El guión más famoso de Joe Eszterhas: Vacas Sagradas

4786404

El viernes pasado escribí este post en Bloguionistas sobre los guiones que Ring Lardner Jr. escribió que no fueron rodados. Resulta que he terminado de leer el divertídisimo libro de Joe Eszterhas, guionista de Instinto Básico, titulado “The Devil’s Guide to Hollywood”, que es un majestuoso compendio de chismorreos y anécdotas del viejo Hollywood, y al final he encontrado el tesoro no producido de este guionista de origen húngaro. Es el mítico guión llamado “Vacas Sagradas”.

Os recomiendo este libro. Está en inglés, pero es muy sencillo y fácil de leer. Carga contra Robert Mc Kee (“están ahí fuera a docenas, diciéndote cómo debes escribir guiones, cuando ellos mismos no saben hacerlo…”), William Goldman, cuenta que se acostó con Sharon Stone, relata los hábitos sexuales de muchos productores y actores, y desgrana vocabulario típicamente hollywoodense (“reelspeak”.) Hace tiempo, cuando unos buenos amigos me regalaron este libro, lo estuve hojeando y ya os conté esta bonita anécdota de Flashdance. En definitiva, que es una lectura muy divertida, no es ni de lejos un texto en plan coaching ni un manual, simplemente un retrato de una industria a través de un guionista de los mejor pagados (de todos los tiempos) que selecciona un montón de historias geniales sobre Hollywood.

En el epílogo de este libro Eszterhas habla de Sacred Cows. Dice que el guión lo escribió obsesionado por una fantasía que tenía: la de que Estados Unidos tuviera un presidente que por fin, dijera la verdad. Parece una motivación loable y elevada, pero resulta que Sacred Cows (Vacas Sagradas) habla de un presidente que regresa a su localidad natal, se emborracha y se duerme en un pajar, y al despertarse, se lo monta con una vaca. Si, el presidente de EEUU vive un aquí te pillo aquí te mato con una vaca, con tan mala fortuna que es fotografiado por un espía de la oposición. (Tranquil@s; el acto no se vería on screen) Los oponentes políticos intentan chantajearle para que abandone su candidatura a la presidencia y luego entregan la foto a los diarios sensacionalistas. Y el presidente decide decir la verdad a los americanos, “Sí, me lo hice con una vaca”. De repente, todos los granjeros y ex granjeros que alguna vez se lo han hecho con una vaca, un pollo o cualquier animal le votan. (Esta es, más o menos, la descripción que hace de su texto.) Gana la elecciones, porque “Le dijo a América la verdad“.

Eszterhas lo escribió en el año 89, en época de Bush. Se lo mandó a Irwin Winker, con quien tenía un acuerdo para tres películas. Alucinó, porque la tercera iba a llamarse Media Mogul e iba a ser un retrato de Rupert Murdoch (bueno, y porque el presidente se lo montaba con una vaca.) Milagrosamente, United Artists respaldó el proyecto, y la primera persona a la que llegó fue Steven Spielberg, quien dijo que era el guión más gracioso que había leído jamás, y que la dirigiría él.

Esterzhas, alborozado, se lo comentó a Irwin Winkler. “Olvídate, eso no va a pasar”, dijo su productor.

Después, Steven Spielberg dijo que había cambiado de opinión y se lo mandó a Stanley Kubrick. ?ste envió una nota diciéndole que “Probablemente es el guión más gracioso que he leído nunca, pero no me acercaría ni a mil kilómetros”.

De ahí pasó a Robert Zemeckis, que dijo que sí, y después dijo que no.

David Anspach, director de Hoosiers, dijo que quería dirigirla, pero United Artists dijo que no. Lo mismo le ocurrió a Michael Lehman. También rechazaron a Edward James Olmos, que por aquel momento ya había rodado la fantástica “American Me.” Incluso Blake Edwards, quien no estaba muy convencido con el asunto de la vaca (llegó a proponerle que pareciera que sí lo había hecho pero que al final era que no), quiso dirigirla. Fue rechazado por ser demasiado mayor “y echarse siestas en el set.”

