Joyas del cine: Mi amigo Mac

2rnkd5j

En un alarde de creatividad, he llamado a mi nuevo ordenador “Mi amigo Mac“, peli de 1988 que recuerdo que me gustó un montón cuando era pequeña. Sabía ya cuando la ví que era una copia mala de E.T., pero eso no impidió que me encantara. 22 años después de su estreno, me he asomado a youtube a ver qué era eso de “Mi amigo Mac”, “Mac and Me”, en el original.

Mac es horrendo, tan feo que parece Quique Camoiras sufriendo un shock alérgico, Nosferatu después de una sesión descontrolada de Botox. Bebe coca cola, que puso pasta en la película. (Eso lo tenemos en común.) Se comunica con sus familiares de otro mundo silbando fiuuuu y poniendo las manos en una postura de “llevo un jarrón cuidadosamente”. Un amigo me ha dicho que busque “Fiuuu” en youtube, a ver lo que sale. Y este es el resultado:

Reconozco que cuando Mac silbaba al atardecer y sus padres le respondían, yo me emocionaba muchísimo. A la maravillosa escena de ET en la que huyen con sus bicis, Mac tenía dos respuestas: Primera, esta sorprendente escena en la que bailan porque sí en el Macdonalds, otro de los patrocinadores de la película (No os perdáis a Ronald bailando con los niños. Estremecedor). Por cierto, que este restaurante (por llamarlo de algún modo) se construyó unicamente para rodar anuncios y entrenar a futuros trabajadores. Todo funciona, pero nunca se sirvió ninguna comida a ningún cliente. Está en la Ciudad de la Industria, a las afueras de los Ángeles, y cuando no se rueda nada ni se enseña a los trabajadores, está cerrado a cal y canto. La segunda es esta simpática escena conocida como “despeña al pobre niño paralítico”.

El final acababa con una imagen congelada y las palabras “We’ll be back”, (Volveremos), pero se pegó una torta tan grande que Mac jamás volvió. Sin embargo, tuvo el honor de ser considerada como una de las 100 pelis malas más divertidas por la guía oficial de cine de los Razzies, y todavía se encuentra gente en Internet dispuesta a recordar a Mac.

Ya no se hacen películas como las de antes.

El Fatgate de Kevin Smith

52242603[1]

La noticia ha dado la vuelta al mundo: a Kevin Smith, director de la enorme Clerks y de Mallrats, Persiguiendo a Amy y algunas cosas raras después, le echaron de un avión de Southwest Airlines por gordo. El rostro de Bob el Silencioso no ha hecho honor a su apodo porque tras el incidente le ha prendido fuego a twitter y se comenta que incluso Larry King podría estar interesado en invitarle para que contara su historia.

Y es que Smith es un gran contador de historias. ?ltimamente esa cualidad no la encontramos en sus películas, pero sí en otra faceta menos conocida de Smith: la de conferenciante. Se va de gira por EEUU dando charlas en universidades, demostrando sus dones para la oratoria y su talento para hacer reír a la gente. Sus historias sobre Tim Burton, Superman y el productor de Wild Wild West son míticas.

En la web gawker.com dicen que sus comentarios en el Twitter son lo mejor que ha escrito desde “Jay y Bob el Silencioso contraatacan.”

“¿Queréis decir que soy demasiado ancho para el cielo? Guay. Pero os hago una advertencia, colegas: si os parecéis a mí, os pueden echar de Southwest”, dijo en la red social.

La reacción de los twitteros no se hizo esperar. Uno de ellos dijo que Smith era “El Martin Luther King de los gordos”, a lo que el director replicó: “Tengo un sueño. Y dos menús. Y un par de twinkies. Y una coca cola light”. También había dicho “No rompí ninguna regla, ni supuse ningún riesgo para otro pasajero. ¿Qué voy a hacer? ¿Rodar encima de ellos?”

Al director se le acusa de intentar promocionar su nueva película “Cop Out”, que se estrena el 26 de Febrero; la carrera de Smith no pasa por su mejor momento, debido a la poca taquilla de sus últimos títulos. Justo antes de estrenar “Zach y Miri hacen una porno” dió una entrevista en el Times en el que confesó haber roto un báter. “Rompí un baño. Así de gordo soy. Pero no puedo quedarme con todo el mérito. Era un wc muy viejo y la pared era vieja y con mucha humedad. Pero aun así no hay excusas, colega. No puedo refrasearlo cognitivamente y decir no, tío, no fui yo, fue el retrete. Que va, fui yo. Y eso debería servir para darme cuenta de lo gordo que estoy”.
Ahora que la historia se repite, también se repiten las acusaciones de montaje sobre el incidente y su explotación mediática.

“Publicidad gratis*igual a doscientos artículos diciendo que soy gordo. Yuju, una victoria épica.”

A todo esto, un representante de Southwest dejó un mensaje en su feed: “Nos disculpamos sinceramente por su experiencia de viaje en Southwest”, al tiempo que una grupo llamado “Asociación Nacional por el Avance de la aceptación de los gordos”, (National Ass to Advance Fat Acceptance) intenta promover un boicot a la aerolínea.

