serie. Sólo he visto el primer episodio, y en realidad cuando digo que no me gusta, lo que quiero decir es que aunque está “bien” no me encanta.

¿Por qué no?
William Goldman ha hecho célebres dos frases a base de repetirlas mucho en sus libros, igual que Chiquito (bueno, que yo sepa el de la frontera aún no escribe libros). Una de ellas es “LA ESTRUCTURA LO ES TODO” y la otra “NADIE SABE NADA”, aludiendo a que nadie sabe casi nada, y especialmente lo que la gente ignora es como construir un éxito. La única fórmula secreta del éxito es el 7x de la Coca Cola, y bueno, ahora, la que hay detrás de la creación de Modern Family.

MARCO FAMILIAR “MODERNO” + VARIAS GENERACIONES + FALSO DOCUMENTAL ESTILO OFFICE + PADRE ESTILO STEVE CARELL + ACIDEZ CONTROLADA + BLANDENGUERÍA LATENTE=

MODERN FAMILY

Pues ya está, me parece una serie ingenierizada a tope. Casi te parece ver a los productores ejecutivos palmeándose la espalda y diciendo lo estupendo que es abordar el tema tan actual de los nuevos modelos de familias, gustando a todo el mundo, con personajes de todas las edades, con el estilo de falso documental de moda… Le veo tanto el propósito que le veo menos la gracia. SPOILER Me he reído varias veces y presentar el bebé con Hakuna Matata es muy gracioso, FIN DEL SPOILER pero mientras tengo esa sonrisa cómoda y previsible en los labios añoro intensamente otra sitcom familiar con mucha más verdad, gracia e inteligencia, como Frasier.