El siguiente fue Milos Forman, a quien le encantaba el guión. A UA les pareció bien, e incluso Esterzhas y Forman añadieron un viaje a la india en el guión, una visita a la tierra de las vacas sagradas. Parecía que todo iba adelante. Dos semanas después, Forman adujo su amistad con Vaclav Hável, el presidente de la República Checa, para rechazar el proyecto. Decía que era un papelón que el mejor amigo del presidente checo dirigiera semejante cachondeo protagonizado por el presidente de Estados Unidos.

Le llegó el turno a Jim Abrahams, sí, el de “Aterriza como Puedas”. Quiso hacerla y además con Lloyd Bridges. Después de aceptar, se fue a Hawaii de vacaciones con su familia, y al regresar, dijo que quería hacer películas que sus hijos pudieran ver. Poco después, Lloyd Bridges murió.

Paul Michael Glaser y Betty Thomas también quisieron dirigirla y por una razón o por otra, no pudieron. Steven Spielberg, en segunda ronda, volvió a decir que quería hacerla, esta vez como productor,  para que la dirigiera su amigo Tony Bill. Pero Kate Capshaw y él se hicieron muy amigos de los Clinton (que ya estaban en la Casa Blanca) y entonces Spielberg volvió a rechazar el proyecto.

“Sin embargo, creo que en Hollywood hay más gente que ha leído “Vacas Sagradas” que ningún otro guión que yo haya escrito. ¡Imagina eso! Tú también puedes ser conocido en la industria por un guión que no se hecho.”, concluye Joe Eszterhas.

En verano de 2006, un productor llamado Craig Baumgarten volvió a la carga con el guión. Sólo el tiempo dirá si veremos la historia del presidente y la vaca.

Los sueños de Ring Lardner Jr.

ring-lardner-jr.-178x229[1] 

Son el tema del que hablo en mi último post de bloguionistas.

“Acabo de leer ??Me odiaría cada mañana?, una autobiografía de Ring Lardner Jr., quizá el miembro más notable de los ??Diez de Hollywood? después de Dalton Trumbo. Ganó dos Oscars, uno por escribir en 1942 ??La Mujer del Año? junto a Michael Kanin, y otro en 1971 por M*A*S*H, ampliamente superado ya el nefasto período de la Caza de Brujas. Lardner, al ser interrogado por el Comité de Actividades Antiamericanas sobre si pertenecía o había pertenecido al partido comunista, dijo…”

 PUEDES LEER SU RESPUESTA Y EL RESTO DEL POST, AQUÍ.

La Puerta del Cielo: Plegarias atendidas

La_puerta_del_cielo-948049382-large

Todo artista sueña con alcanzar un éxito que le permita ser reconocido, pasar de ser un putito a un putito caro, y así poder entrar en el restringido Olimpo de la libertad creativa, escoger mejor los proyectos, impulsar ideas propias, replicar ante las restricciones “eso se lo dices a otro, yo soy un genio”. Todo artista sueña con ser tan grande que le dejen hacer lo que le da la gana. Ese éxito para Michael Cimino fue “El Cazador”, de 1978, película con la que sedujo a crítica y público por igual, cosechó 5 ?scars y que convenció a los señores de United Artists para que le dieran “barra libre” en cuanto a dinero y decisiones creativas.