KEVIN-SMITH[1]

“¡Ey! ¡Chicos de Southwest! ¡Mirad lo gordo que estoy en vuestro avión! ¡Rápido! ¡Echadme ahora!”, posteó junto a la foto de arriba.

Ceremonia de los Goya 2010

goya--647x231[1]

A ver; aquellos que apostaron en la porra de abajo, sírvanse de contar sus aciertos. Yo haré lo propio en cuanto tenga un poco de tiempo.

Para mí, la gala de ayer fue la mejor que recuerdo. Buenafuente estuvo estupendo, el guión era, en líneas generales, bastante gracioso, y el nivel de las pelis que competían, sumado a la retransmisión sin cortes y a la presencia de estrellas como Penélope, Bardem y sobre todo, de Pedro Almodóvar convirtieron la velada en una noche muy agradable, divertida y emocionante.

La emoción la pusieron los hijos de Mercero, goya de Honor de este año, y los agradecimientos de Marta Etura, Luis Tosar y Alberto Ammann, así como el solemne discurso de Álex de la Iglesia.

En el capítulo de las cosas que menos me gustaron, el número musical (¿alguien sabe quién era el chico que salía con Secun de la Rosa?), el rollo de efectos acuáticos, algún chiste demasiado televisivo… Pero me encantó el montaje de Celda como si fuera una comedia, la aparición de Eduardo Blanco y el tono general de la gala. El chiste de Resines y el google earth era arriesgado, pero me encantó.

En el capítulo de las injusticias, el Goya al guión original por Ágora (película en cuya última media hora hay escenas climáticas de una señora muy cultivada haciendo círculos en la arena delante de su esclavo….) y el Goya a Marta Etura por su mínima aparición en Celda. Es una actriz excelente y es una pena que se lo lleve por un papelito tan pequeño, que además es de lo que menos me gusta de la peli de Monzón.

Una gran noche para el cine español. Ojalá siente un precedente para el futuro.

No me llamo Ángeles

email2

El otro día mi amigo Dani me envío un mensaje. “Lo tuyo con los créditos da para escribir un libro. ¡REIVINDÍCATE!” y aquí estoy.

A  pesar de que no tengo un nombre muy extraño (no como Miren Amiano Desnudo o Amparo Loro Raro), desde que empecé con esto de firmar cosas he tenido varias canciones. (Aunque por otro lado, ojalá fueran de ese pelaje los problemas de los guionistas…)

En el caso de “El hombre del saco”, el primer corto que coescribí con su director Miguel Ángel Vivas en la Ecam, directamente no había crédito de guionista. Daba la sensación de que el guión se había autoescrito una noche y se había enviado por correo a todos los miembros del equipo. Me puse hecha una hidra, me encaré con el productor, que tras disculparse, me dijo que como el nombre del guionista no estaba en la orden de trabajo, por eso no se habían acordado de ponerlo. Creo que como excusa no sirve ni para el abogado más torpe del tribunal de los Pitufos. Escribí una carta al jefe de estudios, que me dijo que en la copia a DVD se rectificaría. Nunca me molesté en comprobarlo. Sí, la verdad es que antes tenía mucha más energía.

En aquella época, al mismo tiempo, quise rodar y rodé un corto ultra amateur con mi amiga Estíbaliz (ella lo niega, pero estaba allí también) en la misma Ecam. Nos dejaron aparatos y le pregunté a un alumno de dirección si nos permitía utilizar un pequeño decorado que él iba a emplear en su corto. Lo hice con la máxima amabilidad, dejándole un mensaje en su móvil. Al poco me lo encontré en la escalera de la Ecam, muy nervioso, muy de mala leche, diciéndome que “De ninguna manera, Ángeles.” Hubiera comprendido perfectamente que no quisiera (yo tampoco me lo dejaría a mi misma), pero su agresividad me puso a silbar la olla expréss. En ese momento yo alcé mi dedito Bin Laden, hecho que no sucede casi nunca, porque si bien suelo ser bastante educada y tranquila, las malas maneras me sacan de quicio, y señalándole un espacio entre ceja y ceja como si quisiera indicar el destino de una bala le dije: “No me llamo ÁNGELES”.

Después pasé mucho tiempo escribiendo (y cuando digo mucho tiempo, creedme, es mucho tiempo) sin que me sirviera para otra cosa que no fuera ganarme la vida, que ya está bien, hasta que llegaron MIR y 18, la serie. En el primer capítulo de 18 que escribí, justo salió una mancheta con autopromoción de la cadena encima de mi nombre. Después, le regalé a alguien la segunda temporada de MIR en la que había participado, y esta vez nos habían tongado a todos: en la caja figuraban los guionistas de la primera temporada.

