Mujeres y Zapatos

A veces me siento cansada. Cansada de la sociedad en la que vivimos y cansada de vivir sometida a un nivel de exigencia descomunal por ser mujer y trabajadora. Siento este insidioso cansancio con frecuencia, pero estoy tan acostumbrada a vivir diariamente con la proyección absurda que los medios y las personas hacemos de la mujer que a veces se me olvida, como quien tiene que llevar unos zapatos incómodos y con el tiempo se hace a ellos.

Por ejemplo, veo esta imagen y apenas me llama la atención.

Resulta difícil de creer que varias personas dieran su visto bueno a que este fistro siniestro entre Gollum y Paris Hilton llegara a publicarse.

Me cansa ver en la tele el desfile de adolescentes hipersexualizadas desfilando en ropa interior. Me cansa ver que las periodistas ahora tienen que estar buenísimas para poder trabajar en televisión. Me cansa que ver que las mujeres con cierta relevancia social son llamadas condescendientemente por su nombre de pila (Leyre… Sorayita…) y que se comente más su imagen que sus actos. Hay algo que no es que me moleste, pero que me parece que indica una tendencia peligrosa. Las mujeres que generan opinión hoy en día en nuestro país. Mencionemos algunas: Rosa Montero, Maruja Torres, Elvira Lindo, y Natalia Verbeke en In Style, ahora Sara Carbonero en Elle, y Martina Klein en otra que ahora no recuerdo. No dudo de que estas tres últimas destaquen en sus profesiones, pero me parece que su mérito para acceder a esa tribuna se debe a su físico y fama. Una escritora media tendría que sudar tinta para poder acceder a esa columna. Lo que es evidente es que si este tipo de colaboraciones se están poniendo de moda es porque a las mujeres nos gusta sentirnos representadas por mujeres que combinan un montón de cosas, éxito personal, belleza, juventud, amor y fama. Lo triste es que queramos oír lo que dicen estas personas en lugar de prestarle oído a gente que proceda de la literatura, de la política o del arte. Quizá en este sentido las mujeres nos hemos autoesclavizado y admiramos mucho más una buena melena que un buen cerebro.

Pero tampoco sería de extrañar porque la imagen de la mujer que nos venden y que compramos es exactamente esa mujer imposible. Guapa, joven, profesional, simpática, inteligente, que sea ambiciosa respecto a su carrera pero que sepa conciliar con su vida de pareja o de familia, que encuentre tiempo para cultivar la mente, pero también el cuerpo, que sea una consumidora consciente y sensata, que apoye las buenas causas, pero que no se pierda el último pañuelo de Loewe ni el último color de esmalte de uñas de Chanel. Que aprecie la belleza interior pero sepa escoger entre un chute de botox o una blefaroplastia. Que sea independiente pero que no lo sea demasiado; que se apoye en su pareja pero sepa respetar su espacio; que no se preocupe si no tiene pareja pero que sepa al tiempo que debería tenerla. Que sepa administrar su tiempo entre las horas de trabajo en la oficina y al tiempo llevar la casa o educar a los niños, “que son lo más importante”. Podría seguir y seguir, pero como ya he dicho, me siento cansada. Y sintiéndome así me llega un e-mail de mi amiga Elena, incansable trabajadora, esposa, madre y una mujer casi perfecta. Le ha llegado esta “publicidad” de Caja Madrid.

Elena opina que esto es un insulto, y yo estoy de acuerdo con ella. Extracto la carta que ha enviado al Sr. Rato.

Mediante una carta de las que recibo habitualmente de la Caja que usted preside y de la que yo soy cliente desde hace 12 años, he recibido en mi casa el anuncio cuya copia adjunto.

No se qué clase de principios éticos les ha permitido emitir una publicidad de este tipo. Irreal, insultante y sexista.

Abrí mi cuenta en Caja Madrid la primera vez que obtuve un salario que yo consideraba importante y decente (…) Desde entonces, mis ingresos, fruto del trabajo y la gestión de mi economía doméstica, han estados asociados a esta cuenta. Considero que mi experiencia profesional y académica y mi trabajo en casa, me han convertido en una de tantísimas mujeres productivas de este país. (…) Usted me envía en forma de insulto una fotografía de una modelo a la que inventa una profesión absurda y que usted pretende, por la vía de lo subliminal, que yo acepte como modelo a seguir, para obtener la aprobación de la sociedad.

Una bella e improductiva profesora de kitesurf que diseña sus propios zapatos. No conozco a nadie así. Pero sí a un montón de mujeres a las que admirar y de las que sentirme muy orgullosa por tenerlas a mi lado y entre las que usted tiene un buen número de clientas.

Le ruego, Sr. Rato, que se abstenga, en lo sucesivo, de enviarme más basura a mi casa.

Elena Méndez Bértolo
Geógrafa. Especialista en Ordenación del Territorio
Concienciada y concienzuda. Responsable ama de su casa y madre de familia.
Usa sus zapatos para andar.

Elena usa sus zapatos para andar, no los diseña, ni falta que le hace. Es una mujer como tantas que vive asumiendo con valentía y un montón de esfuerzo sus responsabilidades y obligaciones; quizá no necesita que nadie le dé palmadas en la espalda por ello, pero desde luego con el nivel de exigencia al que está sometida ella (ella, yo, puede que tú también lo estés…) no tenemos por qué tolerar la proliferación de estupideces como coger a una modelo e inventarse semejante montón de tonterías que supuestamente nos representen. Hablen de madres trabajadoras, de amas de casa, de médicos, de arquitectos, de ejecutivas y quizá nos interese su plan de pensiones.

Me pregunto qué impacto tendría una publicidad parecida destinada al sector masculino. Sería poner a un modelo y extrapolar una descripción similar, por ejemplo:

“Profesor de Taichi. Hace caricaturas en la plaza mayor. Se recorta él solo las patillas. Para sentirse orgulloso, ¿no?”

Prefiero ir descalza antes que llevar esos zapatos.

11 thoughts on “Mujeres y Zapatos

  1. A mí me pone mala, pero MALA, ver a las reporteras de “Sé lo que hicisteis” siempre en tacones, hipermaquilladas y en minifalda (que para sentarse tienen un problema, porque casi se les ven las bragas) persiguiendo a los famosos para decirles las preguntas que un anónimo redactor que las acompaña siempre les chiva.

  2. Gracias Angela por publicar mi carta en tu blog y por tu estupendo articulo. Has ayudado a mitigar en parte mi cabreo.
    Y gracias a todas, por ser tan estupendas y tan de verdad

  3. OLE!!

    No conozco a Elena, pero con ella compartiría encantada un cafe, cosa que no haría con la gafotas diseñadora de zapatos.

    Voy a decirlo otra vez: ¡¡OLE!!

  4. Pingback: Publicidad Sexista Caja Madrid

  5. Joer y lo mona que va. Y qué calentita, con qué naturalidad se da la vuelta como un pollo asado. Eso sí creo que el bolso y la bufanda si en vez de ser de Tous los tienen unos indios en un mercadillo ni se asoma. Un besote, Eolita.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>