michael-cimino

“Final Cut”, un libro escrito por Steven Bach, uno de los productores de ese proyecto, “La Puerta del Cielo”, que iba a ser inicialmente un western de bajo presupuesto sobre unos habitantes de un pueblo que defienden su tierra, cuenta detalles sobre cómo la peli se convirtió en uno de los mayores batacazos de la historia del cine, llevando a United Artists (compañía que había sido creada en 1919 por Charles Chaplin, Mary Pickford, Douglas Fairbanks y D.W. Griffith) prácticamente a la bancarrota; fue vendida a la MGM poco después. El film pasó de tener un presupuesto inicial de 7,5 millones de dólares a superar los 40.
Al parecer, esto ocurrió por la obsesión de Cimino por la perfección. Hacía construir decorados enteros y después los tiraba. Despedía semanalmente a varios técnicos y contrataba otros. Para usar una locomotora de la época, la tuvo que transportar por tren a través de todo el contienente. Se rumorea que sólo la batalla final duraba lo que una película completa. El montaje del director duraba 5 horas y 25 minutos; durante la postproducción, Cimino tenía a un guardia armado en la puerta de la sala de montaje para que los ejecutivos no le interrumpieran. Los prebostes de la UA tantearon a Norman Jewison y se dice que incluso a David Lean para largar a Cimino y poder terminar el desaguisado. El director rodaba unas 50 tomas de cada escena, y durante el rodaje se grabó material para pasarse 9 días viéndolo de forma ininterrumpida. Tan mal iban las cosas que el quinto día ya llevaba cuatro días de retraso en el plan.

La película tuvo un primer estreno en Nueva York con una duración de 219 minutos (los ejecutivos le obligaron a cortarla) con críticas muy negativas. Cimino, y no la UA como se ha dicho, ofreció la posibilidad de remontarla y volver a estrenar una versión que gustara más al público. Seis meses después la peli volvió a aparecer con una duración de 149 minutos, pero el daño ya estaba hecho. Masacrada por la crítica de EEUU, reconocida como una obra maestra maldita por algunos medios europeos, la película acabó con la carrera de Michael Cimino.

En el estreno, según cuenta Bach, el director estaba muy sorprendido de que nadie se estuviera bebiendo el champán que se servía en la sala. “Porque odian la película, Michael”, le dijeron. Michael Cimino no volvió a trabajar hasta cinco años después, su carrera nunca se ha recuperado, y sin que tenga una relación directa con todo lo anterior, ahora es una mujer, se llama Elizabeth, se dedica a la literatura y vive en París. Es ella:

michael-o-elizabeth-cimino

Esta es la versión catastrófica y hollywoodense de las palabras de Santa Teresa de Jesús: se derraman más lágrimas por las plegarias atendidas que aquellas que quedan por atender. O como lo puso ?scar Wilde, que decía que hay dos tragedias en la vida. La primera no conseguir lo que se desea, y la segunda, conseguirlo.

Las verdades del barquero

ghost_writer_4008

Primera. Con la TDT, las pelis recientes parecen vídeos chungos.
Segunda. Con la TDT, los vídeos chungos parecen pelis recientes.
Tercera. Los hidratos de carbono son un arma de seducción masiva. Si se priva a un prisionero de hidratos, se sentará a escribir las verdades del barquero.
Cuarta. Una peli de Polanski siempre te merece un cine.
Quinta. La tenacidad es la cualidad más imprescindible para ser guionista. La tenacidad es la cualidad más imprescindible para ser guionista. La tenacidad es la cualidad más imprescindible para ser guionista.
Sexta. En el mundo del cine y de la tele, todo se hace esperar demasiado, salvo las cancelaciones.
Séptima. Hace diez años decían que las tv movies eran el futuro. O sea que ahora estamos viviendo en el futuro.
Octava. Si el barquero supiera algunas verdades trascendentales que los demás ignoramos, no estaría llevando barcas todo el día. Estaría en un chalet con wifi y dando palmadas para apagar o encender las luces.
Novena. Mientras lees esto, estás desperdiciando un tiempo precioso para escribir una novela o un blockbuster que te hará rica o rico.
Décima. Hacer decálogos es una buena manera de entretener a la competencia.

Der Humping, la obra maestra de Christophe Waltz

Cada muchos años recorre nuestro planeta un acontecimiento cultural que revoluciona la forma de entender la vida hasta ese momento. Llámalo viajar a la Luna, la invención del Viagra o la victoria de España en la Eurocopa. Después de años de secano, llega un cometa en forma de canción. Sí, amigos. Estoy hablando del trololo o trolololo.

El original, de este señor.

Otra versión increíble, del gran Berto:

Y mi favorito, el de Christophe Waltz, “Der Humping”, del programa de Jimmy Kimmel. Simplemente increíble.