Esta semana, aunque no son créditos, se han dado algunos datos de “Alfonso, el Príncipe Maldito”, la tv movie que he escrito en los últimos meses, cuyo rodaje ha comenzado, y aparezco en algunos sitios como Ángela Fernández Armero. No es que me parezca mal, en serio lo digo, pero si lo que se trata es de ocultar mi identidad, de protegerme de las iras de aquellos que encuentren mi trabajo detestable, debería adoptar un nombre mucho más carismático e impenetrable, como por ejemplo, yo que sé, Burgundófora Smith, nombre muy común en ese pueblo conocido por su afición a los nombres raros: Huerta del Rey.

Sirva esta entrada para reivindicar los derechos de todos aquellos que tenemos la excéntrica afición a ser llamados por nuestro nombre, y como espacio para denunciar los atropellos verbales. ¿Os han llamado Ángeles alguna vez?

Mi quiniela de los Goya

7430442

A una semana de la celebración de los Goya (y de San Valentín), os propongo una actividad tan lúdica como inútil: ¡una porra de los premios! No voy a hacerla de todas las candidaturas porque últimamente trabajo mucho y me puedo quedar dormida en el intento. Las teclas marcadas en la cara no favorecen, yo personalmente prefiero las perlas (en las orejas; en la cara no tengo sitio.) Voy a consignar las candidaturas y marcaré mis ganadores en negrita. (No son los que más me gustan, sino los que creo que van a ganar.)

En cuanto al premio, el ganador estará invitado a publicar un post en este blog. La temática “Ángela es estúpida” no será bien recibida. Podría proponer otros premios, ¿pero acaso no sirve con la vanidad de ser el más list@?

celda-211-fin

Película

Ágora
Alejandro Amenábar
Celda 211
Daniel Monzón
El secreto de sus ojos
Juan José Campanella
El baile de la victoria
Fernando Trueba

daniel-monzon

Director

Alejandro Amenábar
Ágora
Juan José Campanella
El secreto de sus ojos
Daniel Monzón
Celda 211

Fernando Trueba
El baile de la Victoria

Actor protagonista

Ricardo Darín
El secreto de sus ojos
Antonio de la Torre
Gordos
Jordi Mollá
El cónsul de Sodoma
Luis Tosar
Celda 211

tetro-coppola23141

Actriz protagonista

Penélope Cruz
Los abrazos rotos
Lola Dueñas
Yo, también
Maribel Verdú
Tetro

Rachel Weisz
Ágora


Actor de reparto

Raúl Arévalo
Gordos

Carlos Bardem
Celda 211
Ricardo Darín
El baile de la Victoria
Antonio Resines
Celda 211

Actriz de reparto

Pilar Castro
Gordos
Marta Etura
Celda 211
Vicky Peña
El cónsul de Sodoma
Verónica Sánchez
Gordos

extracine.com.wp-content.uploads.2009.11.albertoammann

Actor revelación

Alberto Ammann
Celda 211
Fernando Albizu
Gordos
Gorka Otxoa
Pagafantas
Pablo Pineda
Yo, también


Actriz revelación

Nausicaa Bonnin
Tres días con la familia
Leticia Herrero
Gordos

Blanca Romero
After
Soledad Villamil
El secreto de sus ojos

Dirección novel

David Planell
La vergüenza
Borja Cobeaga
Pagafantas
Mar Coll
Tres días con la familia

A. Naharro y Á. Pastor
Yo, también

gordos-trailer-de-la-nueva-pelicula-de-daniel-sanchez-arevalo

Guión original

A. Rodríguez y R. Cobos
After
M. Gil y A. Amenábar
Ágora
Daniel Sánchez Arévalo
Gordos

Pedro Almodóvar
Los abrazos rotos

Guión adaptado

D. Monzón y J. Gerricaechevarría
Celda 211

F. Trueba, A. Skármeta y J. Trueba
El baile de la Victoria
J. Górriz, M. Dalmau, S. Monleón, M.A. Fernández
El cónsul de Sodoma
E. Sacheri y J.J. Campanella
El secreto de sus ojos

Música original

Ágora
Darío Marianelli
Celda 211
Roque Baños López

Los abrazos rotos
Alberto Iglesias
El secreto de sus ojos
Federico Jusid

Dirección de producción

Eduardo Castro
El baile de la Victoria
José Luis Escolar
Ágora

Alicia Tellería
Celda 211
Cristina Zumárraga
Che. Guerrilla

Fotografía

Álex Catalán
After
Xavi Giménez
Ágora

Carles Gusi
Celda 211
Félix Monti
El secreto de sus ojos

Montaje

Carmen Frías
El baile de la Victoria
Mapa Pastor
Celda 211

Nacho Ruiz Capillas
Ágora
Nacho Ruiz Capillas y David Pinillos
Gordos

Dirección artística

Guy Hendrix Dyas
Ágora

Antón Laguna
Celda 211
Verónica Astudillo
El baile de la Victoria
Marcelo Pont
El secreto de sus ojos

grande-agora

Espero que alguien se anime a competir. Por cierto, no puedo resistirme a decir que los guiones que compiten en la categoría de original me parecen bastante imperfectos y algunos diré que incluso malos, como el de Ágora. No he visto After, eso quede claro. El único que me parece bueno es el de Gordos. Espero vuestros votos.